Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.

 

Revista de Prensa: Noticias

Viernes, 8 de octubre de 2010

Sostén de emergencia

Una científica ucraniana inventa un sujetador convertible en mascarilla contra sustancias tóxicas

 

«Damas y caballeros, ¿acaso no es maravilloso que las mujeres tengamos dos pechos en vez de uno? Así no sólo podemos salvar nuestra propia vida sino también la del hombre que elijamos». Con un par de... senos, la científica ucraniana Elena Bodnar defendía hace poco más de un año su sostén de emergencias en la gala de los infames premios Ig Nobel, algo así como los Razzie del cine, donde recogió el galardón en la categoría de Salud Pública.


Elena Budnar muestra el sujetador-mascarilla,
que en 2009 ganó el poco reputado Ig Nobel

Lo curioso del caso es que su vilipendiado 'brassière', cuya crucial misión es convertir cada una de sus copas en una máscara de seguridad contra sustancias tóxicas, se ha cobrado su revancha esta misma semana. Con un par de... eso mismo, el estrambótico invento se empezó a comercializar el martes en el museo MIT (Massachusetts Institute of Technologies), en Cambridge, así como en su propio sitio web, www.ebbra.com.

De esta forma, la científica ucraniana ha querido tapar la boca de quienes osaron tomarse con poca seriedad su sideral invento, que ella propuso al mundo como parte de su trabajo en el trMRI, una institución que busca el desarrollo de nuevas tecnologías contra situaciones límite. La prenda, disponible en un sexy rojo eléctrico y en diferentes modelos -todos, eso sí, igual de capacitados para hacer frente a emergencias catastróficas-, cuesta 30 dólares, unos 22 euros, y funciona bajo parámetros directamente proporcionales a su utilidad.

En caso de emergencia, pues, basta con soltarse el sostén -para facilitar la labor se abrocha y desabrocha por la parte delantera-, desprender las copas y atarlas en el cogote. Entonces, y sólo entonces, podrán respirar tranquilos. O amamantar tranquilas.

Porque el singular 'bra' es tan fácil de quitar que se antoja también imprescindible para madres lactantes. Por eso se ofrece en una amplia variedad de tallas. Aunque en caso de emergencia el tamaño poco importe...

El sujetador que en su día revolucionó la moda interior facilitando mejorar la fisonomía femenina en el caso de 'poca delantera', ahora se convierte en un elemento preventivo.

 

 

Fuente: El Diario Montañés
30/09/10

Suplemento Temático: Nuevas Tecnologías aplicadas a la Seguridad

Esta noticia ha sido vista por 519 personas.