Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
 

Revista de Prensa: Noticias

Martes, 19 de abril de 2011

“Luchar contra la corrupción eleva la competitividad de las empresas”

La lucha empresarial contra la corrupción ha vivido un cambio de escenario jurídico. Los primeros pasos se dieron en Estados Unidos en 1977, tras el escándalo que protagonizó Lockheed Aircraft Corporation.

 

Este gigante de la Defensa pagó comisiones irregulares en diversos países para vender sus aviones de combate. Cuando se destapó el caso, el presidente Jimmy Carter tipificó como delito el soborno de funcionarios en el extranjero.

Varias décadas después, una convención de la OCDE (1999) y el convenio de la ONU contra la corrupción (2005) han transformado el panorama legal. De hecho, la reforma del Código Penal en España obliga a las compañías a adoptar medidas de prevención de delitos, para que puedan así ser exoneradas ante posibles pleitos.

Política de alianzas

Con este escenario como telón de fondo, Pedro Montoya, el Chief Ethics & Compliance Officer (CECO) del consorcio aeroespacial EADS (traducido como director de buenas prácticas), afirma contundente: “No sólo hay que erradicar la corrupción porque sea delito, sino para favorecer una posición competitiva que se base exclusivamente en la superioridad de nuestros productos. Y para ello, es fundamental poner el foco en tus socios”.

El directivo advierte de que “los intermediarios de una compañía en distintos mercados pueden ser la tapadera excelente para el pago de cantidades irregulares”, y añade: “La gran fuerza del programa que ha puesto en marcha EADS se basa en una óptima identificación de estos intermediarios”. Bajo esta premisa, quienes quieran trabajar con esta multinacional “deben ser objeto de una due diligence (auditoría)que constate su calidad ética; que verifique que están domiciliados en el país donde prestan servicios (y no en un paraíso fiscal);y que cumplan buenas prácticas comerciales”. También remarca que “todo esto no sólo contribuye a racionalizar los gastos comerciales, sino que eleva la calidad de tus socios, lo que constituye un factor de competitividad”.

En cualquier caso, “este esfuerzo tiene más sentido si se logra involucrar a todo el sector”. Bajo esta premisa, EADS ha contribuido a la redacción de los Common Industry Standards de la Asociación Europea de Defensa, así como un acuerdo global de ética en los negocios, que suscribieron la patronal europea y norteamericana.

En paralelo, EADS ha creado un programa para prevenir la corrupción en el seno del propio grupo, que incluye una línea abierta para que los empleados puedan denunciar, de forma anónima, procedimientos delictivos.

“En Europa hay una gran resistencia a este tipo de medidas, ya que se identifica con la delación y el chivatazo”. Esto hace que “el sistema no esté siendo utilizado, pero hay que insistir para que los empleados acudan a él”. Además, tiene un carácter disuasorio. “¿Cuántas personas se abstendrán de tener comportamientos irregulares por miedo a ser denunciados? Es difícil medir, pero tendrá efecto”.

Otro frente abierto es la lucha contra el tráfico de influencias. “Hemos regulado claramente nuestra política de financiación de partidos, y creo que los grupos de presión deben actuar con una gran transparencia”.

Regulación

Pone como modelo a Estados Unidos. “La regulación del lobby norteamericano es un ejemplo para Europa”. De hecho, tras la pugna de EADS y Boeing por el megacontrato de los aviones cisterna para la Fuerza Aérea de EEUU (valorado en 28.000 millones de euros), ambos han publicado el dinero destinado a campañas de lobby (tres millones en el caso de la firma europea y doce en el de la norteamericana). Montoya cree que los departamentos independientes de compliance ganan cada vez más fuerza en las multinacionales. “Pero no debe ser una lucha exclusiva de grandes compañías, sino también de pymes”. Aunque tengan menos medios, recomienda que “se establezcan normas claras de ética y que conozcan sus departamentos comerciales y sus socios”.

 

Fuente: Expansión
10/04/11

Suplemento Temático: Los nuevos retos del Director de Seguridad

Esta noticia ha sido vista por 922 personas.