Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.

 

Revista de Prensa: Noticias

Martes, 5 de febrero de 2008

La noche de los atracos en Colmenar (Madrid)

Una banda de ladrones del Este entra en pocas horas en varios chalés con sus dueños dentro, los duerme y los desvalija.

 

Hacía tiempo que Colmenar Viejo no vivía una noche tan mala como la madrugada del pasado viernes. Una banda del Este se dedicó a robar en varios chalés de la localidad durante toda la noche y al final consiguieron huir.

Los sucesos se produjeron bien entrada la noche en distintos puntos. Para no ser localizados, después de dar un palo se trasladaban a otro punto de la zona. La Guardia Civil y la Policía Local todavía están recabando información para esclarecer los robos y cercar a la banda.

Una de las incursiones se produjo en un barrio llamado Las Vegas, pero por suerte para las víctimas allí no pudieron acceder. Ante el fracaso, se desplazaron a otra zona. Llegaron a la casa de Esther, que vive en un chalé pareado con su familia: "Quince días antes ya habían entrado en la casa que hay detrás de la nuestra, y por eso estábamos alerta", explicó ayer la mujer a este periódico.

Según las primeras investigaciones, los ladrones utilizaron algún tipo de producto para dormir a Esther y su familia. "No nos enteramos de nada, incluso entraron en el dormitorio y ni mi marido ni yo nos despertamos", recordaba Esther, aún con el susto en el cuerpo. La osadía de los ladrones llegó incluso hasta su dormitorio, donde vaciaron los bolsillos de los pantalones del marido sin que él ni su esposa se enterasen.

"Cuando nos despertamos toda la casa tenía un olor muy raro. No sabemos ni a qué hora entraron", decía Esther. Dentro de la casa, los cacos trabajaron a gusto. Robaron la televisión, cámaras digitales, dos ordenadores, una PDA, dinero en efectivo y todos los objetos de valor que encontraron a su alcance.

No desordenaron excesivamente la casa ni destrozaron nada, pero se llevaron todo lo que quisieron. Para entrar a la casa forzaron dos puertas, pero lo hicieron de tal manera que nadie en la casa ni en el barrio se percató de lo que ocurría.

El mayor botín que encontraron los ladrones estaba en la calle: un Audi que pertenecía a Esther y su marido, aparcado enfrente de su casa. En vez de forzarlo, los murcigleros buscaron las llaves del coche por la casa, las cogieron y se lo llevaron, en principio, sin tener que forzarlo.

"Lo peor es pensar que han estado tan cerca de nosotros y ni nos hemos enterado. Ha sido mejor así, pero ahora nos sentimos todos asustados, como si hubieran invadido nuestro refugio. Mis hijas tienen miedo de quedarse solas en la casa, y nosotros también", se quejaba la víctima, que está luchando desde hace un par de meses por sacar adelante un negocio nuevo en el que ella y su marido han empeñado todo su esfuerzo.

Ya con su coche nuevo, cerca de las siete de la mañana, los ladrones se dirigieron a otro barrio alejado del de esta familia. Una zona tranquila del norte de Colmenar, de chalés individuales, casi a las afueras de la localidad.

Estaban en el porche del chalé de Angel y su mujer, Juana, cuando se encontraron con él, que se marchaba a trabajar. "Yo salí de casa pronto, como todas las mañanas, y entonces vi que dos de ellos estaban en la puerta de mi casa y se echaban a correr. Entonces llegaron otros dos por detrás, me sujetaron y me obligaron a entrar de nuevo", contaba ayer Angel a este periódico.

Dentro de la casa, el matrimonio pasó momentos de verdadera angustia. Los cuatro o cinco asaltantes -que la pareja recuerda que hablaban un español muy correcto pero con acento del Este- les obligaron a darles todo lo que tenían. La peor parte se la llevó él: "Como me resistí, tampoco me pegaron, pero con el forcejeo me dejaron la cara como un mapa", decía mientras mostraba los moratones que todavía le adornan la mandíbula.

