Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.

 

Revista de Prensa: Noticias

Martes, 19 de septiembre de 2006

La investigación de la Guardia Civil descarta la "trama criminal" en los incendios de Galicia

La ola de incendios que azotó este verano Galicia es fruto de "rencillas vecinales", de "mentes enfermas" y, básicamente, de pirómanos entregados al alcohol, según las pesquisas de los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil que se desplazaron hace un mes de Madrid a Galicia para investigar los incendios forestales registrados en la primera quincena de agosto y que se desataron de forma simultánea y con múltiples focos

 

Un total de 60 personas, entre ellas tres menores y tres miembros de retenes antiincendios, han sido detenidas; 14 están en la cárcel,siete en centros psiquiátricos, 28 en libertad con cargos, y el resto, libres por falta de pruebas.

Foto: El País
Cóctel explosivo. Botella con líquido inflamable utilizada por un incendiario

Los 2.055 siniestros forestales que devastaron los montes de Galicia en las dos primeras semanas del pasado mes de agosto llevó a dos ministros del Gobierno -Alfredo Pérez Rubalcaba, de Interior, y Cristina Narbona, de Medio Ambiente- a afirmar que detrás de ellos se ocultaba una "trama criminal organizada" que respondía a turbios intereses.

Las pesquisas de la Unidad Central Operativa (UCO), una especie de FBI del instituto armado, determinan que "no hay trama criminal" y que los incendios que arrasaron un 3,5% de la masa forestal de Galicia -cerca de 78.000 hectáreas- no esconden un compló guiado por fines políticos, urbanísticos, madereros, ganaderos o cinegéticos.

Tampoco, como también se llegó a especular, un intento de traficantes de drogas destinado a distraer a las fuerzas de seguridad.

Foto: El País
Vela incendiaria. Una vela descubierta por la Guardia Civil al lado de ramas secas en el bosque, dispuesta para provocar un incendio

Los agentes han centrado sus investigaciones de lo ocurrido en la primera quincena de agosto en las provincias de A Coruña y Pontevedra, las más castigadas por las virulentas y simultáneas lenguas de fuego. La conclusión de la Guardia Civil es que hubo un efecto combinado en el que se dieron cita tanto los "fuertes vientos" como "mentes enfermas" y pirómanos.

El informe de la Guardia Civil sostiene que al menos el 80% de los incendios desatados en las provincias de A Coruña y Pontevedra en la primera quincena de agosto fueron intencionados. Es decir, nacieron fruto de la mala fe humana.

Los diferentes artilugios empleados por los pirómanos y hallados por los agentes en algunos de los montes siniestrados (véanse las fotografías) acreditan esa intencionalidad. Como también lo acredita el incremento en un 30% de los incendios que surgían con hasta cinco frentes simultáneos.

Este año ha habido en Galicia muchas más detenciones que en otros años anteriores. Un total de 60 personas han sido arrestadas entre agosto y el 13 de septiembre. De ellos, 14 permanecen en la cárcel, siete han sido enviadas por los jueces a centros psiquiátricos, porque su enfermedad mental impide ingresarlas en prisión, y 28 se hallan en libertad con cargos y pendientes de juicio. Las demás personas también estuvieron detenidas, pero los jueces las dejaron libres por falta de pruebas. Tres son menores de edad.

Foto: El País
Mecha casera. Una vela con cerillas adosadas, que permitió al pirómano huir mientras la llama llegaba al fósforo

Entre los detenidos hay de todo, desde el joven de 19 años que, subido a su moto -y con una lata de gasolina de equipaje- se dedicó a quemar los alrededores de Santiago de Compostela, poniendo en serio peligro urbanizaciones y personas, hasta otro que, absorto por la impresión que le causaba la visión de las llamas, prendió fuego el 6 de agosto a un paraje situado en Cerdedo (Pontevedra), causando dos muertes.

La Guardia Civil atribuye a S. P. P. un total de 93 incendios llevados a cabo entre enero de 2002 y el pasado 6 de agosto. Tras ser detenido, este hombre confesó con pasmosa frialdad la autoría del incendio. "¿Es usted el autor del incendio?", le preguntó la Guardia Civil. "Sí", se limitó a contestar. Ya no hubo más preguntas. Está preso. Hasta el día 3 de agosto la cifra de incendios fue similar a la que se producían otros años. Pero el día 4 se produjo el aluvión: 2.055 de los 6.080 incendios registrados en lo que va de año en Galicia se produjeron entre el 4 y el 15 de agosto, y el 51% de ellos fueron catalogados como graves, dentro de los niveles 1 y 2 (aquellos con riesgo para vidas humanas y viviendas).

Foto: El País
Resto de un cilindro. Este artefacto, que contenía material explosivo, fue encontrado en uno de los incendios.

El tiempo medio de respuesta a los incendios en esas dos semanas de agosto de este año(desde que se produce el aviso hasta la llegada de los efectivos contraincendios) casi se duplicó respecto al mismo periodo del año pasado, según los datos que maneja la Guardia Civil. Si los efectivos contraincendios emplearon el año pasado entre 20 y 25 minutos de media en llegar a los siniestros, en 2006 el promedio de espera ha girado entre los 30 y 40 minutos, según estos mismos datos. La existencia de múltiples y simultáneos focos es la causa de este mayor retraso. La mayoría de los fuegos más graves nacieron con hasta 5 frentes.

Según el líder del PP en Galicia, Alberto Núñez Feijoo, la propia Xunta ha asumido que el tiempo de reacción ha sido de 90 minutos. Para Núñez Feijoo cuatro son las causas de la ola de incendios: "La destitución de todo el equipo anterior antiincendios, con la consiguiente inexperiencia del nuevo equipo, la disminución en un 34% de los bomberos, la anulación del convenio de vigilancia que había con el Ejército y el conflicto sindical por la forma en que se eligieron los retenes".

Incendios en Galicia
Gráfico: El País
Para ampliar, por favor, pulse sobre la imagen

"Sí, yo quemé ese monte"
La detención y posterior ingreso en prisión de Alfonso F. M. fue merced a la colaboración de un turista que estaba de vacaciones en el municipio de Toques (A Coruña). A Alfonso se le atribuyen dos incendios distintos en esa zona, que se saldaron con la devastación de una masa forestal similar a la extensión de 24 campos de fútbol.

Pasadas las doce de la noche del pasado 8 de agosto el turista estaba en el monte con su coche. Vio la luz de un vehículo a lo lejos y se quedó mirando cómo el coche salía del paraje y se dirigía la carretera por un camino. El turista apagó las luces y esperó, en la cuneta de la carretera, justo a la salida del monte, a que pasase el otro vehículo. Al llegar a la carretera, el inculpado lo vio aparcado y con las luces apagadas y ni siquiera hizo el Stop. Pisó el acelerador y huyó a toda velocidad. El turista anotó la matrícula e informó a la Guardia Civil. Expresó su convencimiento de que el conductor del coche era el autor del incendio. Inicialmente vio la luz del automóvil a lo lejos. Entonces no había humo. Pero cuando el coche se acercó por el camino a la carretera, detrás de él ya se empezaba a ver humo y algunas llamas. Al verse acorralado por la Guardia Civil en el interrogatorio, Alfonso admitió ser el autor de uno de los fuegos: "Sí, yo quemé ese monte".

Fuente: www.elpais.es
17.09.06

Suplemento Temático: Incendios Forestales

Esta noticia ha sido vista por 5588 personas.