Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.

 

Revista de Prensa: Noticias

Martes, 5 de junio de 2007

Los expertos ven «imposible» la tesis de la contaminación en el laboratorio

Consideran insostenible que la nitroglicerina atravesara un armario, bolsas, sobres y cajas

 

«Imposible». «Inconcebible». «Insostenible». Con esta rotundidad han reaccionado algunos científicos consultados por EL MUNDO, al ser preguntados por la credibilidad de la tesis de la «contaminación ambiental» que defiende la Fiscalía en el juicio del 11-M, para explicar la presencia de nitroglicerina en una muestra de polvo de extintor recogida tras la masacre en la estación de El Pozo.

Hay que recordar que ésta es una cuestión clave para determinar cuál fue el arma del crimen, ya que el explosivo supuestamente utilizado por los terroristas islamistas para cometer el atentado -Goma 2 ECO- no contiene nitroglicerina. Sin embargo, esta sustancia sí forma parte del explosivo utilizado habitualmente por ETA, el Titadyn.

La teoría de la «contaminación ambiental» ya parecía muy inverosímil cuando los cuatro peritos de la Policía Científica y la Guardia Civil la plantearon inicialmente en el informe que entregaron al juez el pasado 16 de mayo, argumentando que las bolsas en las que se guardaron las muestras eran «porosas». Sin embargo, las declaraciones que realizó el pasado lunes ante el Tribunal la química de los Tedax responsable del almacenamiento de todos los restos de los explosivos del 11-M constituyen un golpe realmente demoledor para la verosimilitud de esta tesis.

www.elmundo.es
Para ampliar, por favor, pulse sobre la imagen

Según la minuciosa descripción que ofreció esta química ante el juez Gómez Bermúdez, todas las muestras se almacenaron en la sede central de los Tedax de una forma muy rigurosa, concebida precisamente para garantizar su conservación y minimizar cualquier riesgo de contaminación: en una habitación sin luz, con temperatura constante, en el interior de un armario metálico reservado exclusivamente para los restos recogidos en todos los escenarios del 11-M, dentro de una bolsa, dentro de la cual había una caja de cartón con bolsas de plástico que contenían sobres que, a su vez, contenían bolsas cerradas con cinta adhesiva.

El testimonio de esta química, por lo tanto, añadió cinco capas más de diversos materiales (plástico, papel, cartón e incluso metal) a la versión defendida por los peritos de la Policía y la Guardia Civil en su informe: a la bolsa «porosa» que mencionaron ellos para defender su tesis, habría que añadir ahora un sobre, otra bolsa, una caja, otra bolsa más y, por si todo esto fuera poco, un armario de metal.

«Me parece totalmente imposible que se haya producido una contaminación con nitroglicerina en estas condiciones», asegura el profesor Antonio Ruiz de Elvira, catedrático de Física Aplicada en la Universidad de Alcalá. «Es inconcebible pensar que la nitroglicerina haya podido evaporarse en el laboratorio y atravesar los materiales descritos en el testimonio de la química. Eso no hay quien se lo crea», opina, por su parte, el bioquímico Enrique de la Morena.

El grave problema al que se enfrentan los defensores de la teoría de la contaminación es que su tesis sólo podría ser cierta si se produjera una larga cadena de insólitas condiciones y desafortunadas casualidades. «La probabilidad de que haya tenido lugar esta contaminación es comparable a que alguien gane el Gordo de la lotería más de 25 veces seguidas», opina el profesor Ruiz de Elvira.

En primer lugar, aunque es verdad que la nitroglicerina es un material altamente volátil que se evapora con facilidad, esto sólo es cierto cuando se encuentra en estado puro. Sin embargo, según los expertos consultados por este periódico, es muy inusual manejar o almacenar nitroglicerina de esta forma en un laboratorio, ya que es una sustancia altamente inestable y explosiva. Por lo tanto, resulta totalmente inverosímil que en las dependencias de los Tedax hubiera nitroglicerina en estado puro. En todo caso, estaría mezclada con los componentes de otras muestras de explosivos, que neutralizarían su tendencia a evaporarse. «Las dinamitas que contienen nitroglicerina la llevan mezclada con otros componentes que eliminan su volatilidad», asegura Ruiz de Elvira.

Concedamos, en todo caso, la posibilidad de que se hubiera producido una evaporación de nitroglicerina. Para que esto sucediera, sería necesario una temperatura relativamente alta, como mínimo superior a 10 grados, y sobre todo por encima de los 18. En su declaración, la química de los Tedax reveló que las muestras se guardaban no en una nevera, sino en un armario metálico con «temperatura constante». En estas condiciones, la evaporación sería improbable, pero no imposible.

Sin embargo, para que surgiera la contaminación defendida por la Fiscalía, tras la evaporación de la nitroglicerina sería necesario que se hubiera producido un inexplicable descenso de la temperatura para que esta sustancia se condensara. Por lo tanto, esto sí que entraría en flagrante contradicción con la «temperatura constante» a la que, según la química de los Tedax, se mantenían las muestras. «La nitroglicerina sólo se condensaría e impregnaría otras muestras si, una vez evaporada, descendiese la temperatura varios grados», explica Ruiz de Elvira.

