Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.

 

Revista de Prensa: Noticias

Lunes, 7 de abril de 2008

Explosivo líquido para una matanza en vuelo

Londres juzga a ocho hombres arrestados en agosto de 2006 por sus planes para hacer estallar siete aviones entre Heathrow y Norteamérica.

 

Planeaban coger en el aeropuerto de Heathrow siete vuelos con destino a distintas ciudades de Norteamérica y, según los cargos presentados contra ellos, hacer estallar sus explosivos líquidos en pleno viaje, matando a alrededor de dos mil personas.

El juicio contra los acusados de estar implicados en la preparación de los atentados acaba de comenzar en el Reino Unido. Ocho musulmanes británicos fueron detenidos el 9 de agosto de 2006, cuando sus planes estaban ya muy avanzados. Según se supo ayer en la vista, habían grabado ya vídeos invocando a Bin Laden y anunciando el «martirio». El descubrimiento de esa trama terrorista tuvo un efecto inmediato en el transporte aéreo. Desde entonces está prohibido transportar líquidos en el equipaje de mano.

Grafico: www.abc.es

De acuerdo con la información aparecida en el juicio, los ocho presuntos terroristas, de entre 23 y 29 años y casi todos residentes de un barrio del este de Londres, iban a coger el mismo día en Heathrow siete vuelos distintos, operados por United Airlines, Air Canada y American Airlines con pocas horas de diferencia.

Explosión en pleno vuelo
El primero iba a partir a las 14.15 horas con destino a San Francisco y el último salía para Chicago a las 16.50; el resto de destinos eran Nueva York, Washington, Toronto y Montreal. La explosión se iba a producir en pleno vuelo, no está claro si sobre el mar o sobre núcleos urbanos. No se había concretado aún la fecha, pero ésta se situaba entre agosto y octubre de 2006, con el aniversario del 11-S como referencia.

Para burlar la seguridad en el aeropuerto, el explosivo iba a ser líquido y camuflado en botellas de medio litro de bebida refrescante, junto con cámaras de foto trucadas como detonador. Según los manuales encontrados a uno de los líderes del grupo, Abudulá Ahmed Alí, su plan era incluir alguna revista pornográfica y condones en el equipaje de mano como maniobra de distracción para que los agentes no se fijaran en exceso en las botellas. También pensaban ir bebiendo de una botella similar, pero de contenido no cambiado, para no levantar sospechas.

«Venganza» contra EE.UU.
De todos modos, difícilmente las botellas habrían sido interceptadas. Previamente iban a ser vaciadas a través de un agujero en su base, sin romper así su precinto, para reemplazar la bebida -se pensaba en las marcas Lucozade y Oasis- por peróxido de hidrógeno. Este, combinado con ciertos materiales orgánicos, puede ser altamente explosivo.

El peróxido de hidrógeno se iba a introducir en la botella con una jerinquilla, mezclado con Tang, el conocido polvo azucarado para diluir en agua y tomar como refresco. El combinado también llevaría colorante para disimular mejor.

Por otro lado, el explosivo para el detonante se iba a meter dentro de las pilas de una cámaras de fotos de usar y tirar, que se activaría al apretar el botón de disparo de la cámara. Los terroristas podrían haber ultimado el artefacto en el lavabo de sus respectivos aviones.
Entre el material encontrado en los registros policiales había 18 litros de peróxido de hidrógeno, jeringuillas y cables.

También había información sobre otros posibles objetivos, como aeropuertos británicos, los rascacielos londinenses de Canary Wharf y un oleoducto de gas entre Bélgica y el Reino Unido, aunque al parecer se había optado al final por el derribo suicida de aviones.

Seis de los ocho detenidos habían grabado vídeos de despedida, que fueron hallados en el maletero de un coche en un registro de la Policía en agosto de 2006, en los que justificaban sus planes como «venganza» por las acciones de Estados Unidos y «sus cómplices como los británicos y los judíos».

En uno de ellos se afirma específicamente que habrá «operaciones de martirio» que «lloverán» sobre los infieles. «Osama os ha avisado muchas veces de que dejéis nuestros países o seréis destruidos, y ahora ha llegado el momento de que seáis destruidos», se afirma en otro de los vídeos.

Los siete objetivos de los terroristas

  • 14.15: Vuelo 931 de United Airlines con destino San Francisco
  • 15.00: Vuelo 849 de Air Canada con destino al aeropuerto de Toronto
  • 15.15: Vuelo 865 de Air Canada con destino al aeropuerto de Montreal
  • 15.40: Vuelo 959 de United Airlines con destino al aeropuerto de Chicago
  • 16.20: Vuelo 935 de United Airlines con destino al aeropuerto de Washington
  • 16.35: Vuelo 131 de American Airlines con destino a Nueva York
  • 16.50: Vuelo 91 de American Airlines con destino aeropuerto de Chicago

Fuente: www.abc.es
05.04.08

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

Esta noticia ha sido vista por 2744 personas.