Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Noticias

Jueves, 3 de enero de 2008

La bomba atómica de Pakistán, perfecta para el terrorismo

El país asiático cuenta con un poder atómico que despierta el interés de Al Qaeda

 

Desde hace diez años, la bomba atómica islámica es una realidad. A las potencias nucleares tradicionales como Estados Unidos, Rusia -que heredó las cabezas estratégicas y tácticas de la ex URSS-, Francia, Reino Unido y la India, en 1998 se añadió al club nuclear Pakistán, que el mes de mayo de ese año consiguió el test de su primera bomba atómica.

Foto: El Economista

Se estima que Islamabad dispone de una veintena de bombas atómicas con un yeld -potencia explosiva- de entre 9 y 40 kilotones. Pakistán no se contentó con realizar ineficaces y costosas pruebas de uranio enriquecido, cuya masa es tal que limita el alcance de los misiles balísticos -los Ghauri, desarrollados por Islamabad-, sino que se decantó por el uso del plutonio.

Y es que este material es el que se utiliza preferentemente desde Hiroshima en adelante. Para fabricar una bomba atómica se necesitan cerca de 15 kilogramos de uranio 235, o entre cuatro y seis kilos de plutonio.

Los analistas consideran que Pakistán posee más de media tonelada de plutonio y que comenzó las investigaciones para fabricar una bomba termonuclear: la bomba H, que según lo que se denomina esquema Teller-Ulam, utiliza como detonante para la fusión nuclear una especie de espoleta, llamada primaria, compuesta por una bomba atómica de fisión.

Pakistán desempeña un papel clave en la proliferación nuclear. Fue, de hecho, la primera potencia regional que entró en el Nuke club, en respuesta a la entrada de la India en 1974, cuando hizo detonar, en el desierto de Thar, el Smiling Buddha, el Buda sonriente, una bomba de implosión de menos de 10 kilotones y de plutonio.

La India es una potencia nuclear superior a Pakistán, con la que comparte frontera. Dispone de bombas de fisión pura, al plutonio, con un alcance de 12 kilotones, con bombas de hasta 20 kilotones de fisión potenciada, realizadas con plutonio "para armas" e, incluso, con cabezas termonucleares con una potencia de entre 200 y 300 kilotones.

Más aún, la India dispone de micro-atómicas, es decir armas tácticas de una potencia de entre 0,1 y 1 kilotón: las armas perfectas para el terrorismo nuclear. Las mismas armas sobre las que había apostado el polémico y después detenido -por haber creado una red para la transferencia ilícita de tecnología nuclear a Libia, Irán y Corea del Norte- Abdul Qadeer Khan, el padre de la atómica paquistaní. Y ello porque pueden ser utilizadas en una bomba H, además de tener un significado militar intrínseco. Estas bombas low yeld son el arma perfecta para el terrorismo atómico. Y Pakistán parece estar especializado en cabezas nucleares de baja potencia.

El club nuclear ha incluido a Sudáfrica, que después desmanteló sus cabezas de uranio enriquecido, y cuenta, sobre todo, con la presencia de Israel. El Estado hebreo, al igual que la India y Pakistán, no firmó el tratado de no proliferación nuclear y posee un arsenal tan sofisticado que contempla diferentes tipologías de armas nucleares.

Cómo fabricar una bomba
La tecnología para fabricar una bomba nuclear no es excesivamente sofisticada y está al alcance de muchos Estados. En cambio, lo más difícil es disponer del material fisible -plutonio o uranio altamente enriquecido- en cantidad suficiente. El material fisible, capaz de generar una reacción en cadena, se obtiene con el proceso de enriquecimiento, es decir con la separación de dos isótopos diferentes del uranio natural: el uranio 235 y el uranio 238.

El uranio natural está compuesto mayoritariamente (99,3 por ciento) de U-238 y el resto (0,7 por ciento) de uranio 235. Los dos isótopos se comportan de una forma muy diferente. Un núcleo de U-235, si es golpeado por un neutrón, se parte -no siempre, pero casi siempre- en dos y da comienzo a la reacción de fisión, liberando enormes cantidades de energía. Haciendo absorber un neutrón al uranio 238, es decir al llamado uranio empobrecido, se genera, en cambio, plutonio, que no existe en la naturaleza.

El enriquecimiento es, pues, el proceso que conduce a generar, a partir del uranio natural, material utilizable para las centrales atómicas, para los reactores (con un enriquecimiento del 2-3 por ciento) y para artefactos bélicos. El proceso puede realizarse de varias formas: difusión gaseosa de hexafluoruro de uranio (UF6), centri- fugación, separación aerodinámica y separación electromagnética.

Este último método condujo a la bomba de Hiroshima y era el sistema elegido por Irak, que había instalado ya aceleradores especiales de partículas en el reactor de Osirak, destruido por los aviones israelíes en la misión Opera de 1981.

Además, el material fisible puede conseguirse también del combustible de un reactor atómico. Este es el proceso (retratamiento) que del combustible consumido lleva a recuperar plutonio, que puede ser utilizado para fines civiles o militares.

A fondo
20 es el número aproximado de cabezas nucleares con las que cuenta el ejército pakistaní. Su potencia está comprendida entre 9 y 40 kilotones. Además, el país está llevando a cabo investigaciones para construir la llamada "bomba H", o bomba termonuclear, más potente que las de fixión.

El Gobierno de Pakistán confirmó la fecha de las elecciones legislativas previstas el 8 de enero, decisión que el ex primer ministro Nawaz Sharif, jefe de la oposición, consideró que llevará a la "destrucción" del país, informa Ansa Sharif, quien anunció un boicot a las elecciones, advirtió que mantener la fecha de los comicios legislativos pese al atentado en que fue asesinada la líder del Partido del Pueblo de Pakistán (PPP), Benazir Bhutto, llevará a la "destrucción" de Pakistán. El asesinato de Bhutto, sostuvo el jefe de la oposición, es una "prueba" de la decisión del presidente, Pervez Musharraf, de producir un fraude en las elecciones.

Fuente: www.eleconomista.es
31.12.07

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

Esta noticia ha sido vista por 2635 personas.