Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.

 

Revista de Prensa: Noticias

Viernes, 24 de noviembre de 2006

Scotland Yard investiga la muerte de Alexander Litvinenko, el ex espía ruso envenenado en Londres

Los médicos no han establecido aún las causas del fallecimiento de Alexander Litvinenko, cuya muerte investiga Scotland Yard

 

El portavoz del hospital de Londres ha confirmado la muerte del ex agente de los servicios de espionaje rusos Alexander Litvinenko, supuestamente envenenado hace unas semanas en la capital británica. Litvinenko se encontraba “muy grave”, ingresado en la unidad de cuidados intensivos del hospital University Collage, tras sufrir su salud “un gran deterioro” anoche. Los médicos no han establecido aún las causas de la muerte de Litvinenko.

Litvinenko, de 43 años, se debatía entre la vida y la muerte después de haber sufrido la noche anterior un ataque al corazón.

Litvinenko es un conocido disidente de la política del presidente ruso, Vladímir Putin. Moscú ha negado las acusaciones de amigos suyos que afirman que quiso quitarle de en medio. “Nuestra investigaciones sobre las causas de su estado prosiguen y no estamos dispuestos a hacer otra declaración hasta que tengamos información más concreta”, ha explicado este jueves el portavoz.

Ni rastro de talio

Fuentes del hospital londinense University College Hospital en el que estaba ingresado ya había señalado unas horas antes de comunicar la muerte del ex espía que Alexander se encontraba luchando entre la vida y la muerte en la Unidad de Cuidados Intensivos. Además, en el último parte médico el hospital rechazó de plano la probabilidad de que Litvinenko hubiese sido envenenado con talio (un elemento tóxico muy volátil imposible de detectar ya en su organismo y capaz de causar la muerte con sólo un gramo), como se pensó en un primer momento.

El director de cuidados intensivos del University College, de Londres, Geoff Bellingan, señaló, además, que pese a las intensas pruebas realizadas, no está claro qué es lo había causado el grave estado de Litvinenko, quien había perdido el cabello y sufría un grave deterioro de su sistema inmunológico. La radiotelevisión pública británica informó ayer de que las pruebas realizadas a Litvinenko indican que se tragó tres objetos extraños. En este sentido, los médicos que le atendían han descartado que fuese metal. "Estamos ahora convencidos de que las sombras que aparecen en los rayos X fueron causadas, como es de esperar, por azul prusiano, un agente terapéutico no tóxico que le fue administrado como parte de su tratamiento", aclaró el doctor Bellingan ayer por la tarde.

Scotland Yard investiga

Litvinenko -ex agente del Servicio Federal de Seguridad (antiguo KGB soviético) y refugiado en el Reino Unido desde el 2000- estba custodiado por la policía durante su ingreso hospitalario. La investigación del supuesto envenenamiento está en manos de Scotland Yard, que lleva a cabo "extensas pesquisas" para establecer la causa de la enfermedad del ex agente.

Foto: fakelexpress.com Foto: www.themoscowtimes.com
A la izquierda, Litvinenko antes de ser envenenado. A la derecha, el ex espía ruso, en un hospital lindinense, tras ingerir talio

Litvinenko, que pidió asilo en Reino Unido en 2000, enfermó tras mantener una reunión secreta en un restaurante japonés con Mario Scaramella, un profesor universitario italiano con buenos contactos en el mundo del espionaje. Según cuentan medios británicos, Scaramella le facilitó nombres de las personas que podrían estar involucradas en el asesinato de la periodista rusa Anna Politkovskaya, que Litvinenko estaba investigando.

El Servicio de Espionaje Exterior (SVR) de Rusia ha negado cualquier implicación en el aparente envenenamiento de Litvinenko. "Todas las acusaciones vertidas contra el SVR parecen, como mínimo, poco convincentes", declaró Serguéi Ivanov, jefe de prensa del SVR, a la agencia Interfax.

