Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.

 

Revista de Prensa: Noticias

Lunes, 26 de marzo de 2007

Entrevista: Natalia Dutor, oficial de bomberos de la Comunidad Valenciana. "Prefiero el término bombero que bombera"

La segunda mujer de España que llega a oficial de Bomberos ve ilógico que los hombres dominen los puestos de responsabilidad a pesar de que haya más mujeres en las universidades

 

Foto: Las ProvinciasLa segunda mujer de España que llega a oficial de Bomberos ve ilógico que los hombres dominen los puestos de responsabilidad a pesar de que haya más mujeres en las universidades

A sus 37 años, se ha convertido en la primera oficial de un cuerpo de bomberos de la Comunitat y en la segunda de España, tras una dura oposición que ha preparado durante tres años. Natalia ofrece una sensación de seguridad en sí misma que impacta, confiesa que no le asusta la responsabilidad que supone dirigir un equipo de bomberos y de sus labios emerge una sonrisa nerviosa cuando habla de retenes, mandos, oficiales, emergencias y en definitiva, de su sueño, del cuerpo de bomberos.

Pregunta.– El diccionario ya admite el femenino de bombero. ¿Usted es mujer bombero o mujer bombera?

Respuesta.– [Duda] Casi prefiero bombero, porque siempre ha sido así. Creo que es una buena idea no distinguir. Incide en la idea de igualdad.

P.– ¿Cómo afronta sus últimos días en Protección Civil?

R.– Tengo de 15 a 20 días para incorporarme. Terminaré las Fallas con la cremà y después me integraré.

P.- ¿Ya le han caído las primeras lágrimas despidiéndose de sus actuales compañeros?

R.- Físicamente estaré en el mismo sitio, en el Parque Central de la avenida La Plata, donde he trabajado ocho años. No siento que me voy. Haré cosas diferentes pero el entorno va a ser el mismo.

P.– ¿Siente alguna motivación especial por ser la primera?

R.– Para mí es un orgullo, pero me gustaría más todavía ser la 50ª. De todas formas, siento que de esta forma abro el camino para muchas mujeres que sueñen con llegar a un puesto de mando, porque no es una limitación ser una mujer.

P.– Si fuera la 50ª oficial de España no le harían tantas entrevistas...

R.– No sería noticia, lo que querría decir que estamos en una situación igualdad de oportunidades en todo, que creo que es lo básico.

P.– ¿Se ha sentido apoyada por los compañeros del Parque Central?

R.– He tenido el apoyo de todos. Siempre me han dicho que soy válida. He participado con ellos en muchos tipos de situaciones y emergencias. Me he sentido muy apoyada.

P.– ¿Es injusto que se le dé importancia a su logro por el hecho de ser una mujer?

R.– No. Es la coyuntura, pero injusto no. Pienso que es mejor, así la opinión pública va a oírlo más, y a cualquier mujer que quiera ser bombero le va a parecer que hay una barrera menos.

P.– Participó en el operativo tras la tragedia en la línea 1 el 3 de julio. ¿Qué es lo que más le impactó?

R.– La cara de los bomberos más jóvenes cuando salían de la boca del metro. Querían volver a entrar a prestar ayuda y a la vez se les veía desencajados y descolocados, sin apenas creer lo que estaban viendo. La verdad es que lo pasé mal, pero había que estar ahí.

P.– ¿Qué aportará su visión femenina en un trabajo donde predominan los hombres?

R.– Las mujeres somos iguales en muchas cosas y tenemos también actitudes diferentes, pero todos somos iguales a la hora de optar o alcanzar una meta. Es bueno que haya mujeres en bomberos, mujeres mandos, que puedan aportar una visión distinta que los hombres no tienen. Pasa en cualquier profesión.

P.– ¿Cómo llevarán sus hombres ser mandados por una mujer?

R.– Fenomenal. Estoy acostumbrada a llevar a voluntarios de Protección Civil. Han de pensar que eres un mando y a la vez un compañero. Con esto todo se consigue. (Sonríe).

P.– Le exigirán la misma responsabilidad que a otros mandos.

R.– Exactamente igual. Nos han dicho que iremos a turnos. Hay cinco secciones de bomberos en Valencia y tres no tienen oficial. Se supone que los tres, pues las oposiciones las hemos aprobado dos chicos y yo, aunque nadie habla de ellos, vamos a formar parte de un operativo normal donde tendré la misma responsabilidad que ellos y que los otros oficiales. Se trata de dirigir a un equipo humano.

P.– ¿Le asusta la responsabilidad?

R.– No, en absoluto, creo que se me nota que no me asusta para nada (vuelve a sonreír).

P.– ¿Cuánto tiempo ha estado preparando la oposición? ¿Ha sido difícil?

R.– Tres años trabajando, estudiando y preparándote físicamente es muy duro. Tienes que tener mucha ilusión.

P.– ¿Ha tenido tiempo para usted?

R.– Poco, ni para mí ni para mi hija, que tiene siete años, pero con ilusión todo se suple. Cuando tienes muchas cosas que hacer aprovechas más.

P.– ¿Cómo se lo ha tomado la niña?

R.– Está hipercontenta y muy orgullosa, aunque no sé si sabrá exactamente qué voy a hacer. Me pregunta que cuándo me van a dar la ropa.

P.– En su trabajo en Protección Civil no necesitaba ir uniformada, excepto en situaciones excepcionales. Ahora sí que tendrá que enfundarse el uniforme de bomberos.

R.– En esto sí que estoy muy preocupada, a ver que conjunto me preparan. No me tomes en serio, es broma. (Natalia regala la enésima sonrisa de la entrevista).

P.– La verdad es que se le ve coqueta.

R.– Soy coqueta pero discreta. Me gusta no llamar la atención por mi apariencia, si no por mi trabajo.

P.– ¿Necesita esta sociedad que hayan más mujeres en puestos de responsabilidad?

R.– Simplemente, hay que estar preparado independientemente del sexo. Pero es una incongruencia que habiendo más mujeres estudiando que hombres, haya menos en puestos de responsabilidad y en mandos.

P.– Alguna felicitación le ha emocionado especialmente?

R.– Me han felicitado de todos los estamentos, aunque los primeros fueron la mayoría de bomberos que estaban en el homenaje al cuerpo. Esa fue la mejor felicitación, que los propios bomberos se alegraran de tenerme como mando.

Fuente: www.lasprovincias.es
12.03.07

Suplemento Temático: Mujer y Seguridad

Esta noticia ha sido vista por 3559 personas.