Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.
Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Noticias

Lunes, 14 de noviembre de 2016

Cuatro informes cuestionaron la seguridad de la embajada en Kabul

.

 

El lugar de la embajada española en Kabul donde explotó el coche...
El lugar de la embajada española en Kabul donde explotó el coche bomba

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha fechado con precisión cuatro ocasiones en las que el responsable de la seguridad de la embajada de España en Kabul elevó informes denunciando la debilidad de la seguridad de las instalaciones diplomáticas.

En un detallado escrito elaborado por la fiscal coordinadora contra el terrorismo yihadista, Dolores Delgado, se precisa que esos informes se fueron enviando desde agosto de 2014 hasta el mismo mes de 2015, durante todo un año. El atentado talibán contra la embajada española en el que murieron asesinados dos policías españoles y otras siete personas resultaron heridas se produjo el 11 de diciembre de 2015.

Los informes alertando de las deficiencias fueron dirigidos a los responsables diplomáticos para que se comunicaran al Ministerio de Asuntos Exteriores, indica la fiscal. En dichos informes, además de denunciar las carencias, se reclamaban reformas «mínimas para garantizar unas ciertas condiciones de seguridad», indica el escrito de Dolores Delgado.

La representante de la Fiscalía realiza un preciso relato de las más de 12 horas en las que las instalaciones españolas en Kabul sufrieron el ataque. Apunta que el atentado fue «minuciosamente preparado» y señala que días antes del ataque ya se produjeron anomalías que podrían tener que ver con los preparativos.

Sospechas

«Unos días antes del atentado se realizaron unas obras de acondicionamiento en el edificio que iba a ser asaltado. Entre otras reformas se retiraron unas placas metálicas de las ventanas que obstaculizaban el control visual del recinto diplomático». «De las cinco personas que accedieron para realizar los trabajos, dos permanecieron en actitud vigilante, observando el entorno y sin realizar trabajo alguno».

Añade que dos días antes del atentado tuvo lugar un incidente con la seguridad dinámica de la delegación. El coche del embajador fue seguido por un vehículo desconocido hasta las inmediaciones de la sede diplomática. «El seguimiento fue constante y parece ser destinado a comprobar la accesibilidad de los vehículos al recinto y las medidas de control de los mismos». Recuerda también que el mismo día del atentado llegó un aviso de alerta desde la embajada de Francia, pero aclara que el aviso de atentado era genérico para todas las embajadas, sin concretar que fuera contra instalaciones españolas.

No obstante, la Fiscalía se opone a investigar al embajador de España en Kabul, Emilio Pérez de Ágreda, y a su segundo, Oriol Solá, por el ataque a la legación española. El Ministerio Público considera que lo que sucedió en la tarde noche del 11 de diciembre del año pasado fue un acto terrorista atribuible a los islamistas fallecidos. En cuanto a la posible responsabilidad penal de los diplomáticos españoles, el escrito resalta que no existe el delito de homicidio terrorista por imprudencia, por lo que no se puede sostener esa imputación.

El escrito de la Fiscalía es la respuesta al auto [PDF] en el que el juez Pedraz acordó admitir a trámite la querella presentada por la viuda de uno de los policías fallecidos. La querella denunciaba «carencias en materia de seguridad» en la embajada.

«El atentado terrorista sólo puede atribuirse a los miembros del grupo yihadista que fallecieron en la acción», responde la fiscal, que agrega que eso convierte en imposible «establecer responsabilidades por imprudencia en su ejecución, al no estar prevista en el capítulo de los delitos de terrorismo la comisión por imprudencia de un delito de asesinato o homicidio».

Fuente: El Mundo
11.11.2016

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

Esta noticia ha sido vista por 307 personas.