En los ojos también se llevó varios golpes y ahora se le han vuelto de color rojo. Para que no forcejease más, le pusieron un cuchillo de grandes dimensiones en el cuello: "Estáte quieto o te matamos", le amenazaron.

Foto: www.elmundo.es

A su mujer no la pegaron, pero le han dejado una gran marca en el brazo, porque la llevaron a la fuerza por toda la casa hasta que les condujo a las joyas. "Pasamos mucho miedo, aunque creemos que no debían de ser muy profesionales. Si no, a mí me habrían dado una paliza terrible", recordaba él. Se llevaron todo lo que pudieron: unos 3.000 euros en joyas, varias cámaras de fotos, de vídeo, dinero en efectivo... El matrimonio sólo recuerda que eran cuatro o cinco individuos y que iban encapuchados.

Después del robo, ya a primera hora de la mañana, huyeron. Hasta ayer no se habían producido detenciones. Por su parte, el alcalde de Colmenar Viejo, José María de Federico, dijo a este periódico que ya han denunciado en numerosas ocasiones la falta de guardias civiles en la zona. También dijo que, pese a que el Consistorio ha cedido suelo para que se construya un nuevo cuartel, aún no han empezado las obras.

Alunizaje en un Concesionario de BMW

Un concesionario de BMW de un polígono industrial de Torrejón de Ardoz sufrió el pasado sábado por la tarde un nuevo alunizaje, según fuentes policiales. Los ladrones rompieron la luna del escaparate a golpe de maza y luego arrancaron de cuajo la alarma del local. Los cacos consiguieron llevarse dos coches, uno de ellos descapotable, y trataron sin éxito de apoderarse de otro. Se calcula que los vehículos sustraídos valen en el mercado unos 90.000 euros. Esta es la segunda vez que esta tienda de coches sufre un robo en los últimos meses. Los hechos ocurrieron sobre las 18.00 horas del sábado en el concesionario situado en el polígono industrial de Torrejón. Cuatro personas encapuchadas se acercaron a la puerta del concesionario y destrozaron primero la alarma situada en la fachada del local.

A continuación, rompieron la luna puerta a golpes de maza. Rápidamente tres cacos penetraron en el concesionario y cogieron un coche cada uno. Con uno de los coches que había dentro del concesionario reventaron la puerta de salida del concesionario. Finalmente, se apoderaron de un BMW 740 y un BMW 330 descapotable. Sólo uno estaba matriculado. El otro lo sustrajeron sin placas. También intentaron llevarse otro BMW que no pudieron arrancar, ya que el vehículo estaba sin batería, según explicó el dueño del concesionario a los agentes del Cuerpo Nacional de Policía. El caso está siendo investigado por los agentes de la comisaría de Torrejón de Ardoz. Se sospecha que los ladrones son españoles.

Fuente: www.elmundo.es
04.02.08

Noticias relacionadas:

* La delincuencia se dispara un 63% en los pequeños y medianos municipios de Madrid (10/01/2008)
*
La Policía de Fuenlabrada y Cienpozuelos (Madrid) custodian en Semana Santa los llaveros de los vecinos que se van a ausentar (09/04/2007)
*
Una nueva ola de atracos obliga a los vecinos de la Sierra Norte de Madrid a convocar movilizaciones (09/04/2007)

Detenida la banda del asalto al chalé de Canals en el que murieron dos delincuentes (12/06/2006)
* La ola de atracos obliga a las urbanizaciones de la sierra de Madrid a contratar seguridad privada (08.03.06)
* Las empresas de seguridad privada valencianas precisan 4.000 vigilantes de seguridad para frenar los robos (07/03/2006)
* El Ayuntamiento de Navacerrada (sierra norte de Madrid), sin vigilancia, amanece saqueado y con numerosos daños (28/02/2006)

Esta noticia ha sido vista por 1316 personas.