Ver Suplemento Temático...


Seguridad de la Información y Protección de Datos.
Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Noticias

Viernes, 5 de agosto de 2011

Estados Unidos contra China: la ciberguerra fría

 

Ni se orientan los misiles ni se levantan muros, pero lo cierto es que Estados Unidos se encuentra enfrascada en una nueva Guerra Fría contra los comunistas. Sin embargo, a diferencia de la protagonizada por Reagan y Gorbachov, este enfrentamiento es mucho más sutil, más sofisticado incluso, pero no por ello menos evidente: se trata de la ciberguerra. Antes se apuntaban las cabezas nucleares contra el enemigo; hoy se obtienen sus códigos de desarme para inutilizarlas.

En esta ocasión el enemigo del Tío Sam es China. Pese a que las relaciones institucionales y comerciales entre ambos países puedan parecer excelentes, existe una gran preocupación en el gobierno norteamericano por causa de los ataques informáticos, procedentes de China, que vienen sufriendo en los últimos años. El 8 de abril de 2010 el 15% del tráfico de Internet, a nivel mundial, fue redirigido a servidores propiedad de China Telecom, una compañía de propiedad estatal. La información permaneció bloqueada en susmáquinas durante 18 minutos.

“¿Qué pasó con esos datos?”, se pregunta CNN Money en un artículo de David Goldman. La publicación recoge una hipótesis de la Comisión de Economía y Seguridad chino-estadounidense: “La información pudo ser secuestrada, censurada e incluso reemplazada por cualquier otra sin que nadiese diese cuenta”. Algunas de las páginas afectadas tenían extensión “.gov” y“.mil”, la denominación que utiliza Estados Unidos para alojar sus datos gubernamentales y militares respectivamente.

Este no es más que uno de los cientos de casos que se vienen detectando en los últimos años y que han tocado también a empresas punteras tales como Dell, Yahoo, Google, Microsoft o IBM. De hecho, no hace un mes aún, cientos de cuentas de Gmail fueron ‘hackeadas’ por el método del ‘phising’, una técnica que se basa en la suplantación de la identidad para obtener claves de acceso.

Algunos de los correos pertenecían a altos cargos del ejército norteamericano; el ataque fue rastreado por expertos y su origen fue localizado inequívocamente en China. “No es un secreto que nuestras agencias gubernamentales están bajo el ataque de China. Es un problema importante y el Gobierno está sobre aviso desde hace 10 ó 15 años”, explica a CNN Money Prescott Winter, ex Jefe de Tecnología de la Agencia de Seguridad Nacional.

China niega cualquier implicación

Desde Beijing rechazan vehementemente cualquier implicación gubernamental en estos episodios. Probar lo contrario es casi imposible dado que los ataques pertenecen a ‘hackers’ anónimos, si bien existen informes, como los que ha publicado el Northrop Grumman (uno de los principales contratistas del Departamento de Defensa) que deducen que “una campaña tan grande, complejay enfocada” contra los Estados Unidos “sugiere con fuerza algún tipo de ayuda o soporte de Beijing”.

De la complejidad y el volumen creciente de los ataques habla este dato: en 2006 las agencias de seguridad recibieron seis millones de intrusiones en sus sistemas. En 2010 se registraron otros seis millones... diarios. En consecuencia, se estima que de los 20 terabytes (20.000 gigas) de información robada a la Agencia de Seguridad Nacional hasta 2007, 10 estaban en manos de piratas chinos.

Los expertos en seguridad también coinciden en que China no solo está interesada en los despachos de Washington, sino también en cualquier gran compañía que opere dentro de sus fronteras. Algo que no resulta extraño si se tiene en cuenta que el gobierno chino espía y censura sistemáticamente las publicaciones de sus propios ciudadanos. “No quiero decir que los negocios deban irse del país porque es inseguro, –indica José Granados, jefe de Seguridad Informática en Ernst & Young- solo que deben reforzar sus departamentos de seguridad y mantener los ojos bien abiertos”.

Datos, no soldados

Pero la principal cuestión en la ciberguerra fría es: ¿qué puede hacer China con estos datos robados? En el mejor de los escenarios, la República Popular podría crecer rápidamente en aspectos tecnológicos y militares y, de paso, ahorrar mucho dinero en I+D. En el peor de los casos, en una hipotética guerra entre bloques, el uso de la información podría mermar la capacidad bélica de los yanquis.

“Es muy fácil ir a la guerra si antes desarmas los misiles del rival”, relata a CNN Bill Pennington, CEO de WhiteHat Security. El vaticinio no pertenece al género de la ciencia ficción: en 2007 aviones israelíes bombardearon la construcción de un reactor nuclear sirio sin ser detectados por los radares, cuyo software fue previamente alterado por el Mosad.

La mayor paradoja con el que se topa el Departamento de Estado de Estados Unidos es, precisamente, que “los métodos de defensa que servían en el siglo XX, no valen en el siglo XXI -se lamenta Michael Chercoff, de Homeland Security- El concepto de ‘persona’ como único culpable ha perdido su sentido, porque detrás de un gran ataque puede haber solo un servidor. ¿Podemos entrar en guerra con un servidor?”.

Fuente: Cotizalia
30/07/11

Suplemento Temático: Ciberguerra y Ciberterrorismo

Esta noticia ha sido vista por 586 personas.