Ver Suplemento Temático...


Gestión y Protección del Conocimiento.

 

Revista de Prensa: Noticias

Jueves, 21 de octubre de 2010

Guerra de patentes por el móvil

Los principales fabricantes se enzarzan en pleitos cruzados en los tribunales

 

Si tú me atacas, yo más. La batalla por el lucrativo mercado del móvil se libra en las tiendas y en los tribunales. El cruce de litigios por patentes entre los principales fabricantes de teléfonos, empresas de software y hasta de procesadores parece no tener fin desde que Nokia y Apple se acusaron mutuamente del empleo ilícito de tecnologías propias hace ahora un año.

El último en apuntarse al carro ha sido Motorola, que acusa a la compañía de Steve Jobs de infringir 18 de sus invenciones en el reproductor multimedia iPod Touch, el teléfono iPhone, la tableta iPad y algunos de los ordenadores Macintosh, como la tecnología de las antenas, de detección de proximidad, gestión de aplicaciones o geolocalización.


Piezas de un móvil

Motorola ya había sido acusada por Nokia y Research in Motion -fabricante de los terminales BlackBerry- de violar varias de sus patentes cuando fue demandada la semana pasada por su antiguo socio en este negocio, Microsoft, por infringir nueve de su titularidad con los nuevos terminales Motorola, que funcionan con Android.

Esta plataforma abierta, que ya tiene más del 15% de cuota de mercado de los smartphones, también está en el centro de una batalla legal entre el fabricante de software Oracle y Google, que rechazó ayer la acusación de violación de propiedad industrial. Mientras, Apple hace lo propio contra el taiwanés HTC, que apuesta también por el sistema operativo para móviles de Google, Android.

En este monumental cruce de pleitos, Nokia se lleva la palma: ha demandado a otras siete compañías -Qualcomm, Motorola, LG, Hitachi. Sharp, Toshiba y Samsung-, seguido de la multinacional fotográfica Kodak, que se querella con otras cinco empresas por sus patentes de imagen digital.

Normalmente, dos compañías intercambian invenciones para explotar patentes que son propiedad de la otra. Son las licencias cruzadas y han permitido, por ejemplo, que no solo los coinventores del CD, Sony y Philips, hayan comercializado este soporte de almacenamiento óptico en el mundo. Todas estas compañías, con grandes carteras de patentes, solo recurren a los tribunales si la negociación inicial de licencias con la empresa infractora no ha salido del todo bien.

La situación actual es extraña, porque unas empresas se necesitan a otras. Sin embargo, este sector se está transformando de forma tan radical que los antaño líderes pierden cuota de mercado a marchas forzadas mientras dos advenedizos, Google y Apple, compiten por llevarse el gato al agua.

"Hace mucho daño perder en poco tiempo la posición en el mercado que habías conseguido con años de trabajo. Si quieres mantener tu posición y tu imagen, y evitar perder cuota de mercado en favor de plataformas como Android o el sistema operativo de Apple para móviles, y consideras que usan tecnología que tienes patentada... la única solución que te queda es empezar una guerra en los tribunales para frenar a tus competidores", explica Carles Comes, especialista en patentes de la firma barcelonesa ZBM Patents.

Por otro lado, prosigue Comes, "probablemente hasta ahora estas compañías han licenciado las patentes menos importantes, que protegen características básicas, mientras se guardan las de sus invenciones estrella, que les permiten diferenciarse del resto en esta guerra de bandos enfrentados, en los que unos batallan contra Android y otros contra iPhone". Solo falta el asalto final entre estos dos nuevos titanes, que todavía no se han demandado mutuamente. Aunque algunas demandas contra fabricantes que usan Android se interpretan como un ataque indirecto a Google. Al final, todo es cuestión de dinero. Aunque son pocos céntimos por terminal, es una fortuna por el volumen de móviles vendido en el mundo.

 

Fuente: El País
08/10/10

Suplemento Temático: Los nuevos retos del Director de Seguridad

Esta noticia ha sido vista por 831 personas.