Ver Suplemento Temático de Seguridad Portuaria...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
 

Revista de Prensa: Noticias

Lunes, 23 de mayo de 2011

Yerno o jefe de seguridad

Acusaciones y defensa difieren sobre si el imputado era el director de vigilancia de la familia Tous. Corominas tenía licencia de arma y, según declaró, cursó estudios especializados

 

La fiscala Teresa Duerto lo tiene claro: Lluís Corominas, de 40 años, era el director de los servicios de seguridad de las joyerías Tous y actuó como tal cuando un vigilante de la urbanización donde está la vivienda familiar en Sant Fruitós de Bages le alertó de que unos intrusos habían entrado en el jardín de la casa. En su primer alegato ante el jurado pretendió dejar clara esta situación y que el acusado es «el autor de la muerte violenta» del asaltante albanokosovar. «Lo que dilucidamos en este juicio es cómo se produjeron los disparos y en qué circunstancias». Siguió arremetiendo Duerto: Corominas quería acabar con la vida de Sinani Garmend o al menos era consciente de las altas probabilidades de que sus disparos le mataran. Y todo actuando con superioridad ante una persona que «estaba desarmada» y no se pudo defender. «No actuó en legítima defensa, ni estaba atemorizado», dijo la acusación pública.

Asustado

Una de las claves es si Corominas actuó como profesional de la seguridad o como yerno asustado que vio peligrar la integridad de su familia y la suya. «No se juzga a una banda que asalta casas», advirtió el abogado que ejerce la acusación, Josep Riba Ciurana. «Los hechos son los disparos», repitió.

Las tesis de la fiscala y la acusación particular difieren de la expuesta por el defensor de Corominas, que calificó al yerno de los Tous como «inexperto» en seguridad, a pesar de tener un título en la materia. «Queremos situarles en el corazón, la piel, el cerebro y el corazón de Corominas», dijo mirando al jurado. El letrado destacó que un grupo organizado y peligroso pretendió asaltar el chalet de los Tous y el clima de inseguridad ciudadana que se vivía en el 2006 con el robo en viviendas. La defensa se empleó a fondo: «El vigilante fue los ojos y los oídos de Corominas. Todo lo que Corominas pudo hacer fue porque se lo contaba el vigilante». Además detalló la «angustia y ansiedad» que causó al acusado enfrentarse a una banda de asaltantes de viviendas que utilizaba «técnicas militares».

La versión del imputado

La versión que ahora defiende el abogado de Corominas contradice la declaración del acusado ante el juez en diciembre del 2006. Entonces dijo que era el «coordinador de seguridad de la familia», que trabajaba como autónomo y que expedía facturas a la empresa Tous por sus servicios. «Fue una actuación profesional», reconoció. Cobraba 1.500 euros al mes, indicó. Relató también que tenía licencia de armas y que su preparación consistía en un curso oficial para ser director de seguridad hecho en la Escola de Prevenció i Seguretat Integral (EPSI), adscrita a la Universitat Autònoma de Barcelona.

 

Fuente: El Periódico
11/05/11

Suplemento Temático: Los nuevos retos del Director de Seguridad

Esta noticia ha sido vista por 1479 personas.