Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Noticias

Lunes, 2 de junio de 2008

El jefe de la CIA proclama la derrota de Al Qaida en Irak y Arabia Saudí

El uso de aviones "predator" y la batalla "ideológica" hacen retroceder a Bin Laden

 

Hace menos de un año, los servicios de inteligencia de Estados Unidos alertaron públicamente sobre el resurgimiento de Al Qaida con multiplicados peligros para todo el mundo. Ahora, la Agencia Central de Inteligencia parece haber llegado hasta un cierto nivel de confort en la lucha contra la red terrorista liderada por Osama Bin Laden. En una llamativa entrevista publicada ayer por el «Washington Post», el responsable de la agencia de espionaje -el general Michael Hayden- argumenta que el grupo responsable del 11-S ha entrado en una fase de declive.

De acuerdo a las explicaciones ofrecidas por Hayden al cumplir tres años al frente de la CIA, Al Qaida se encuentra «casi derrotada estratégicamente» en Irak y Arabia Saudí. Gracias a la ayuda de múltiples aliados, especialmente en Oriente Próximo, el responsable de la agencia considera que Al Qaida ha sido relegada a una posición defensiva en el resto del mundo, incluido en su presunto último reducto en la montañosa frontera que comparten Pakistán y Afganistán.

Pérdida de simpatía
Sin dejar de reconocer que Al Qaida sigue siendo una amenaza grave, Hayden considera que Osama Bin Laden está perdiendo la batalla «ideológica»de la simpatía en el mundo islámico, y no puede seguir explotando la guerra de Irak como herramienta de reclutamiento y financiación. Hace tan solo dos años, un estudio de la CIA designó la invasión de Irak ordenada por la Administración Bush como una bonanza de propaganda y marketing para Al Qaida.

Estas nuevas perspectivas más optimistas sobre el pulso contra Al Qaida son compartidas, de un tiempo a este parte, por una serie de especialistas en terrorismo islámico citados por el rotativo. Consenso que insiste en la existencia de un debilitador cisma ideológico dentro de la red terrorista causado por la violencia indiscriminada contra musulmanes. A juicio de Robert Grenier, director de la firma de seguridad Kroll y ex alto cargo de la CIA, «una de las lecciones que podemos extraer de los dos últimos años es que Al Qaida se ha convertido en su propio peor enemigo».

Con todo, no faltan advertencias contra la tentación de caer en falsos triunfalismos en la lucha contra Al Qaida. La red terrorista retiene en gran parte su capacidad para realizar ataques catastróficos, y puede estar más presionada que nunca para orquestar un macro-atentado con el fin de demostrar su relevancia. A juicio de Bruce Hoffman, especialista de la Universidad Georgetown, «el obituario de Al Qaida se ha escrito con demasiada frecuencia durante los últimos años para que alguien se atreva a cantar victoria».

Fuente: www.abc.es
31.05.08

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

Esta noticia ha sido vista por 1159 personas.