Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
 

Revista de Prensa: Noticias

Lunes, 17 de enero de 2011

Renault resucita el espionaje industrial

La posible participación en el caso de intermediarios asiáticos no sería nueva en la pugna empresarial.

 

Los casos de espionaje industrial vuelven a estar sobre el tapete tras desvelarse el affaire Renault, en el que aparecen ingredientes recurrentes, como la industria del motor y la posible pista china. El escándalo, que se conoció el pasado jueves, ha supuesto la suspensión de empleo y sueldo a tres altos directivos de Renault, acusados de vender datos secretos sobre el desarrollo de su vehículo eléctrico.

Ayer, el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, ordenó a los servicios de inteligencia investigar el caso, que, según algunas fuentes, podría estar vinculado con alguna empresa china o intermediario del país asiático. El Estado francés posee el 15% de Renault. Junto con la polémica del fabricante galo, éstos son algunos de los casos más sonados de espionaje industrial a nivel mundial conocidos en las últimas décadas:

‘Superlópez’ y GM

A comienzos de los noventa del siglo pasado, se produjo uno de los casos que más ha dado que hablar y durante más tiempo. Protagonizado por el ejecutivo español José Ignacio López de Arriortúa, conocido como Superlópez, el directivo fue acusado por General Motors, años después de ser fichado por Volkswagen (VW), de apoderarse ilícitamente de documentos de la compañía y de revelar secretos a la firma alemana. Tras años de demandas y litigios, los grupos firmaron un acuerdo en 1997 por el que VW pagaría 100 millones de dólares (77 millones de euros) a GM y le compraría repuestos por 1.000 millones.

Boeing y la guerra del aire

La fuerte rivalidad en el sector aeronáutico desembocó en una multa de EEUU de 615 millones de dólares a Boeing en 2006 por varios casos de espionaje que afectaron a la europea Airbus y la norteamericana Lockheed Martin. El escándalo se cobró la cabeza del presidente de Boeing, Phil Condit, a finales de 2003.

Valeo y la becaria oriental

En 2005, la joven becaria china Li Li, de 22 años, que hacía prácticas en el fabricante galo de componentes de automoción Valeo, fue detenida por la policía francesa al encontrar en su casa disquetes con información confidencial de la empresa y datos sobre diseños de automóviles que todavía no estaban en el mercado.

Kia y la pista china

En 2007, cinco empleados de Kia Motors (Hyundai) fueron detenidos por vender información secreta a la industria china, en contra de los fabricantes de Corea del Sur.

SAP ‘versus’ Oracle

El sector tecnológico está inmerso, desde hace años, en una guerra sin cuartel por supuestas vulneraciones de patentes. La mayor sanción hasta ahora se la llevó, hace dos meses, la alemana SAP, que deberá pagar 960 millones de euros a la estadounidense Oracle por haber descargado ilegalmente software e información de la página web de su rival. Diez años antes, Oracle se vio envuelta en un escándalo por contratar a detectives o sobornar a personal de limpieza para buscar información secreta que Microsoft tiraba a la basura.

McLaren y la Fórmula 1

La Federación Internacional de Automovilismo sancionó en 2007 a la escudería McLaren con 100 millones de dólares y la retirada de todos los puntos en el campeonato del mundo de constructores por haber espiado a Ferrari.

Un chispazo en Coca-Cola

Un ex empleado de Coca-Cola fue condenado en 2007 a ocho años de cárcel por tratar de vender información secreta a su eterno rival, Pepsi.

P&G y el papel higiénico

En 2002, el grupo estadounidense demandó a la papelera Georgia-Pacific por fichar a un empleado que conocía los secretos de la producción de papel higiénico de P&G.

GSK contra Novartis

El grupo suizo Novartis aceptó pagar diversos royalties a su rival por un caso de espionaje del fármaco Augmentine, fabricado por GSK.

Casos en España

En el año 2000, los hermanos Domínguez, propietarios de la textil STL, acusaron de espionaje a la diseñadora Purificación García. Por otro lado, un juez desestimó en 2002 una querella de Cervezas Alhambra contra Heineken por presunto espionaje.


Experto relacionado: Espionaje industrial en Renault: la necesidad de la Contrainteligencia Competitiva  (11/01/2011)

Fuente: Expansión
09/01/11

Suplemento Temático: Los nuevos retos del Director de Seguridad

Esta noticia ha sido vista por 1114 personas.