Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.

 

Revista de Prensa: Noticias

Miércoles, 9 de diciembre de 2009

Al Qaida lleva siempre a Mali a sus secuestrados para pedir un rescate

Los terroristas han obtenido grandes sumas de dinero por la liberación de ciudadanos occidentales. La zona donde actúan los «yihadistas» no tiene el control del Ejército

 

Los ciudadanos occidentales secuestrados durante 2008 y 2009 por Al Qaida para el Magreb Islámico (AQMI) en varios países africanos fueron liberados (tras el pago de rescates en dinero o la puesta en libertad de presos islamistas) en Mali, en cuya zona norte tiene sus bases este grupo terrorista.

Foto: La Razón

Los expertos consideran que, de confirmase la autoría de AQMI en el caso del secuestro de los tres ciudadanos españoles interceptados en Mauritania, Albert Vilalta, Roque Pascual y Alicia Gámez, es prácticamente seguro que terminen en Mali (si es que los terroristas no han conseguido aún cruzar la frontera) desde donde iniciarían las negociaciones.

Campos de entrenamiento

En la zona están también los campos de entrenamiento de AQMI, donde son formados los futuros terroristas y los que van a «inmolarse». Estos individuos son reclutados no sólo en Argelia, país en el que la banda terrorista centra la mayor parte de sus ataques, sino en otros estados, como Mauritania. Mauritano era el suicida que el pasado verano atentó contra la Embajada de Francia en Nuakchot, con la intención de asesinar a varios gendarmes, lo que no logró.

La transformación del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC) argelino en AQMI, tras unas serie de contactos en los que participaron el actual cabecilla de la banda, Abdelmalek Droukdel, alias Abu Musad Abdelwadoud, con el jefe de Al Qaida en Irak, Abu Musab al Zarqaui (fallecido en junio de 2007 en un enfrentamiento con las tropas de Estados Unidos), supuso la asunción de los argelinos de los métodos del grupo que lidera Osama Ben Laden. Los beneficios, según reconocen los expertos, han sido evidentes para AQMI, tanto en el terreno propagandístico como en el económico.

Cambio de estrategia

Los terroristas del Magreb cambiaron la estrategia que hasta entonces habían seguido el GSPC y adoptaron la de Al Qaida. El propio Abu Musab Abdelwadoud, (estudió matemáticas en la universidad de Argel y está considerado como un peligroso fanático, además de un ególatra), anunció las razones de dicho cambio de planes: la necesidad de expandir e internacionalizar la actividad criminal  que el GSPC  desarrollaba desde una perspectiva local y nacional.
Bajo la bandera de Al Qaida, AQMI nacía con una vocación regional (el norte de África)  sin olvidar a occidente, en especial a Europa y, dentro del Continente, España y Francia. Como es habitual, los intereses estadounidenses eran, en cualquier caso,  objetivo prioritario. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha advertido en varias ocasiones del peligro de  AQMI que, recientemente, dio a su «aparato de propaganda» el nombre de «Fundación Al Andalus».

Fuente de financiación

La fuente de financiación de la banda «yihadista» son los rescates que obtienen tras la liberación de ciudadanos occidentales que interceptan en su zona de actuación. Al final, todos terminan en Mali, desde donde se realizan las negociaciones.

En febrero de 2008, AQMI secuestro en Túnez a dos ciudadanos austriacos, que fueron liberados en octubre en Mali. La historia se repitió, en este caso en Níger: dos diplomáticos canadienses fueron capturados en ese país y liberados, ya en 2009, en Mali.

En enero de este año, y en la frontera entre las dos naciones, fueron secuestrados cuatro turistas europeos. Tres de ellos, tras el supuesto pago de ciertas cantidades de dinero y la excarcelación de dos presos islamistas (que estaban en centros penitenciarios de Mali), obtuvieron la libertad, también en territorio malí.

El cuarto, un ciudadano inglés, fue asesinado, según anunció AQMI, al no ceder las autoridades de Londres a excarcelar al emir Abou Qutada, referente del «yihadismo» argelino, y a entregar diez millones de euros.

La zona de Mali donde opera  AQMI no tiene el suficiente control del Ejército de este país. Hay un hecho que ilustra la libertad y movilidad con que actúan los «yihasdistas».

Militar asesinado

El 10 de junio fue asesinado en Tombuctú el teniente coronel de los servicios secretos de Mali, Ould Bou, de 37 años. Tres individuos con turbantes y armados con fusiles Kalachnikov entraron en su casa, situada en el barrio residencial de Abdaradjou, y acabaron con su vida. A unos centenares de metros hay un campamento militar pero los terroristas no tuvieron problemas para huir. Más recientemente, un Boeing  707 aterrizó en pleno desierto cargado con varios toneladas de cocaína. Los traficantes desaparecieron con la droga. El aparato no pudo despegar y quedó como testigo del descontrol y de la ineficacia de la seguridad malí.

Argelia da su versión

Argelia es el país que más sufre las acciones de AQMI, con decenas de personas asesinadas. La entrega de dinero a los terroristas es rechazada de forma tajante. Un periódico de este país, «El Jabar», publicó ayer una noticia según la cual fue la presión del Gobierno español la que provocó que el Ejército mauritano abortara una operación de rescate de los tres españoles, localizados a unos 500 kilómetros al este de Nuakchot. Los militares se pusieron en contacto por radio con los terroristas, que les aseguraron que cualquier tentativa de uso de la fuerza tendría como consecuencia inmediata la ejecución de los rehenes. Al final, lograron escapar y, según Argelia, es difícil que ya hayan llegado a Mali.

Fuente:La Razón
(08/12/09)

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

Esta noticia ha sido vista por 1038 personas.