Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Noticias

Martes, 18 de agosto de 2009

La Legión extranjera francesa instruye a un cuerpo de élite para frenar a Al Qaida en Somalia

El Ejército francés, con apoyo logístico de Estados Unidos, entrenará a un grupo de 500 somalíes en la base de Yibuti

 

En el regimiento 13 DBLE de la Legión extranjera la cantina de los cabos primeros es uno de los pocos refugios donde sus 600 miembros pueden ahogar la psicosis ante una llamada a combate. Un centro de terapia para fieles que, últimamente, se halla en un grado de excitación fuera de lo común. Motivos no faltan. En los próximos días, este destacamento acampado en Yibuti entrenará durante un mes a cerca de 500 somalíes destinados a convertirse en la guardia pretoriana del presidente, Sharif Cheij Ahmed, así como a combatir a las milicias islamistas de Al Shabab, la rama de Al Qaida en el Cuerno de África, según EE.UU.

Foto: ABC



Un futuro cuerpo de élite que, a pesar de lo que oficialmente ha trascendido, no estará compuesto sólo por militares, sino también por «civiles que se han ofrecido voluntarios» dada la situación desesperada que vive el país. «La Armada francesa (que realiza las guardias durante la noche) tiene orden de disparar a matar a todo el que huya de los barracones. Aquí la situación es de máxima alerta, así que no podemos permitir que entre los voluntarios se infiltre algún miembro de Al Shabab. Por ello, y ante la duda, desertar no es una opción», nos reconoce el cabo primero Tolofua.

«El problema es que muchos de los que vinieron -200 ya se encuentran en Yibuti y el resto llegarán en los próximas días- eran menores de entre 13 y 14 años. A buena parte les hemos mandado ya de vuelta, pero claro, es imposible saber con certeza la edad de cada uno de ellos», añade este cabo de origen tahitiano. Unos voluntarios «duros como rocas, pero que apenas saben disparar», que deberán soportar, en un desierto acordonado a las afueras de Yibuti, temperaturas superiores a los 48 grados.

«Convertirse en la élite de Somalia o morir en el intento», será el lema de su periodo de instrucción. Pero el interés de la institución en cubrir con un exceso de secretismo esta misión, demuestra que no nos encontramos ante una simple operación para adiestrar a inexpertos soldados somalíes.

El cabo primero Leroy nos anuncia quién es el otro invitado de excepción a la fiesta: «No pienses que esto es sólo una idea de la Legión extranjera para ayudar al Gobierno de Somalia, quien subvenciona el aprendizaje es Estados Unidos. Nosotros sólo ponemos el personal, pero son ellos los que han aportado toda la logística».

1993, EE.UU. contra Aidid
Una colaboración que no resultaría una excepción histórica. Según diversos analistas, en 1993, durante la campaña estadounidense para derrotar al general Mohamed Farrah Aidid, los servicios de inteligencia norteamericanos colaboraron de forma «ciertamente estrecha» en algunas misiones con la Legión extranjera. Que tanto en la década de los 90 como ahora, sea el 13 DBLE quien acampe en Yibuti, no parece una simple casualidad.

Y para el orgullo legionario, la ecuación está clara: Ante la negativa de la Administración Obama al envío de tropas a Somalia -el recuerdo de la «batalla de Mogadiscio», en la que 18 marines perdieron la vida, todavía está grabado en la memoria de los estadounidenses- «¿qué mejor forma que delegar en nosotros la formación de los destinados a estabilizar el país?», nos dice el cabo primero Popescu. «Somos el Ejército más preparado del mundo y por ello nos han elegido».

Pero al margen de este apoyo logístico y pese a que los 500 voluntarios no entrarán en combate hasta dentro de un mes, el asesoramiento militar parece que ya ha comenzado en territorio somalí. El pasado julio dos «consejeros franceses» -como han sido calificados desde El Elíseo- fueron secuestrados en Mogadiscio por miembros de Al Shabab. Los agentes colaboraban con el Gobierno federal de transición en materia de seguridad dado el incremento en el número de atentados contra las fuerzas del Estado. Unas detenciones que han permitido sacar a la luz la magnitud del operativo.

«Tanto ellos (los agentes franceses) como nosotros, formamos parte del mismo juego -nos reconoce el cabo Araya- Porque en una misma guerra necesitamos diferentes soldados para cada campo de batalla».

Fuente: ABC
02/08/09

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

Esta noticia ha sido vista por 2737 personas.