Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.

 

Revista de Prensa: Noticias

Martes, 7 de noviembre de 2017

Cómo detener la ola de terrorismo sobre ruedas

Tras el atentado de Nueva York, Infobae consultó a especialistas estadounidenses en seguridad y terrorismo para entender cómo enfrentar este nuevo fenómeno

 

El atropellamiento masivo de este martes en Nueva York que dejó 8 muertos fue realizado con una camioneta alquilada
El atropellamiento masivo de este martes en Nueva York que dejó 8 muertos
fue realizado con una camioneta alquilada

Un vehículo lanzado como un misil contra peatones y ciclistas en Nueva York. La incredulidad, el pánico y la muerte de ocho personas, cinco de ellas argentinos. La imagen quedará impresa en el imaginario colectivo, asociada para siempre a aquella otra gran tragedia, mucho más espectacular, el 11 de septiembre de 2001.

El atentado del martes pasado fue el más grave en Nueva York desde el 9/11 y el primero en esta ciudad en la modalidad low cost que impuso el Estado Islámico en los últimos años, una metodología de ataques sobre ruedas que tiene a las autoridades a la defensiva, buscando desesperadamente formas de evitarlos sin encontrar respuestas efectivas.

La masacre de Niza, en julio de 2016
La masacre de Niza, en julio de 2016

El problema es que no las hay. Al menos no todavía. Así opinan los especialistas en temas de seguridad nacional y los expertos en antiterrorismo, que ven en esta forma de sembrar el terror uno de los mayores desafios de largo plazo que enfrenta Occidente. ¿Cómo evitar que un día cualquiera una persona que no le dijo nada a nadie sobre sus planes criminales tome su auto -o un camión alquilado, como hizo en este caso el uzbeko Sayfullo Saipov- y embista en nombre de Alá contra una multitud desprevenida?

"La respuesta corta es que no se puede evitar, es una forma de terror barato que cualquier persona puede llevar a cabo", sostiene Seth Cantey, experto en terrorismo y profesor de la Universidad de Washington. Consultado por Infobae, señaló que Saipov seguramente recibió sus órdenes de ataque vía redes sociales y consultó instructivos de muy fácil acceso en Internet, donde el Estados Islámico incita a jóvenes musulmanes radicalizados a golpear en Estados Unidos y Europa con esta metodología de bajo costo y altísimo impacto. "Este tipo de terrorismo puede convertir casi cualquier cosa en un arma", completó.

Atentado en el punte londinense de Westminster, en marzo de 2017 (Reuters)
Atentado en el punte londinense de Westminster, en marzo de 2017

Peter Schechter, especialista en política internacional y docente de la George Washington University tampoco cree posible evitar este tipo de actos de terrorismo. "Ocurrió ahora en Nueva York y antes en Niza, Barcelona y Berlín. Sólo en el caso de Francia las autoridades podrían haber considerado el simbolismo del 14 de julio y previsto más inteligencia y más medidas de seguridad, pero en los otros casos no existió este elemento simbólico que podía hacer prever que algo podía ocurrir", dijo.

En muchos lugares de concurrencia masiva las autoridades colocan vallas o barreras. Pero no se pueden levantar barreras físicas en todas partes. El 70% de la población mundial vive en zonas urbanas, vulnerables al accionar terrorista. La vigilancia estatal extrema abre a su vez otros debates, como el del derecho a la privacidad y el deseo más o menos compartido de vivir en sociedades libres. El primer reflejo ha sido en algunos casos -incluido Donald Trump- proponer más trabas a la inmigración, sobre todo de países mayoritarimente musulmanes. Pero algunos atacantes no eran inmigrantes sino hijos de inmigrantes, nacidos en Occidente y radicalizados en Occidente.

El atentado en la Rambla de Barcelona en agosto dejó 15 muertos  (EFE)
El atentado en la Rambla de Barcelona en agosto dejó 15 muertos

¿Cómo evitar entonces este tipo de ataques sobre ruedas? La respuesta larga es que quizá no sea posible, pero hay que hacer todo lo posible. "No sabemos cuántos serían los muertos por año si no hiciéramos todo lo que ya hacemos", observó Cantey.

Su colega Schechter habla de "un esfuerzo de largo plazo", que implica "un combate múltiple contra el terrorismo en los planos político, económico y militar". Esto exige comprender las razones de la guerra que libra el fanatismo islámico y buscar respuestas. Y requiere también una tarea sostenida de inteligencia y de contrapropaganda. "Este tipo de actos de terrorismo son indiscriminados y muchas veces, como ahora en Nueva York, las víctimas no son ciudadanos norteamericanos. Hay que fomentar las dudas sobre la efectividad de este tipo de violencia", dijo el experto.

Si las posibilidades de la respuesta oficial al terrorismo son limitadas y requieren un esfuerzo paciente, la respuesta social puede ser masiva e inmediata. El terrorismo combate en un plano simbólico. Su triunfo es el miedo del enemigo, su parálisis. "Es importante que las personas sigan haciendo su vida normalmente. Si la modifican, ellos ganan", señaló Cantey.

Este domingo se corre la maratón de Nueva York, que congrega a miles de corredores de todo el mundo. Habrá una mayor vigilancia, con más presencia policial y francotiradores ubicados estratégicamente. Será también una oportunidad para derrotar, al menos simbólicamente, a Saipov y a otros que como él buscan dañar el tejido social norteamericano y causar pérdidas económicas. El "impacto inverso" del terrorismo, como lo califica Schechter, es la gigantesca ola de solidaridad que generan los ataques.

 

Fuente: infobae
04.11.2017

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

Esta noticia ha sido vista por 220 personas.