Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Noticias

Miércoles, 20 de abril de 2011

El Gobierno parchea la reforma de la enseñanza militar después de seis meses

Aboga por introducir en la normativa un periodo de “orientación y adaptación”. Defensa pretende así frenar las bajas masivas de cadetes en la Academia de Zaragoza.

 

El Ministerio de Defensa ha empezado a poner parches a la reforma de la enseñanza militar cuando se cumple el segundo trimestre de su puesta en práctica. Para paliar el problema de las bajas masivas de cadetes de primer curso en la Academia General Militar de Zaragoza (un 22% antes de Navidad) se establece un nuevo sistema de repesca de aspirantes eliminados en primera instancia y se crea un plazo de prueba de “orientación y adaptación a la vida militar” en el arranque del curso. 


La ministra Chacón y el JEMAD, ayer en el
Estado Mayor de la Defensa

El Gobierno ha tenido que recurrir este mes de marzo a aprobar una reforma en marcha, sobre la reforma diseñada hace sólo un año, con el fin de evitar que las promociones de oficiales del Ejército que salgan de la Academia con el nuevo sistema de selección y plan de estudios sean las más cortas de su historia. Es un reconocimiento de errores en toda regla. Al suprimir la tradicional oposición de acceso, Defensa dobló el número de aspirantes a cadetes, pues ofrecía la doble titulación civil y militar y seguía en la selección al exclusivo criterio de la nota de selectividad, como cualquier universidad, más las pruebas físicas que sí son específicas de los centros castrenses. El problema se plenteó nada más empezar el primer curso: 30 cadetes no pasaron de octubre y antes de que llegara diciembre 65 en total habían abandonado. Adujeron falta de vocación o desconocimiento previo de loq eu les esperaba en Zaragoza. No superaron el periodo básico de instrucción miltair, el clásico campamento.

 

Defensa admite ahora que de alguna forma habrá que contar con una demostración previa de vocación y espíritu de sacrificio de los aspirantes para hacer cálculos reales sobre el número de oficiales con que podrán contar al final de la carrera. Además, no quiere que se pierdan las plazas ni dejar fuera a los jóvenes más capacitados para la carrera castrense aunque no lleguen al sobresaliente en las materias más técnicas durante el bachillerato.

 

Con ese objetivo, la reforma del “reglamento de ingreso y promoción y de ordenación de la enseñanza de formación de las Fuerzas Armadas” que se ha publicado en el BOE incluye un capítulo según el cual cada academia militar tendrá una “relación complementaria” de los aspirantes que sigan a los propuestos para el ingreso con el fin de cubrir por orden las bajas que se produzcan en el arranque del curso. También se establece en la citada reforma que en los distintos planes de estudios se creará un periodo llamado de “orientación y adaptación a la vida militar” durante el que se podrá sustituir a los jóvenes sin vocación o despistados que decidan marcharse por aquellos que les seguían en la lista de aspirantes.

 

En el decreto, Defensa define la fase de “instrucción y adiestramiento” como “conjunto de ejercicios de carácter eminentemente práctico conducentes a completar la formación militar relacionada con cada cuerpo, escala y especialidad” e incluye en esa etapa el nuevo periodo de “orientación adaptación a la vida militar” en el que podrán cubrir las bajas.

 

Recurso

 

De momento, los cambios entrarán en vigor para evitar en el arranque del próximo curso que se reproduzcan los problemas del actual. Al departamento de Defensa le queda ahora el recurso de completar la primera promoción de la reforma con un ingreso extra de aspirantes a oficial del cupo correspondiente a los titulados superiores que se incorporan a las Fuerzas Armadas en el último ciclo de formación para cubrir las funciones y destinos más técnicos.



 

 

Fuente: La Gaceta
06/04/11

Suplemento Temático: Formación y Seguridad

Esta noticia ha sido vista por 1098 personas.