Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Noticias

Lunes, 16 de julio de 2007

La Ley de la Carrera Militar aborta de por vida el ascenso a 700 tenientes coroneles

Un informe del Mando de Personal advierte de que se producirá un «envejecimiento» de los empleos inferiores

 

La aplicación de la nueva Ley de la Carrera Militar y con ella la entrada en vigor del nuevo sistema de ascensos (a partir de 2009) y la escala única de oficiales producirá que casi 700 tenientes coroneles no asciendan al empleo de coronel en los próximos diez años. Esta es una de las conclusiones a las que llega el Mando de Personal (Maper) en un informe elevado al Consejo Superior del Ejército de Tierra al que ha tenido acceso LA RAZÓN. En los tres próximos ciclos de ascenso, de los 609 tenientes coroneles que podrían ascender, más de la mitad, 309, se quedarán con el empleo actual.

Gráfico: www.larazon.es

El texto del Maper señala que «las vacantes previstas para el ascenso (100) en un ciclo son muy inferiores al número de componentes de las actuales promociones de teniente coronel, resultando imposible que una promoción ascienda en un año». Esto, continúa, produce además del bloqueo de ascensos antes mencionado, que «los que ascienden por antigüedad irán aumentando la edad media de ascenso a razón de un año más por cada ciclo (en el ciclo 2007/2008 ascenderán con 52 años de edad media)», mientras que hasta ahora lo hacían con cincuenta o a lo sumo 51 años de edad.

Envejecimiento de capitanes
Además de estas consecuencias, el Maper señala que «esta acumulación de tenientes coroneles de edades avanzadas, que puede alcanzar los 700 en una plantilla de unos 1300, producirá a su vez un retraso en los ascensos de comandantes a teniente coronel y de capitanes a comandante, con el consiguiente envejecimiento de estos empleos».
Con este planteamiento, el informe advierte de que lo más recomendable es descartar soluciones que lleven a un aumento de las edades medias que se dan ahora para el ascenso en los diferentes empleos. Y argumenta que cualquier decisión en este sentido «supondría la disminución de las actuales condiciones físicas, sólo satisfaría a las promociones que ascendiesen antes del 1 de julio de 2009, fecha en la que se modifican los sistemas de ascensos y no se atienden de forma óptima las necesidades del Ejército ni el espíritu de la Ley en vigor -la 17/1999- (mérito y capacidad)».

Como solución a esta situación, el Mando de Personal propone «aumentar el número de los que ascienden por orden de clasificación con los que cumplen los principios de mérito y capacidad». Además, plantea la posibilidad de que para los que una vez evaluados no asciendan «incrementar el número de plazas anuales para pase a reserva». De esta forma, con la reserva forzosa, se reduciría el número de tenientes coroneles que no ascenderán a coronel y se aliviará la acumulación de capitanes y comandantes que tampoco ascenderán.
Como propuesta, el Maper también plantea la aplicación del nuevo sistema de elección para el ascenso para el ciclo 2007/2008, con el fin de «minimizar las consecuencias negativas que se van a producir». Así, el planteamiento es seleccionar un número de tenientes coroneles igual al de vacantes previstas.

Cuatrocientas enmiendas
La Ley de la Carrera Militar, aprobada recientemente en el Congreso de los Diputados tras recibir durante su tramitación cerca de cuatrocientas enmiendas, prevé la supresión de casi doscientas plazas de coronel, al tiempo que reducía en un veinticinco por ciento el número de generales. Junto a esta medida se busca ampliar el número de suboficiales y reducir el de oficiales, y en todo caso, primar los méritos antes que la antigüedad para ascender.
El anterior ministro de Defensa, José Bono, planteó esta Ley con dos «ganchos»: la Universidad de la Defensa y la escala única de oficiales que permitiría «a un soldado llegar a general».

La Universidad se cayó del proyecto con la llegada de José Antonio Alonso al departamento desde la cartera de Interior. Las reticencias de la Armada, que temía que si sus alumnos pasaban dos años alejados de la instrucción marítima se perdieran futuros marinos, y de los rectores de las universidades, que la veían como una institución de élite tumbaron definitivamente esta idea.

Fuente: www.larazon.es
14.07.07

Noticias relacionadas:

* El Gobierno quiere calidad y no cantidad en el Ejército (05.12.06)
* La Ley de la Carrera Militar atribuye poderes policiales a unidades del Ejército (23.11.06)
* La Ley de la Carrera Militar equiparará las titulaciones expedidas en centros militares y civiles (07.07.06)
* Los extranjeros que entren en el Ejército tendrán que aprender historia de España (26.05.06)
* Una futura ley permitirá a un soldado llegar a ser general (09.01.06)

 

Esta noticia ha sido vista por 4224 personas.