Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
 

Revista de Prensa: Noticias

Jueves, 19 de enero de 2006

Juan, el gorrón erótico

La Guardia Civil detiene a un ladrón de 40 años, vecino de Salamanca, que cuando entraba a robar en casas deshabitadas de la Sierra se entretenía en telefonear a las líneas eróticas.Gastó 12.700 euros en más de 200 llamadas

 

Se podría decir que a Juan le gustaba el vicio y el gorroneo. Concretando un poco más: el sexo telefónico y comer gratis. Este hombre de 40 años asaltó desde el pasado mes de noviembre 15 chalés deshabitados de El Escorial y Galapagar para llamar por la línea erótica y hacer un desfalco en las neveras de los propietarios.

La Guardia Civil lo arrestó la madrugada del pasado domingo, después de un intenso dispositivo de vigilancia. Cuando Juan entraba en un chalé solía ser entre semana, porque los dueños estaban fuera. Agarraba el teléfono, llamaba a una línea erótica y... hacía lo que tuviera que hacer.

No le causaba ningún reparo ponerse a comer y beber después, echando mano de la nevera. Y si le apetecía, ya puesto, se quedaba a dormir en la casa. Con este planazo, Juan llegó a desfalcar más de 12.700 euros a los propietarios de los chalés, que cuando veían las facturas de teléfono de sus segundas residencias se quedaban alucinados.

4.000 euros en una noche

En una ocasión, según fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil en Madrid, gastó 4.000 euros en una sola noche. Es decir, debió de llamar al 803 u 805 de turno y se tiró toda la noche hablando con «Pamela, estoy caliente», «Bianca, mulataza culito corazón» o «Bea y Arancha, jovencitas viciosas y calientes». Por ejemplo.

Juan fue presa de los miles de anuncios de las televisiones locales, de ésos que reclaman clientes a golpe de gemido: «¿Buscas algo? Tenemos la chica que buscas, no profesional, para amistad o lo que surja. Llama al 803...».

Lo más curioso del caso es que Juan ha sido detenido en dos ocasiones en la misma zona. La primera, por los avispados agentes de la Guardia Civil de Galapagar que lo encontraron dentro de un chalé de la colonia España del municipio. En principio sólo se le imputaban tres robos. Ese mismo día se celebró el juicio rápido y el juez lo puso en libertad.

Pero varios días después, en concreto el pasado domingo, fue detenido de nuevo en la Urbanización Las Zorreras por los agentes de la Guardia Civil de El Escorial que le imputaron otros 11 golpes por el mismo procedimiento.

De nuevo, Juan era acusado de un delito continuado de robo con fuerza y allanamiento de morada en chalés.

Fue entonces cuando se descubrió que muchas de las víctimas de este vicioso ladrón denunciaron que tenían costosas facturas de teléfono por llamadas al 806 y al 803.

Los agentes interrogaron a Juan M. M. que finalmente confesó que estaba enganchado a las líneas eróticas. La Guardia Civil ha probado que está implicado en 15 robos pero no descarta que esté relacionado con otros asaltos cometidos en urbanizaciones de la sierra de Madrid y Avila.

Juan siempre se movía en transporte público por la zona donde trabajaba. Vigilaba las casas para comprobar que sus inquilinos la empleaban como segunda residencia. Para entrar forzaba siempre cerraduras y ventanas con la ayuda de cortafríos y tenazas. Dentro de las casas realizaba llamadas desde los teléfonos de los domicilios a números de tarificación adicional pertenecientes a líneas eróticas.Cenaba y luego se pasaba un largo tiempo conversando con las chicas X. «Ha llegado a estar colgado al teléfono durante cuatro horas», indicaron los investigadores. Luego, si estaba cansado se quedaba a dormir.

El pasado domingo fue detenido al descubrir la policía una casa que tenía la puerta violentada. Eso motivo la activación de un dispositivo discreto en la zona, que culminó con la detención de Juan.

Al comprobar que no era el dueño de la vivienda, los investigadores le localizaron dentro de una mochila un reloj que había sustraído del interior del domicilio, comida y herramientas con las que supuestamente forzó la ventana.

Las pesquisas de los agentes permitieron saber que el detenido podría ser el autor de al menos 200 llamadas a números eróticos. Sólo en teléfono ha podido ocasionar 12.700 de gastos a los legítimos propietarios de las líneas telefónicas.

Los investigadores del caso recuperaron de los robos tres cadenas de oro y una de plata, una pulsera de oro, un teléfono móvil, tres teléfonos fijos, un colgante y un anillo, así como diversas herramientas y utensilios utilizados para el forzamiento de los domicilios.

También llamó la atención de los agentes de la Guardia Civil el hecho de que se llevaba el aparato de teléfono de las casas ya que el hombre creía que así nadie averiguaría que llamaba a las líneas eróticas. Juan es un hombre soltero.

Fuente: El Mundo
13.01.06

Experto: Estudio de seguridad en el hogar, por José Julián Istúriz (05.05.05)

Noticias relacionadas:

* Un robo a domicilio por minuto: España sufre una oleada de violencia (14.12.05)
* Una de cada seis viviendas en España ha sufrido un robo o un intento de robo (06.07.05)
* La tecnología, una aliada para prevenir los robos (01.07.05)
*
La patronal del seguro dice que se roba una casa cada minuto (27.06.05)
*
Los sistemas anticacos se modernizan (30.08.04)
*
La demanda de protección aumenta (24.02.04)

Esta noticia ha sido vista por 2500 personas.