Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.

 

Revista de Prensa: Noticias

Lunes, 15 de diciembre de 2008

Protestas ciudadanas en Europa contra la construcción de centenares de mezquitas

París, Berlín y Roma son escenario de movilizaciones contra la edificación de lugares de culto mahometano. Moscú rechaza una mezquita «por reciprocidad»

 

Después de la polémica del velo, la de las mezquitas. Las solicitudes de construcción de nuevos lugares de culto mahometano se cuentan por millares en el área de la UE. Muchas peticiones se resuelven de modo pacífico. Otras están siendo objeto de creciente resistencia ciudadana en Italia, España, Francia y Alemania. Partidos de derecha y de izquierda suman en muchos lugares fuerzas. También católicos y laicistas. Unos por razones urbanísticas, de seguridad ciudadana -salafistas, grupos islamistas y países árabes radicales emergen como principales fuentes de financiación-; otros por su proximidad a las iglesias católicas, o por la sospechosa connivencia con los promotores por parte de autoridades locales anticlericales.

Foto: www.abc.es

En Francia, el Ministerio del Interior tiene censados 200 nuevos proyectos de mezquitas en París y capitales de provincias. La última inaugurada en Créteil tuvo una insólita repercusión pública. La ministra del Interior, Mich_l Alliot-Marie, excusó en el último momento su asistencia tras conocerse las simpatías salafistas del nuevo imán, respaldado por el alcalde socialista de la localidad.

En Alemania, Colonia y Berlín han conocido en los últimos dos meses movilizaciones ciudadanas para protestar por la inauguración de grandes mezquitas. El lema de las protestas: «Por la democracia y los derechos humanos, contra el antisemitismo y el islamismo». En el fondo, el miedo a la «islamización» de los barrios donde se levantan las nuevas mezquitas.

España cuenta con un millón de musulmanes según los registros oficiales. Después de tres años de lucha, los vecinos del barrio sevillano de Bermejales recibieron a comienzos de este mes el respaldo del Tribunal Superior de Justicia andaluz para frenar la construcción de la que aspiraba a ser una de las mayores mezquitas de Europa. Pocos meses antes, la Prensa catalana alertó de que los radicales salafistas controlan 30 mezquitas en Tarragona y Lérida, quince más que en el 2004.Italia es la nación comunitaria donde existe mayor consenso en torno a la erección de nuevas mezquitas. La bandera, a la que se acogen con matices casi todos los partidos, la enarbola la Liga Norte, que acaba de pedir «una moratoria para la construcción de nuevas mezquitas y presuntos centros cultares» islámicos.

La tolerancia extrema es la norma, en cambio, en algunas capitales. Londres permite aparcar en doble fila en las cercanías de las mezquitas cuando acuden los fieles a la oración. En Bruselas el tráfico es desviado en los barrios musulmanes durante las festividades religiosas. La holandesa Rotterdam tendrá en enero su primer alcalde mahometano.

Arabia Saudí, que prohíbe radicalmente la práctica de cualquier religión distinta a la islámica, aparece como el primer promotor financiero de las grandes mezquitas europeas. En fechas recientes solicitó a Rusia permiso para construir en Moscú una nueva mezquita, y la respuesta no se hizo esperar: lo obtendrá cuando exista en Arabia Saudí una iglesia ortodoxa.

Mapa: www.abc.es

Fuera del menú
El trato recíproco es parte de la justicia, pero en la liberal Unión Europea las ansias de reciprocidad chocan con el concepto de libertad religiosa. La respuesta rusa a los saudíes «no es posible en la UE porque sería poner condiciones a la aplicación de una ley fundamental como es la libertad de culto», afirma Joaquín Mantecón, ex subdirector general de Asuntos Religiosos.

La transparencia en la financiación para evitar los «submarinos» islamistas, el respeto al paisaje urbano y las necesidades reales de la comunidad musulmana, son hoy por hoy los únicos recursos con que cuenta Europa para regular la proliferación de mezquitas. El «remedio ruso» no figura sencillamente en la carta.

De pesca en Londonistán

Desde los atentados del 7-J, las autoridades británicas extreman la vigilancia en algunas mezquitas de barrios musulmanes, dirigidas por imanes radicales y frecuentadas en su día por terroristas detenidos La detención desde el 7-J de 2005 de numerosos radicales islamistas británicos implicados en la preparación de actos terroristas ha mostrado el grado de captación que entre los hijos de la inmigración musulmana están realizando algunas mezquitas. El reclutamiento se ha venido haciendo en mezquitas de los barrios de mayoría islámica de las grandes poblaciones inglesas, especialmente en Londres -conocido a estos efectos como Londonistán-, donde el gran anonimato permite un mayor camuflaje. Entre las mezquitas de Londres, la que más ha sobresalido en esas funciones ha sido la de Finsbury Park, que también ha atraído radicales provenientes del extranjero.

Durante los siete años que en esa mezquita predicó Abu Hamza, cuya extradición a EE.UU. por su relación con Al Qaida está lista para ejecutarse, el centro «se convirtió en el refugio de jóvenes musulmanes radicales que llegaban a Londres, cuyo primer puerto era Finsbury Park y que ahí eran captados», según Scotland Yard.

En un registro realizado en 2003, en la mezquita se encontraron trajes de protección química, tres pistolas de aire comprimido, una máscara de gas, unas esposas y varios cuchillos grandes. Este material se utilizaba en campos de entrenamiento terrorista. También se hallaron un centenar de pasaportes y otros documentos de identidad.A raíz de una primera condena de Hamza, cuya figura es conocida en todo el mundo por el garfio que lleva en un brazo, se dieron a conocer diversas grabaciones de sus predicaciones, en las que fomentaba el odio racial e instigaba a la yihad. A sus sesiones llegaron a ir algunos de los terroristas más notorios, como Richard Reid, el del zapato-bomba, y Zacarías Moussaoui, implicado en el 11-S. Ambos estuvieron después en la mezquita de Brixton, a la que igualmente acudió uno de los terroristas suicidas del 7-J, cuando Hamza fue detenido y dejó sus funciones en Finsbury Park.

Veinte imanes bajo sospecha
Los grandes atentados de Al Qaida han hecho que las autoridades británicas hayan prestado más atención a lo que ocurre en las mezquitas, aunque diversos reportajes realizados por la prensa británica con ayuda de cámaras ocultas han puesto de manifiesto que los mensajes radicales continúan produciéndose. Scotland Yard cree que existen una veintena de imanes que protagonizan ese tipo de sermones, la mayoría nacidos fuera del país, sin conocimiento del inglés y sin especial simpatía por las costumbres británicas.

Fuente: www.abc.es
14/07/08

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

Esta noticia ha sido vista por 2039 personas.