Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Noticias

Jueves, 29 de octubre de 2009

Los talibanes van ganando la guerra a Pakistán gracias al opio

 

Desde una moto y en plena hora punta, un general del Ejército de Pakistán fue asesinado a tiros en el centro de Islamabad, en el primer ataque selectivo de los talibanes, lo que hace pensar en una nueva táctica en su guerra contra los militares. Los disparos contra Moinudin Ahmed parecen ser la respuesta directa contra la ofensiva que llevan a cabo en estos momentos las Fuerzas Armadas en la región de Waziristán, fronteriza con Afganistán. El problema es que los militares paquistaníes tienen enfrente a un grupo con muchos millones de dólares en los bolsillos gracias al lucrativo negocio del narcotráfico, según un informe de la ONU.

Foto: La Gaceta

“La implicación directa de los talibanes en el comercio de opio les permite tener engrasada una maquinaria de guerra cada vez más compleja tecnológicamente y más extendida”, señala Antonio Maria Costa, líder de la Oficina para las Drogas y el Crimen de Naciones Unidas.

El 92% de la droga
Afganistán produce el 92% del opio del mundo y los beneficios van a parar en su mayoría a los grupos armados que están plantando cara a las tropas de la OTAN en el avispero afgano. En los últimos cuatro años, los talibanes habrían conseguido entre 450 y 600 millones de dólares. Asi que los talibanes “están profundamente implicados” en la producción, la protección de los campesinos y la exportación de la droga.

Teniendo en cuentas estas cifras, no es extraño que, pese a las numerosas bajas por la intensa operación que lleva a cabo el Ejército paquistaní en la frontera desde hace una semana, los talibanes sigan resistiendo y estén plantando cara a las tropas de Islamabad. Hasta el punto de que hay máxima alerta en el país ante el temor a una oleada de ataques en la capital y otras grandes ciudades como represalia.

En la mente de todos están los siete atentados en los últimos 18 días contra instalaciones clave de seguridad y del Gobierno. El último, un golpe el martes contra la Universidad Islámica Internacional en Islamabad que se saldó con seis muertos.

Los progresos en la lucha contra los talibanes y Al Qaeda en el feudo de Baitula Mehsud en las montañas son más bien escasos. Ayer, el Ejército paquistaní anunció que había llegado a un “entendimiento” con varios miembros de los talibanes paquistaníes por el que los militantes permanecerían “neutrales” en la actual ofensiva en Waziristán. Es decir, el Ejército tendrá acceso a su territorio a cambio de no bombardearles, lo que permitirá a los militares concentrarse en las facciones más duras.

Pero el dinero del opio —un mercado de 65.000 millones de dólares, según Naciones Unidas— no solamente financia a los integrantes del régimen que fue apartado del poder en el año 2001, sino también al terrorismo global. El informe publicado ayer asegura que unos 160 millones de dólares al año están disponibles para actividades terroristas.

“La frontera entre Afganistán y Pakistán se ha convertido en la mayor zona de libre comercio de cualquier cosa que sea ilegal: drogas, armas, equipos para la producción de bombas, dinero para el terrorismo, y personas”, afirma Antonio Maria Costa, líder de la Agencia para las Drogas y el Crimen de la ONU.

Con el problema añadido de que no hay avances en la lucha contra el narcotráfico en este área del mundo porque es un territorio sin ley.

Fuente: La Gaceta
23/10/09

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

Esta noticia ha sido vista por 1116 personas.