Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.

 

Revista de Prensa: Noticias

Lunes, 14 de diciembre de 2009

Guarderías al servicio de Ben Laden

La Policía británica investiga el adoctrinamiento de niños a partir de 4 años. Los jardines de infancia pueden ser un semillero de radicales islámicos. La polémica está servida en Reino Unido.

 

La identificación de grupos susceptibles de ser radicalizados por extremistas constituye una de las obsesiones de la Policía de Reino Unido. Los colegios y las mezquitas siempre han sido los focos de atención, pero lo que se desconocía es que las guarderías han empezado también a ser investigadas por los agentes. El lavado del cerebro puede empezar a edades tan tempranas como los cuatro años. Esto al menos es lo que se desprende de un e-mail escrito por un sargento de West-Midland, un condado del centro de Inglaterra.

Foto: La Razón

El correo, que ha llegado a la redacción del rotativo «The Times», está dirigido a grupos de la comunidad: «Espero que me informe sobre las personas que piense que pueden ser radicalizadas, independientemente de su edad. La evidencia sugiere que los extremistas pueden empezar a influir en niños a partir de los cuatro años».
 
El texto, en principio, intentaba calmar los temores de un centro comunitario pero ha logrado el efecto contrario. La posibilidad de que los niños del jardín de infancia puedan estar en contacto con esta realidad ha puesto los pelos de punta a la sociedad británica. El correo no ha hecho más que dividir aún más a las diferentes comunidades de las islas.

La oposición ha puesto el grito en el cielo. El portavoz de Interior del Partido Conservador, Chris Grayling, aseguró que este tipo de actuaciones sólo lograrán aislar aún más a la gente, y Chris Huhne, del Partido Liberal Demócrata, matizó que se trataba de una «absurda pérdida de tiempo».

Norman Bettison, jefe de la Policía de West Yorkshire, aseguró que no había ningún ejemplo, a nivel nacional, de este tipo de misiones. «Esa es la edad para aprender sobre “Stranger Danger” y “El Club de Tufty” (programas infantiles británicos)», matizó.

El Ministerio del Interior no quiso pronunciarse al respecto y se limitó a decir que un niño de siete años se ha convertido en el individuo de menor edad de un programa que incluye a 228 personas y pretende prevenir la radicalización. Más del 90% de los identificados que participan en el proyecto tiene entre 15 y 24 años. La mayoría son musulmanes.

Las voces más críticas con este tipo de medidas cada vez se escuchan con más fuerza. Para diferentes asociaciones, estos programas –financiados con los 3.500 millones de libras anuales del presupuesto de seguridad– no hacen otra cosa que estigmatizar a las comunidades y animar a los musulmanes a espiarse entre ellos.

El portavoz del Instituto para las Relaciones Raciales, Arun Kundnani, se puso en contacto con la Policía de West Midland y ésta le hizo saber que, efectivamente, los agentes habían visitado guarderías escolares. «Le parecía normal. El responsable del e-mail me dijo que no era sólo él o su unidad los que lo estaba haciendo», afirmó. Según Kundnani, las fuerzas del orden temen que los niños puedan hacer dibujos de bombas o decir que creen en un estado islámico. «Parece que se pide a los maestros de las guarderías del área que observen señales de radicalización», señaló. 

«¿A quién quieres tú?»
 
No es ésta la primera vez que la posible radicalización de menores ocupa el debate en Reino Unido. En los últimos años se han dado varios casos que evidencian los temores de los agentes. En la zona de Birmingham, por ejemplo, un terrorista fue capturado y en su domicilio se encontraron varias cintas de vídeo donde aleccionaba a su hijo de tan sólo cinco años con teorías extremistas. Otro de los casos más conocidos fue el de Parviz Khan. El terrorista fue encarcelado por conspirar, secuestrar y degollar a un soldado británico y se escuchó cómo amenazaba a un niño con darle una paliza si no respondía a unas preguntas correctamente. «¿A quién quieres tú?», decía al muchacho. «Me encanta el jeque Osama Ben Laden», tenía que responder el pequeño.

 

Fuente: La Razón
13/12/09

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

Suplemento Temático: Formación y Seguridad

Esta noticia ha sido vista por 1278 personas.