Ver Suplemento Temático de Seguridad Portuaria...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.
Dirección y Gestión de la Seguridad Global.

 

Revista de Prensa: Noticias

Viernes, 16 de marzo de 2012

Dirigir una empresa o gestionar una campaña militar, el secreto está en… documentación disponible

El éxito en ambos casos depende de los mismos factores: una adecuada estrategia, equipos motivados, buena elección de los mandos, saber manejar las situaciones de crisis… APD y la Fundación Ramón Areces, con la colaboración de la Fundación International Studies y el CESEDEN han iniciado un ciclo de conferencias en el que, sobre la base de algunas campañas destacadas se debatirá sobre las claves del éxito en las mismas y su traslación al día a día empresarial. La primera ha sido sobre Napoleón Bonaparte.

 

Napoleón Bonaparte se equivocó al elegir a sus mandos. Esta es una de las lecciones que aprendemos al revisar su última campaña: la batalla de Waterloo. Aunque este no fue su único error, la conjunción de una serie de desafortunadas elecciones no pudo ser superada por no contar con un equipo suficientemente capacitado para la situación que debía afrontar.

Este es uno de los principales retos del CEO, elegir bien a sus colaboradores. Contar con las personas adecuadas, con la capacidad suficiente para adaptarse a las circunstancias, es básico para que la empresa sepa reaccionar ante cualquier avatar que le suceda.

Así nos lo han hecho ver Benito Díaz de la Cebosa, Director de Imlass Consulting y asesor del área de desarrollo e innovación de CIS- The College for International Studies- y Profesor experto en liderazgo, habilidades directivas y equipos de venta, y Enrique Biosca Ponce, Teniente Coronel del Ejército de Tierra, Profesor del departamento de Organización y Liderazgo de la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas. En el año 2005 y como Comandante, fue Jefe de la Unidad de Verificación en Mostar, Bosnia Herzegovina.

Estos dos expertos en Historia y en gestión de equipos y liderazgo han desgranado la campaña que llevó a Napoleón a su ocaso y han proyectado cada uno de sus errores en la gestión de los líderes empresariales. En opinión de ambos expertos, podemos aprender mucho de los líderes militares de todas las épocas; las conclusiones extraídas de cada campaña militar y de la actuación de los líderes, tiene, todavía hoy, una importancia incuestionable en el mundo de la empresa: Un mando dividido es sinónimo de desastre: la elección de los líderes inadecuados; la capacidad del líder para reaccionar, fijar objetivos y pasar a la acción; El valor del sentido común y la experiencia en la toma de decisiones; La importancia de confiar en su equipo; El valor de la experiencia: cuándo no hay que arriesgar...

APD y la Fundación Ramón Areces, con la colaboración Fundación International Studies y el CESEDEN completarán a lo largo del presente año el ciclo con las siguientes conferencias coloquio:

El cambio y la innovación gestionadas por un líder
- De Mario a Julio César

La Elección de los mandos adecuados
- Jenofonte: La retirada de los diez mil

La reacción en los momentos en los que interviene el estado anímico
- Hernán Cortés: La conquista de Méjico

Invencible en la táctica (Planes de acción) pero derrotado por la estrategia (Objetivo principal)
- Anibal: Un líder impaciente


Fuente: APD
22/02/12

Suplemento Temático: Los nuevos retos del Director de Seguridad

Esta noticia ha sido vista por 1062 personas.