Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Noticias

Lunes, 15 de enero de 2007

Por la "liberación" del ejército

Suspendida de empleo y sueldo pero orgullosa de contribuir a que el Ejército estadounidense "abra sus puertas"

 

Foto: ABCLa sargento Manhart se ha jugado su carrera al posar desnuda para la revista "Playboy"

El Ejército americano ha suspendido de empleo a la sargento Michelle Manhart por posar desnuda para la revista «Playboy». La suspensión puede ser el paso previo a su expulsión por «incumplir los elevados estándares de integridad» de las fuerzas armadas. Ella, en cambio, espera haber contribuido a la liberación de otras soldados mujeres.., sin excluirles a ellos.

Desde el viernes está en los quioscos el número en el que, bajo la leyenda «Amor duro», Michelle Manhart aparece desnuda portando armas y con un collar de perro, en supuesto acto de servicio. «Cuando te reclutan en el ejército te animan a hacer algo increíble, y creo que eso es lo que hice», ha declarado, posando de nuevo orgullosa para la prensa, en esta ocasión vestida, pero con una camiseta donde ondea el famoso conejito de «Playboy».
No es ajena a la prudencia del ejército -que aún no ha tomado ninguna decisión definitiva- el delicado momento de opinión que se vive en Estados Unidos, cuando ya han vuelto de Irak más de 3.000 ataúdes, y cuando no paran de llegar noticias de actos de ensañamiento de marines con civiles, que no dejan en muy buen lugar esos famosos «estándares de integridad» de las fuerzas armadas que se le quieren exigir a la sargento Manhart.

Entre la libertad y la obligación
Al fin y al cabo, ella no ha hecho daño a nadie. ¿O sí? En estos debates siempre aflora la dialéctica entre la libertad de hacer lo que cada uno quiera con su cuerpo y la obligación de cumplir con lo que el cuerpo de uno representa. Michelle Manhart dice ahora que ser modelo de «Playboy» ha sido su sueño «de toda la vida». Lo cierto es que sin negar sus encantos -incuestionables, aunque no inmejorables-, pocos creen que «Playboy» se hubiera interesado por ella de no ser miembro del ejército.

Aunque Michelle, de 30 años y con dos hijos, no es cualquier mando militar norteamericano: además de sargento, es instructora de aviación en la base aérea de Lackland. Se alistó en 1994 y sirvió en Kuwait en 2002. Todo un currículum ahora en la picota.

Toda una joya para los militares...y para las feministas que hace años que lidian con vidriosos debates sobre el papel de la mujer en un ejército, el americano, donde todavía hay denuncias de abusos contra las soldados femeninas, por parte de sus propios compañeros. Para evitarlo, muchas masculinizan su apariencia, escondiendo el pelo bajo el casco y las curvas bajo holgados uniformes. Justo al revés que Michelle Manhart: «Espero haber abierto una puerta para otras mujeres soldado, y también para algunos hombres».

Fuente: www.abc.es
14.01.07

Experto: Air Force women in the Vietnam War, by Jeanne M. Holm and Sarah P. Wells (15/01/2007)

Suplemento Temático: Mujer y Seguridad

Esta noticia ha sido vista por 1369 personas.