 Alexander Litvinenko: "Lo han conseguido conmigo pero no lo conseguirán con todos"
El ex espía ruso concedió una entrevista a 'The Times' pocas horas antes de morir en un hospital de Londres.- El gobierno ruso lamenta la tragedia y afirma que la investigación compee al Reino Unido
El ex espía ruso Alexander Litvinenko aseguró pocas horas antes de morir, anoche en un hospital de Londres, que su estado confirmaba que tenía razón en sus acusaciones contra los servicios secretos rusos. Litvinenko concedió pocas horas antes de morir una entrevista que el diario británico The Times publica este viernes.

"Esto demuestra que lo que se ha estado diciendo es verdad", señalaba el ex agente de los servicios secretos en referencia a las acusaciones vertidas contra los servicios secretos rusos, el FSB, a los que acusa de ser los responsables de una serie de atentados contra bloques de viviendas en Moscú en 1999. Estos atentados pudieron ser determinantes en la victoria electoral que llevó a Vladimir Putin al Kremlin, según asegura Litvinenko en su libro El FSB explota Rusia.

"Quiero vivir sólo para que lo vean", afirmaba Litvinenko entre susurros. "Los cabrones lo han conseguido conmigo, pero no lo conseguirán con todos". El ex espía ya había expresado su convicción de que no podría ganar su lucha contra el deterioro de todos sus órganos vitales.

Litvinenko aseguró que creía haber sido envenenado el pasado día 1 de noviembre, tras una reunión secreta con dos contactos rusos, tras cenar en un restaurante japonés con Mario Scaramella, un experto en seguridad. Según afirmó Scaramella se había reunido con Litvinenko para enseñarle algunos correos electrónicos en los que se identificaba a los asesinos de la periodista Anna Politkovskaya.

El Gobierno ruso ha reaccionado al anuncio de la muerte de su antiguo espía afirmando desde Helsinki -donde se celbra la cumbre UE-Rusia- que lamenta la tragedia, y recordando que la investigación por el envenamiento corresponde a las autoridades del Reino Unido, donde Litvinenko residía desde hace años.

La última reunión de Litvinenko

Hoy también se han conocido en Rusia las declaraciones de otro ex espía ruso, el empresario Andrei Lugovoy, que se encontró con Litvinenko -y otros dos hommbres, más el pasado 1 de noviembre en un hotel londinense: un día antes de que el fallecido afirmase por primera vez sentirse mal, y sólo unas horas antes de que viese a Scaramella.

Lugovoy cuenta al diario ruso Kommersant que conocío a Litvinenko en 1996, y que desde entonces se habían encontrado varias veces, siempre en Londres, para asuntos de negocios.

"No había nada personal en nuestros contactos", afirma Lugovoy, que asegura que se desplazó a Londres en esa fecha ara poder asistir a un partido de fútbol entre el CSKA de Moscú y el Arsenal de Londres.

En esa reunión, en el bar del hotel donde se hospedaba, estaban acompañados por un socio de negocios de Lugoyov, Dmitry Kovtun, y que más tarde se les unió otro amigo personal del empresario, Vyacheslav Sokolenko.

Aunque Lugoyov no da detalles de la reunión que puedan estar relacionados con el envenenamiento, sí afirma que él y Litvinenko quedaron en verse de nuevo al día siguiente. Fue entonces cuando el ex espía afincado en Londres le llamó, asegura, diciendo que se encontraba mal, y anularon la cita.

El diario afirma que Lugovoy se ha encontrado, tras conocerse el caso de envenenamiento, con un diplomático británico destacado en Rusia. Y afirma estar dispuesto a responder a cualquier cuestión que la policía pueda querer hacer.



Fuente: www.elpais.es
24.11.06

Noticias relacionadas:

* Talio: el veneno del Kremlin y el preferido por Sadam (22/11/2006)
* Yúshenko, presidente de Ucrania, disuelve la policía de tráfico (26.07.05)
* Entrevista: Doctor Antonio Dueñas, representante de España en el Comité de Seguridad de la UE (16.12.04)

Suplemento Temático: Bioterrorismo

Esta noticia ha sido vista por 3069 personas.