Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Noticias

Lunes, 9 de enero de 2006

Una futura ley permitirá a un soldado llegar a ser general

El Ministro de Defensa anuncia una nueva norma reguladora de la Carrera Militar y la condecoración de los militares que lucharon en Irak

 

La futura Ley de la Carrera Militar que prepara ya el Ministerio de Defensa primará los méritos y la capacidad de los militares por encima del requisito tradicional de antigüedad, de manera que permitirá que un soldado pueda ascender hasta el empleo de general, el máximo rango del Ejército.

El ministro de Defensa, José Bono, hizo anuncio de la próxima aprobación de este proyecto de ley en el discurso institucional que pronunció ante el rey Juan Carlos con motivo de la celebración de la Pascua Militar.

La nueva norma, que todavía está en fase de borrador, junto a las nuevas iniciativas que redimensionarán los Ejércitos implicarán una «auténtica revolución» en el proceso de modernización y adaptación de las Fuerzas Armadas, tal y como destacaron ayer miembros de la cúpula militar.

La futura ley de la Carrera Militar sustituirá a la vigente Ley de Personal y con ella se pondrá freno a los ascensos «automáticos» exclusivamente en función de la edad, según explicó el propio Bono.

De acuerdo con las palabras del ministro la nueva norma implica un «reto histórico». En su marco se incluirá la creación de una Universidad Nacional de la Defensa en la que, dijo, «todos los oficiales obtengan una titulación universitaria del sistema educativo general».

Entre los proyectos para el nuevo año, el ministro citó además la necesidad de proceder a una estructura de cuerpos y escalas renovada, «donde la competencia y la preparación sean determinantes».«La antigüedad», dijo, «seguirá siendo un grado en los Ejércitos, pero para los ascensos a cada empleo se valorará sobre todo el mérito y la capacidad».

«El acceso a la condición de soldado y los estudios universitarios», explicó Bono, «constituirán las dos grandes vías de acceso a la condición militar. Su combinación y una escala única de oficiales permitirán lo que hoy es prácticamente imposible: que un soldado pueda llegar a general».

Derechos y deberes

Entre los cometidos que tiene previstos el Ministerio para el nuevo año destaca también la aprobación de una nueva ley que regule el ejercicio de los derechos y deberes fundamentales de los militares. Para sacar adelante todos estos proyectos, el ministro de Defensa prometió un esfuerzo en favor del «consenso de la sociedad y de los partidos políticos».

Igualmente, José Bono aprovechó el discurso de la Pascua Militar para anunciar su intención de otorgar el distintivo rojo, «como lo tuvieron los héroes del Centro Nacional de Inteligencia», a quienes lucharon en la Guerra de Irak. La concesión de condecoraciones será amplia, pero se estudiará «caso por caso».

«Cuantos fueron donde les mandó el Gobierno y murieron o fueron heridos en combate merecen reconocimiento especial», aseguró.

Los familiares de los ocho agentes del CNI asesinados en el conflicto iraquí recibieron en su día de manos del ministro de Defensa el distintivo rojo de «acción armada», el mayor reconocimiento que se otorga a los militares que participan en acciones de combate.

Durante su discurso, Bono recordó también a los 17 militares fallecidos el pasado mes de agosto en un accidente de helicóptero en Afganistán, así como a todos los soldados que participaron en la campaña iraquí. De ellos, el ministro dijo: «Los soldados no eligieron acudir o no, simplemente obedecieron y soportaron fuego hostil en una zona lamentablemente tan poco pacífica».

Bono repasó también la labor realizada en el ámbito de la defensa el pasado año. En este sentido el ministro citó la nueva Ley de la Defensa Nacional, que fue aprobada por todos los partidos políticos a excepción del Partido Popular.

En este punto, Bono recordó que a partir de ahora el Parlamento debe autorizar con su voto las misiones en el exterior, de manera que «nunca más los soldados de España», dijo, «irán a guerras o conflictos donde los españoles no quieran que vayan, y siempre estarán donde el Gobierno y el Parlamento quieran que estén».«Palabra dada, palabra cumplida», sentenció.

Fuente: El Mundo
07.01.05

 

Esta noticia ha sido vista por 3134 personas.