Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Noticias

Jueves, 7 de diciembre de 2006

La estrafalaria historia de 'La Coronela'

Una leonesa se hace pasar en República Dominicana por coronel médico del Ejército y envía emigrantes a El Bierzo

 

Coronela-médico, cirujana-pediatra, agregada a la Embajada, embajadora de España en República Dominicana, casco azul de la ONU... son sólo algunas de las personalidades que adopta La Coronela de Cacabelos, una española que se encuentra actualmente retenida en Santo Domingo. 

foto: El Mundo


María Jesús Fernández Landeira, pues así se llama La Coronela, ha sido detenida en ese país caribeño acusada de falsificar los carnés de una ONG de ayuda infantil llamada Nuevo Renacer INC. A raíz de esa acusación, EL MUNDO ha podido reconstruir lo que fuentes diplomáticas confirman como «un largo historial de suplantaciones».

Según han relatado varios inmigrantes, esta mujer «empezó de teniente y luego se fue ascendiendo ella misma». Se confecciona sus propios uniformes y cuenta con una «base logística muy fuerte» en República Dominicana, que incluye equipos informáticos y alta tecnología con la que puede elaborar «todo tipo de tarjetas de identificación» -como la reproducida en este página-, pero también otras de plástico duro con la fotografía integrada.

Fuentes diplomáticas han explicado a este periódico que esa mujer «se pasea por las instituciones del país» portando un arma de fuego y vestida con el uniforme de coronela, y tiene «conexiones con altas personalidades, mandos civiles y militares». «Tiene muchas agarraderas en la República Dominicana, con mucha gente, sobre todo altos cargos corruptos», comentan las citadas fuentes.

El Mundo
Una de sus mil caras. EL MUNDO ha tenido acceso a la tarjeta de visita que repartía, en la que se aprecia hasta el símbolo de la ONU

A partir de ahí, su manera de actuar es sencilla. Utilizando su tapadera de coronela, en República Dominicana engaña a los ciudadanos de aquel país y les cobra una cantidad -que varía, según el poder adquisitivo del dominicano, entre 3.000 y 14.000 euros- por «hacer los papeles» para venir a España, siempre en la zona de El Bierzo, en León, con la promesa de conseguir «trabajo para un año».

Para captar inmigrantes, como también se hace pasar por médico pediatra iba a los hospitales y, según los testimonios, «daba puntos [de sutura] a los niños» o incluso «entraba en quirófano». «Cuando veía que la cosa se complicaba con algún niño, hacía como si la llamaban y dejaba a un médico al cargo», según han comentado varios inmigrantes.

También en España mentía a los empresarios. Este periódico ha tenido acceso al testimonio de varios de ellos, que han asegurado que se les presentó como trabajadora o agregada de la Embajada española en República Dominicana. «Nos dijo que estábamos haciendo el tonto. Que la Embajada subvencionaba con 2.000 euros por trabajador a las empresas que solicitasen inmigrantes dominicanos», les indicó. Les decía incluso que les adelantaba en metálico la mitad del dinero de la subvención y que ellos sólo tenían que pedirla al Ministerio de Trabajo.

Este supuesto engaño lo realizaba con los que no conocía, pero con otros actuaba por acuerdo. EL MUNDO dispone de las grabaciones de conversaciones entre una empresaria de El Bierzo y varios inmigrantes traídos a España de la mano de la que en León es conocida como La Coronela de Cacabelos.

Las grabaciones

En las grabaciones se relata la presunta contratación fraudulenta. En el caso de la compañía berciana, las dominicanas cuentan que cuando llegaron a España, hace escasamente un mes, se pusieron en contacto con la empresaria por teléfono y ella «se puso muy brava». «Nos preguntó que para qué la llamábamos, que no tenía trabajo para nosotras», afirman.

Posteriormente se presentaron en la empresa. La administradora estuvo más calmada. Buena muestra de ello es el siguiente extracto de dicha entrevista en el que, por motivos de seguridad, se identifica como E a la empresaria, I es una inmigrante y A es la otra:

A.- «Hola, ¿cómo estás? Mi nombre es A y ella es I. Somos las personas que tenemos el contrato aquí de María [La Coronela], la que hizo el contrato con ustedes.

E.- Pero, ¿vosotras tenéis el seguro social?

A.- (...) Sí.

E.- ¿Y lo tenéis aquí?

