Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Noticias

Viernes, 4 de junio de 2010

Obama destierra la "guerra contra el terror" y la doctrina preventiva de Bush

 

Experto relacionado: National Security Strategy of the United States of America, by Barack Obama

La Administración Obama publicó ayer su primera estrategia de seguridad nacional, jalonada a lo largo de su medio centenar de páginas por cambios radicales con respecto a los principios adoptados por el presidente Bush tras la ofensiva terrorista del 11-S. De acuerdo a este nuevo guión estratégico para Estados Unidos, los intereses americanos en el mundo deben defenderse con una combinación de multilateralismo, disciplina económica, diplomacia activa y superioridad militar.

El documento -exigido por ley desde 1986 a cada ocupante de la Casa Blanca- admite que Estados Unidos no puede en solitario «con las cargas de un joven siglo». Y por ello se insiste en buscar respaldo más allá de los aliados tradicionales, estableciendo vínculos de cooperación con poderes emergentes como China o la India. Objetivo que contrasta con la insistencia de la Administración Bush de no tolerar la rivalidad de otras súper-potencias.

Disciplina fiscal

La declaración formal destaca la precaria situación económica de Estados Unidos, con el consiguiente impacto negativo en su prestigio internacional. Hasta el punto de incluirse el crecimiento económico y la contención del déficit público como prioridades destacadas: «En el centro de nuestros esfuerzos se encuentra un compromiso para renovar nuestra economía, que sirve como fuente del poder americano».

La nueva estrategia ignora cuestiones tan polémicas como la doctrina de guerra preventiva asumida por la Administración Bush. El documento refleja el deseo de encontrar soluciones diplomáticas a los grandes retos existentes en la arena internacional, relegando a un segundo plano la opción del uso de la fuerza militar. Con referencias a seguir intentado conectar y negociar con «naciones hostiles».

Multilateralismo

El plan del presidente Obama renueva el compromiso de mantener la superioridad militar del Pentágono pero se distancia claramente de opciones como la invasión de Irak ordenada por el presidente en el 2003. A pesar de reconocer las limitaciones existentes en el entramado de instituciones internacionales, el documento rechaza acciones unilaterales y considera que ignorar al resto del mundo es un lujo que Washington no se puede permitir.

La declaración de principios estratégicos de Obama también se olvida del concepto genérico de «guerra contra el terror» utilizado por la Administración Bush. En su lugar, se identifica como principal enemigo de Estados Unidos a la amenaza terrorista planteada por Al Qaida. El documento reitera el objetivo de «interferir, desmantelar y derrotar» la red terrorista encabezada por Osama Bin Laden. Pero dentro de una lucha con respeto a los derechos humanos. El texto reitera el deseo de cerrar la prisión extrajudicial de Guantánamo pero sin ofrecer plazos o detalles.

Entre las prioridades de la nueva doctrina también se destaca combatir la amenaza del terrorismo producido dentro de Estados Unidos. En este sentido, la Casa Blanca insiste en que el enemigo no es el terrorismo o el terror. Ya que el terrorismo no es más que una táctica y el terror, un estado mental. A juicio de la Administración Obama, «el peligro más grave para el pueblo americano y la seguridad global proviene de armas de destrucción masiva, particularmente armas nucleares».
 
 
 

Fuente: ABC
28/05/10

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

Esta noticia ha sido vista por 1166 personas.