Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
Seguridad Pública y Protección Civil.

 

Revista de Prensa: Noticias

Lunes, 9 de abril de 2007

La Policía de Fuenlabrada y Ciempozuelos (Madrid) custodian en Semana Santa los llaveros de los vecinos que se van a ausentar

Los amos de llaves. Sólo se usarán en caso de emergencia, como olor a gas o goteras

 

A más de uno le ha cambiado la cara cuando al volver de las vacaciones se ha encontrado no sólo con el correo y las facturas de los bancos sino con que la que antaño era la puerta de su casa ha sido destrozado a hachazos por los bomberos y en su lugar hay un sucedáneo nada estético. La razones pueden ser variadas: una gotera, un sospechoso olor a gas, la rotura de una tubería que ha inundado el salón, el dormitorio, al vecino... La mala fortuna no entiende de días de asueto así que, cuando hace acto de presencia, poco le importa que el señor o la señora de la casa no estén. De hecho, los ladrones suelen preferir que los anfitriones no les abran la puerta si van a hacer de las suyas en la vivienda. Por eso, para que cuando uno esté tirado en la playa o visitando algún monumento no tenga la cabeza en a si apagó o no la luz del baño o de si se olvidó de cerrar el gas, los policías de Fuenlabrada y de Ciempozuelos han puesto en marcha sendos programas para que los vecinos estén tranquilos cuando abandonen la ciudad para descansar.

Sobre precintado
¿En qué consiste? Es bien sencillo. Los interesados sólo tienen que acercarse a la Comisaría en cuestión y elegir una de las dos modalidades posibles. La primera consiste en apuntar un contacto telefónico, telegráfico o vía correo electrónico para poder localizar a los inquilinos en caso de que haya alguna emergencia. De este modo sabrán de primera mano y en tiempo real si su dulce hogar ha dejado de repente de serlo. A partir de ahí, los interesados pueden avisar a algún vecino, familiar o amigo para que se personen en su domicilio y tomen las medidas oportunas.

Para los que además de especificar su lugar elegido para las vacaciones prefieran que sea la propia Policía Local la que acuda ante una situación de emergencia está la opción «B», dejar directamente las llaves a los agentes. Pero no es como cuando uno se acerca al vecino para que le riegue las plantas y él o ella las cuelga en la entrada. Este sistema utiliza la últimatecnología punta, pero de forma distinta en cada municipio.

En Ciempozuelos se levanta un acta y se introduce las llaves en un sobre precintado con la firma del titular. Así, si el sobre ha sido abierto al inquilino se le darán las explicaciones pertinentes.

Aunque sólo en el caso de que sea imposible localizar al propietario porque por ejemplo, tenga el móvil apagado o no se encuentre en ese momento en el lugar que indicó. Aún así siempre se intenta que si tienen que actuar esté presente un vecino o algún testigo.

A los agentes de Fuenlabrada el sistema se lo ha proporcionado una empresa de seguridad. Se trata de unas bolsas precintadas con una numeración que sólo conoce el dueño de las llaves. Además, están a buen recaudo en una caja fuerte para que no sea fácil acceder a ellas. Los datos, absolutamente confidenciales. Todo son ventajas.

Este tipo de campaña se pone en marcha en Navidades, Semana Santa y verano. No es nada nuevo. Dada la buena acogida de los vecinos, en Fuenlabrada ya es el sexto año en el que se ha llevado a cabo esta iniciativa y en Ciempozuelos el segundo.

Los interesados están encantados se van más tranquilos de casa. Algunos, les da tan buen resultado este sistema que cuando se reincorparan a su día a día no recogen las llaves en la comisaría. Las dejan allí por si algún día las pierden o pasa algo.

"Me voy de viaje mucho más tranquila"
Inmaculada está en Portugal encantada de la vida. El viernes pasado acudió a la comisaría de Fuenlabrada para dejar sus llaves. Es la segunda vez que lo hace, la primera fue en verano y le dio tan buen resultado que ha repetido. «A mí me lo recomendó una vecina que llevaba tiempo haciéndolo, y la verdad es que me voy tranquila, tranquila». Antes, Inmaculada le dejaba las llaves a un familiar que ni siquiera vivía cerca de su casa, «por si pasaba algo, pero esto es mucho más cómodo y más profesional». Ella estuvo presente cuando los agentes, tras tomarle los datos, metieron las llaves de su casa en la bolsa precintada. «Levantaron un acta y tuve que firmar unos papeles. Además, me aseguraron que si tenían que entrar me avisarían en el momento», cuenta esta vecina, muy agradecida y muy contenta con el sistema que ha puesto en marcha la Policía Local de Fuenlabrada.

Fuente: www.larazon.es
06.04.07

Esta noticia ha sido vista por 1380 personas.