Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Noticias

Viernes, 21 de enero de 2011

La miss que cambió su banda por un fusil

La modelo Katrina Hodge vuelve a Afganistán

 


La ex Miss Inglaterra, Katrina Hodge

Nadie habría pensado que tras un año de glamour, Katrina Hodge, de 24 años, volvería al campo de batalla. Durante los últimos meses, su única preocupación fue la de estar perfecta. Los zapatos tenían que ser del mismo tono que el bolso, el maquillaje debía ser adecuado para cada cena de gala y las uñas no podían defraudar en las ampliaciones de las fotos. Sin embargo, la cabo del Ejército británico se ha vuelto a enfundar las botas para los entrenamientos de su próximo destino: Afganistán. Su reinado como Miss Inglaterra ha terminado y ahora toca volver a la rutina.

Cuando consiguió el título en 2009, su historia ocupó las páginas de toda la prensa británica. El hecho de cambiar Basora por los posados en ropa interior tenía su morbo. The Sun se frotó las manos a la espera de episodios turbulentos, pero Hodge demostró que tenía la cabeza muy bien amueblada. No entró a contar interioridades de vestuarios ni tampoco especificó nunca si había llegado a matar a alguien durante su misión en Iraq. Era prudente y el apodo de “Combat Barbie” (Barbie de combate) tan sólo sirvió para los primeros titulares.

 

Quizá sea en abril cuando entre más en detalles con la presentación del libro que ha escrito desgranando sus vivencias, titulado Del combate a la pasarela, con su foto vestida de uniforme como portada. Los pequeños adelantos van revelando alguna que otra anécdota. Por ejemplo, mucha gente de su entorno nunca creyó que pudiera conseguir nada en el mundo de la moda, pero su tozudez la llevó a ensayar todas las noches con libros sobre la cabeza.

 

A priori, la organización de Miss Inglaterra no debería temer por la publicación. Durante todo su reinado, la joven no ha protagonizado ningún escándalo y la única sorpresa fue la de su boda. Pero, al fin y al cabo, entró al certamen como soltera y con su nuevo estado civil no rompió luego ninguna norma.

 

El enlace no fue un arrebato. Hodge y su pareja, el también soldado Neil Simpson, lo tenían pensado desde hace tiempo, pero su repentino viaje para el certamen de Miss Mundo cambió sus planes. No estaba en su agenda, porque la corona le llegó de rebote.

 

En principio, el título lo ganó Rachel Christie, atleta y sobrina del también deportista Linford Christie. Se trataba de la primera mujer negra en convertirse en reina de la belleza inglesa, pero el sueño duró poco. Tras una pelea en una discoteca con Miss Manchester, Sara Beverly Jones, tuvo que renunciar a su banda.

 

Hodge tan sólo tuvo un día para preparar su maleta y defender su candidatura en Sudáfrica. En unas horas, se compró todos los vestidos de su talla que encontró por las tiendas, cogió prestados otros de gala de Miss Inglaterra del año anterior y se metió en el avión. No consiguió ser Miss Mundo, pero la experiencia fue inolvidable. Sobre todo por las preguntas más indiscretas de sus compañeros que no podían creer que tras las pestañas postizas estuviera una auténtica soldado.

 

La boda tuvo que esperar, pero tras los papeles de rigor en el registro de Brighton, la pareja celebró una ceremonia íntima el pasado mes de junio en Sri Lanka donde disfrutaron luego de la luna de miel.

 

Fue en septiembre cuando Hodge regresó definitivamente a su puesto. Muchos quedaron extrañados por su regreso. Cuando consiguió el título aseguró que su destino ideal sería uno “con playa y muchas tiendas” y Afganistán no es que se adecuara mucho a la definición.

 

Pero la soldado siempre supo diferenciar papeles. Cuando está en el ejército dice que no se maquilla y ni tampoco lleva “tangas de seda”. “Soy muy profesional. Me gusta separar roles”.

 


Declaró que fue un shock regresar a la milicia

 

Una miss en Iraq

 

Bien es cierto, que cuando llegó por primera vez a su base, la impresión que dio fue otra. Cargada de maletas rosas sus compañeros la miraron de arriba abajo. Pero pronto se ganó su respeto. Ingresó en el ejército con sólo 17 años siguiendo los pasos de su hermano y con 18 fue una de las diez mujeres enviadas a primera línea de combate en la misión de Iraq con el regimiento de Royal Anglians.

 

Fue allí donde se ganó el apodo de Combat Barbie. Su vehículo sufrió un accidente y dio tres vueltas de campana. Un iraquí aprovechó para quitarles las armas y, sin pensarlo, logró inmovilizarle salvando la vida de sus compañeros. Su coraje le valió una condecoración y decenas de reportajes luego en la prensa como heroína, pero ahora regresa al anonimato.

 

La vuelta no ha sido fácil. “Es un cambio de vida pasar de que te peinen y te maquillen cada día a vestir de uniforme y tener que llevar el pelo recogido. Haber pasado el último año en hoteles increíbles en todo el mundo y volver de golpe a esto es desde luego un shock cultural”, explica. El destino de Afganistán tampoco es una cosa que le entusiasme, pero sabe que forma parte de su trabajo. Aunque siempre le quedará la ilusión de ponerse de nuevo unos tacones. Al menos para la presentación de su libro, volverá a sus pestañas postizas.


Noticias relacionadas:
Míster España 2010: Alberto García, el Míster militar (03/12/2010)
Militar, musulmana y modelo: Miss Ceuta pasa del Ramadán a Miss España (24/09/2010)

 

Fuente: El Confidencial
15/01/11

Suplemento Temático: Mujer y Seguridad

Esta noticia ha sido vista por 615 personas.