Ver Suplemento Temático...


Seguridad Industrial y Prevención de Riesgos Laborales.

 

Revista de Prensa: Noticias

Martes, 16 de enero de 2007

Oficios pendientes de un hilo

A decenas de metros sobre el suelo, los trabajadores verticales son ya un elemento indispensable de nuestras ciudades en una labor que mezcla riesgo y afición

 

Limpian cristales, hacen reparaciones y son capaces de descolgar lonas publicitarias de más de cuarenta metros cuadrados a alturas de vértigo. Los trabajadores verticales se han apoderado de los edificios y las estructuras más complejas y se han convertido en un icono más del paisaje urbano de nuestro país. Bajo la cuerda, muchas historias y, sobre todo, un empleo con futuro que puede llegar a «enganchar» a los aficionados al alpinismo. 

Sin embargo, Antonio Monje, profesor de la Escuela Española de Alta Montaña y trabajador en altura desde hace ya más de ocho años, reconoce que existen bastantes diferencias entre uno y otro campo. «En ambos casos, lo importante es no tener miedo y adquirir determinados conocimientos para prevenir cualquier peligro —comenta—. Un error en este trabajo se paga con la vida. Sin embargo, para trabajar no se necesita tanta preparación física y la seguridad depende de otras condiciones distintas a las de la escalada». 

Juan Quero, encargado de Mástil, empresa especializada en trabajo vertical, reconoce que, «en principio, no es un trabajo demasiado complicado, siempre y cuando no tengas miedo a la altura, y poseas flexibilidad, fuerza y aguante». Condiciones a las que se le suman una formación previa y, sobre todo, «sangre fría». Porque para trabajar en altura el operario no sólo depende de sí mismo y este profesional, con más de ocho años de experiencia en el sector, reconoce que «tenemos muchos enemigos, la lluvia y, el más importante, el viento. El aire hace que te columpies y que la cuerda que te sujeta roce y pueda ir cortándose». En este sentido recuerda un episodio que le marcó: «Una vez el viento hizo que se cayera una lona de veinte metros que no estaba amarrada y se llevó a una persona. Fue el momento más crítico de mi vida».

El profesor de la Escuela Española de Alta Montaña también habla de otros peligros, en este caso previsibles, como son la antigüedad del material y pequeños despistes: «He visto volar paletas que han llegado a hacer brechas a los que estaban abajo». 

Para luchar contra los imponderables de la meteorología y los problemas del día a día, el encargado de Mástil, Juan Quero, reconoce que lo mejor es la precaución y la paciencia. «Las cosas no se pueden hacer rápido —explica—. El trabajo en publicidad tiene una fecha determinada pero si las condiciones no son favorables y no se puede hacer, no se hace». «También está el estrés y yo, en este sentido, hago de paraguas para que las tensiones de la empresa o personales no afecten a los trabajadores y cometan algún error. No puede haber ningún trastorno de ninguna clase porque te juegas la vida», afirma este especialista.  

Libertad y poder

Pero no  todo en el trabajo vertical tiene por qué ser riesgo. La mayoría de los empleados en altura asegura que su actividad le apasiona y que muchos de ellos aprovechan el fin de semana para dar rienda suelta a su pasión. Antonio Monje lo reconoce: «Cuando estoy trabajando, más que disfrutar pienso en que llegue el sábado o el domingo para poder irme a la montaña».  

Juan Quero, sin embargo, aprovecha cada instante. «El primer paso es el peor —confiesa el encargado de la empresa Mástil—. Dar el salto es complicado, porque tiene que estar todo ajustado y te preguntas si esta vez también aguantará. Pero cuando ya estás colgado empiezas a disfrutar. Estás en la ciudad pero fuera de ella. Es una experiencia maravillosa porque dominas el edificio y puedes deslizarte sin límites ni barreras. Es algo que te engancha como les ocurre a los ladrones».  

Toda una sensación de poder a la que se le suma el hecho de que «no haya teléfono ni ordenador. Yo no podría estar en una oficina», y la satisfacción que supone «sentir que has hecho un buen trabajo al final del día».

Fuente: www.infoempleo.com
14.01.07

Suplemento Temático: Seguridad en Centros Comerciales

Suplemento Temático: Formación y Seguridad

Noticias relacionadas:

* Un trabajador muerto cada dos días (02/11/2006)
* La cifra de muertos en accidente laboral «es inasumible» para los sindicatos (27/10/2006)
* El fiscal pide cárcel para los responsables de una obra por la muerte de un pintor (25/10/2006)
* Los agentes de las Bescam podrán actuar como policía judicial en los accidentes laborales (13/10/2006)
* El 22% de los accidentes laborales se han producido en la microempresa (22/09/2006)
* Un arquitecto y tres jefes de una obra irán a la cárcel por la muerte de dos trabajadores (21.09.06)
* 100 obreros muertos durante el año 2006 (16/08/2006)
* La Policía Municipal de Madrid investigará las muertes laborales (07/08/2006)
* El 70% de los accidentes laborales los sufren los trabajadores eventuales (31/07/2006)
* Cinco obreros muertos y otro grave al desplomarse un muro sobre la zanja en la que trabajaban en Barcelona (28/07/2006)
* ¿Por qué han muerto 94 obreros? (26/07/2006)
* 15.000 personas han fallecido en España en accidente laboral en 10 años con un coste de 12.000 millones de euros anuales (19/07/2006)
* España carece de cultura de la prevención (05/07/2006)
* Entrevista: Esther Fernández, Fiscal Coordinadora para la siniestralidad en A Coruña (04/07/2006)
* La Agencia Europea para la Seguridad en el Trabajo lanza una campaña para proteger a los jóvenes trabajadores (03/07/2006)
* España tiene un solo inspector por cada 23.300 trabajadores, la mitad que la UE (30/05/2006)

Esta noticia ha sido vista por 2107 personas.