Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Noticias

Martes, 3 de julio de 2012

Entrenamiento militar en la playa

¿Te aburres en el gym? la culpa es tuya. Hay alternativas como El Beach Fitness. Así se vive una clase de esta curiosa disciplina que mezcla aire libre, sudor, arena y buen rollo.

 


En el grupo de BeachFit BCN reina el compañerismo

"El 70% de los participantes de las clases son chicas", revela Andy Roberts, el responsable de BeachFit BCN. Ya se sabe que las actividades donde se juntan un puñado de desconocidos de ambos sexos tienen muchas posiblidades de convertirse en eventos sociales. Haces unos ejercicios, compartes frases, te presentas y, probablemente, terminas compartiendo cenas, copas y número de teléfono con alguna de las chicas que conoces mientras haces flexiones.

Primera parte 07:00 – 07:25

Ejercicios

Sprints en arena, carrera en la orilla, burpees, elevaciones con rodilla, sentadillas con salto, lunges, multicarreras.

Objetivo

Trabajo del tren inferior e incremento de las pulsaciones.

En la playa

La clase da comienzo con unos suaves 5 minutos de calentamiento. A trote suave, la clase avanza por el paseo marítimo. Los participantes se han dividido en dos grupos: uno con un peto de color verde y otro con un peto de color amarillo.

El verde es para todos aquellos que están en forma y participan frecuentemente en deportes competitivos”, afirma Andy Roberts. “El amarillo es el más habitual e identifica a las personas razonablemente en forma y que quieren mantener o mejorar su nivel”. Existe un tercer grupo cromático, el naranja, reservado para personas que nunca han entrenado, no practican deporte desde hace tiempo o que regresan de una lesión.

Tras el calentamiento suave los alumnos saltan a la arena. Literalmente. En la playa, comienza el verdadero entrenamiento. Primero se realizan sprints sobre la arena. La distancia no es demasiado larga. Aquí el toque militar empieza a teñir esta clase de fitness en la playa. Andy acompaña al grupo en todo momento mientras grita los clásicos “¡vamos, vamos, vamos!” que le hacen pensar a uno en un grupo de marines al asalto. Después, toca correr por la orillla del mar.

Un pequeño descanso y da comienzo una sesión de burpees, seguida de levantamientos de tobillo. Ya de vuelta sobre el asfalto, el grupo realiza primero una serie de lunges seguidas de sentadillas con salto después.

Tras tomar aire, el grupo avanza por el paseo marítimo hasta llegar a una pequeña pendiente donde realiza una serie de carreras. Así termina la primera parte de la clase. “En esta primera parte hemos realizado cardio y ejercicios polimétricos”, aclara Andy Roberts. “Quiero enfocar el trabajo sobre todo en el tren inferior”. Andy insiste en un detalle: los ejercicios varían en cada sesión. “Siempre trabajamos en función a un objetivo”.

07:35 – 07:55 Segunda parte (tren superior y core)

Ejercicios

Flexiones de brazos, fondos, press vertical, escalador, stops, crunches, saltos de estrella.

Objetivo

Trabajo del tren superior y core.

En la playa

Tras cinco minutos de descanso para refrescarse, el grupo se desplaza a una plaza con bancos y escaleras para empezar la seguna fase. “Aquí realizamos ejercicios orientados al circuito”, apunta Roberts. Dicho y hecho: flexiones, fondos, crunches, subir escaleras… Son otros 20 minutos de trabajo. “En este caso la idea es trabajar el core”.

Tanto durante la primera sesión como en esta última parte se procura aprovechar el entorno. Primero, la arena y el asfalto del paseo. Después,
los bancos y las escaleras de la plaza. Sea como sea, ahora el grupo trabaja duro y se esfuerza. La brisa del mar, la temperatura y la vista de la playa ayudan a seguir adelante, otra de las ventajas de trabajar en el exterior.

07:55 – 08:00 Tercera parte (final)

Ejercicios

Estiramientos

Objetivo

Relajación y despedida

En la playa

La clase se reúne y regresa al punto de partida, unos trotando, otros tomándoselo con más calma. Los participantes comentan cómo ha ido la sesión y, con naturaleza, algunos pagan la clase. “La primera es gratuita”, dice Andy: “¡Nadie tiene razones para no venir a probar!”. Después, cada sesión cuesta 6€. Y visto lo visto, merece la pena.

 

Fuente: Men's Health

Suplemento Temático: Formación y Seguridad

Esta noticia ha sido vista por 1005 personas.