Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Noticias

Martes, 30 de agosto de 2011

Los diez mitos de la guerra en Libia

 

Tras las declaraciones del hijo de Muamar Gadafi, quien ha negado haber sido detenido y ha asegurado que su padre se encuentra sano y salvo en Trípoli, todos los ojos miran hacia la capital en busca del que en 1969 dio el golpe de estado que derrocó al rey Idris.


Un rebelde que lucha contra el régimen de Muamar Gadafi en Trípoli

A medida que los rebeldes van ganando terreno y control en la capital libia, los medios internacionales recuerdan cómo empezó todo y por qué. Juan Cole publica un artículo en CNN en el desmiente diez mitos de la guerra en el país árabe.

Gadafi era progresista en sus políticas internas

En 1970, el líder libio era mucho más generoso a la hora de repartir la riqueza entre la población. Sin embargo, hace unos 20 años, las cosas empezaron a cambiar. El Gobierno controlaba de manera estricta a los trabajadores, impidiéndoles mejorar sus condiciones de vida. La población vivía cada vez más en la pobreza y la infraestructura de la ciudad se deterioró.

Gadafi era progresista en su política exterior

Jugó un siniestro papel en África, financiando a dictadores y ayudando a fomentar guerras. En 1996, el supuesto defensor de los derechos de los palestinos, expulsó a 30.000 palestinos del país. Mantuvo una relación estrecha con George W. Bush y Silvio Berlusconi.

Cualquier país hubiera hecho lo mismo

Esto no es así. De hecho, el ejército de Túnez se negó a disparar contra los manifestantes que salieron a la calla para protestar contra Ben Ali. El Gobierno egipcio también rechazó la oportunidad de abrir fuego contra los rebeldes anti Mubarak

Las luchas entre rebeldes y gadafistas, estancadas

Es cierto que hubo un largo periodo de estancamiento en Brega. Sin embargo, las zonas más activas durante las revueltas en Libia eran Misrata (y sus alrededores) y la región al oeste de las montañas

La revolución en Libia fue una guerra civil

No se trataba de una guerra sectaria entre civiles como la que se vivió en Bagdad en 2006. La revolución comenzó como una protesta pacífica. Los manifestantes no comenzaron a hacerse con armamento hasta que se vieron sometidos a la violencia por parte de las fuerzas armadas del régimen de Gadafi.

Libia no es un país de verdad

A pesar de ser un país creado recientemente, data del año 1700, y de estar constituido por diferentes etnias, los jóvenes libios son leales a la ideología libia. Durante las revueltas en Bengasi, la población estaba de acuerdo en que la capital es y seguiría siendo Trípoli.

Los rebeldes necesitaban a las brigadas de la OTAN

No existe brigadas de infantería extranjeras en Libia y es poco probable que las haya. Los libios son muy nacionalistas y esto es algo que dejaron claro desde el principio, al igual que la liga árabe. La OTAN tenía pocos miembros de la inteligencia en el país pero era pocos y se encontraban al margen de las protestas.

Estados Unidos lidera la carga de la guerra

No hay ninguna prueba de que esto haya sido así. Está claro que fue Francia y Reino Unido quienes lideraron la intervención en el país. El Pentágono, el secretario de Defensa, Robert Gates, y el presidente estadounidense, Barack Obama, no querían volver a entrar en una guerra contra los musulmanes

Hubiera sido mejor dejar a Gadafi hacer su guerra

Las actuaciones de Gadafi en el pasado nos dan una perspectiva de cómo habría reaccionado de haberlo llevado a cabo. En abril, sus bombardeos indiscriminados en Misrata asesinaron entre 1.000 y 2.000 personas, y siguió durante todo el verano. Se ha descubierto por lo menos una fosa común que contenía 150 cuerpos y todavía queda mucho más por descubrir.

La guerra es por el petróleo libio

Esto no es cierto, ya que Libia ya formaba parte del mercado internacional de petróleo y había ganado billones gracias a acuerdos con BP, ENI y otros muchos. A ninguna de estas entidades le hubiera interesado romper estos contratos.

Además, el deshacerse del petróleo libio por culpa de la intervención de la OTAN en el país, podrían haber subido los precios del petróleo, cosa que no beneficia a ningún líder occidental.

 


 

Fuente: El Mundo
23/08/11

Especial: Foro para la Paz en el Mediterráneo

Esta noticia ha sido vista por 1333 personas.