A.- Sí. (...) Entonces queremos saber cuándo podemos empezar a trabajar.

E.- Bueno, yo ya se lo dije a María [La Coronela], ¿eh?, esto está muy complicado. Voy a intentar a ver qué es lo que podemos hacer, porque claro... esto está muy complicado. Por eso, dame el Nif a ver qué puedo hacer... Ya os llamaré para ver si a final de semana...

I.- ¿A final de semana sí puede conseguir trabajo?

E.- Lo más seguro es que vengáis unos días aquí a recoger castañas...

Efectivamente, al final les consiguió un trabajo en la recogida de castañas a razón de 3,5 euros la hora. Tras varias conversaciones telefónicas, las dominicanas comenzaron a trabajar. Ese mismo día mantuvieron otra entrevista con la administradora, en la que ella les dio determinadas directrices, como lo que tenían que responder si las compañeras de trabajo les preguntaban: «Les decís que lleváis en España seis meses. No digáis que estáis, bueno, para que os arreglen los papeles ni nada de eso».

En el siguiente resumen de las conversaciones grabadas, la empresaria admite que La Coronela tiene que pagarle por contratar a esas personas llegadas desde la República Dominicana:

E.- Bueno, pues no sé, no sé. Yo, María [La Coronela] me dijo eso, le dije que bueno, que si hubiérais venido antes, sí. En la vendimia, que sí hay mucho trabajo, entonces claro. Yo esto lo voy a hacer a través de aquí, pero bueno, esto puede ser una semana de trabajo nada más; la castaña. Después vosotras ya tenéis que buscaros la vida.

A.- María [La Coronela] dijo que el contrato era por un año.

E.- No, lo que pasa es que... vamos a ver, para arreglaros los papeles había que hacerlo por un año. Pero ella sabía que, prácticamente, cuando habló conmigo, era para no daros trabajo.

I.- Que íbamos a ganar 1.300... el mínimo 900, decía ella.

E.- No, bueno, eso es un plan que os ponen para haceros los papeles... pero eso no, no penséis que... ni lo ganan los españoles. ¿Me entiendes lo que te quiero decir? Entonces, yo no sé por qué ponen eso, ni por qué lo hacen...

A.- María... para sacarme los cuartos a mí.

E.- No, pues a mí ella me dijo que os había cobrado lo que me tiene que pagar a mí, que son 650 euros.

Las redes de María Jesús Fernández Landeira, La Coronela de Cacabelos, abarcan empresas de alimentación, de automóviles, de hostelería... Un engaño que juega con la vida de muchas personas.

Una vida 'a todo tren'

Según los testimonios a los que ha tenido acceso EL MUNDO, María Jesús Fernández Landeira, 'La Coronela', mantiene un alto nivel de vida en República Dominicana. Los inmigrantes a los que ha gestionado y cobrado cuentan que «vive en un chalé y tiene una asistenta». Posee un coche todoterreno de gama alta y otro vehículo pequeño, al parecer un Peugeot.

Según fuentes diplomáticas, hasta que fue denunciada por la ONG «se codeaba» con la flor y nata de la sociedad dominicana. «Andaba por los ministerios con el uniforme y el arma y sacaba todo tipo de cosas, desde información hasta favores», dicen.

La denuncia de la ONG la mantiene retenida en República Dominicana, donde tiene que firmar todas las semanas como medida preventiva para evitar su fuga. Ello no impide que, según miembros de la colonia dominicana en El Bierzo, continúen «llegando a España inmigrantes de ese país» a los que Landeira ha «gestionado» los 'papeles'.

Cuando EL MUNDO se puso en contacto con ella, afirmó que, aunque no tiene el título de Medicina, ella «sabe cuándo alguien está enfermo» porque posee el diploma de Enfermería por una escuela asturiana. Este extremo fue desmentido tanto por el Colegio de Enfermería como por las dos escuelas oficiales del Principado. También dijo que «en ningún momento» se hizo pasar por 'coronela', sino que en la foto luce el «uniforme de apoyo logístico» de la ONG, lo que ha desmentido esa organización de ayuda a la infancia.

Hoy, 'La Coronela' continúa sus andanzas en libertad en tierras dominicanas, donde ha estado detenida durante tres días.

Fuente: www.elmundo.es
03.12.06

Suplemento Temático: Mujer y Seguridad

Esta noticia ha sido vista por 4841 personas.