Pero es que además, aun concediendo que se hubiera producido tanto una insólita evaporación como una improbable condensación, provocada por una extrañísima bajada repentina de la temperatura en la sala de almacenaje, todavía sería necesario introducir otro ingrediente más en este cóctel de infortunios. Para penetrar una bolsa y contaminar la muestra, sería necesario que la presión fuese mayor en el exterior que en el interior. Y esto, una vez más, resulta muy improbable: «La presión en el interior de las bolsas sería igual a la del exterior, mientras en el interior no se produjera un vacío parcial, lo que sólo se produciría de manera voluntaria», asegura Ruiz de Elvira.

En resumen: para contaminar una muestra, las «moléculas voladoras» tendrían que evaporarse, condensarse, atravesar paredes de metal, cajas de cartón, sobres de papel y, ante el inexplicable vacío en el interior de una bolsa, penetrar un plástico teóricamente impermeable. ¡Ahí es nada!

La fiscal combina dos explosivos y una contaminación para explicar qué estalló
Incluye «porciones mínimas» de Goma 2 EC en las bombas y dice que la nitroglicerina llegó por el aire «Los restos de las explosiones no han permitido identificar por sí solos la marca comercial»

El rotundo «ha sido Goma 2 ECO, ya vale» con el que la fiscal Olga Sánchez llegó al juicio del 11-M no ha resistido la pericial de explosivos ordenada por el tribunal. Convenientemente actualizada, podría transformarse en una «ha sido Goma 2 ECO, mezclada con un poco de EC y posteriormente contaminada con la nitroglicerina que se desprende del Titadyn...».

La frase no queda tan redonda como la original -acuñada durante una disputa con el abogado de Rafá Zouhier, al que acaba de multiplicar exponencialmente la pena-, pero se encaja más en el escrito de conclusiones definitivas que presentará el lunes a la Sala. De hecho, la Fiscalía reconoce expresamente que «los restos de las explosiones no han permitido identificar por sí solos la marca comercial» de lo que estalló.

«No obstante», prosigue el escrito, «en 23 de las muestras analizadas [de los focos] se ha comprobado la existencia de trazas de DNT en todas ellas (componente de la Goma 2 EC), ftalato de dibutilo en 22 de ellas (componente exclusivo de la Goma 2 ECO) y sólo en una de ellas trazas de nitroglicerina en magnitudes muy inferiores al carácter de componente». Las explicaciones tienen su origen en que en la Goma 2 ECO no hay ni DNT ni nitroglicerina, que sí forman parte del Titadyn.

En el escrito con el que llegó a juicio, la Fiscalía otorgaba a la Goma 2 EC un papel muy secundario. La única mención en 340 folios se encuadraba en el apartado destinado a describir el self service de Mina Conchita, donde después de los atentados se localizó ese explosivo. Ahora se mantiene que los islamistas se llevaron «Goma 2 ECO en su mayor parte y algunos cartuchos de Goma 2 EC». Estos acabaron formando parte, «en porciones mínimas», de las mochilas bomba.

De la misma manera que el explosivo empleado ha sido el centro de la investigación de los últimos meses, también los resultados de la pericial ocupan el centro del los 350 folios de informe. En la página 184, el escrito se refiere a la comparecencia de los ocho peritos del tribunal e indica que se ha podido llegar «a las siguientes conclusiones: A.- Todas las muestras distintas a las explosionadas en los focos de los trenes han sido identificadas como Goma 2 ECO.

B.- Todas las muestras examinadas (88) contienen trazas de DNT, y NG [nitroglicerina] en nueve casos, ambos componentes ajenos a la Goma 2 ECO, como consecuencia de la contaminación derivada de su almacenamiento en bolsas de plástico, al parecer porosas, frente a las conservadas en tubos falcon herméticos, junto a otras sustancias explosivas durante tres años, y de la mezcla de algunos cartuchos de Goma 2 EC sustraídos en Asturias respecto a la primera sustancia». Esas «otras sustancias» hacen referencia al Titadyn que supuestamente había en el mismo almacén .

El escrito hace hincapié en que «todas las muestras pertenecientes a los restos de los focos han sido almacenadas durante tres años en bolsas de plástico porosas».

Otro argumento empleado para descartar el Titadyn es la comparación de los cromatogramas de la muestra M1 -polvo de extintor de El Pozo- con los del Titadyn explosionado. «Son totalmente distintos». Durante el juicio, el tribunal no aceptó que se mostrara el cromatograma del Tytadin explosionado, ya que no constaba en el sumario, aunque aceptó que la Guardia Civil destacara las diferencias. La Fiscalía también ha descartado el uso de explosivo militar y la mezcla de cloratita».

Al margen de la contaminación y la mezcla, otros apartados del escrito sometidos a revisión han sido más sencillos: ha bastado añadir y EC allí donde sólo aparecía ECO. Por ejemplo, el pasaje que describe las actividades que imputa al acusado Emilio Llano. Donde en noviembre se leía «sustrayendo cartuchos de Goma 2 ECO de manera periódica», ahora se lee que su papel consistía en «sustraer de manera periódica cartuchos de Goma 2 ECO y Goma 2 EC». Aquí se incorpora una referencia a complicada orografía del terreno, que apunta que sólo personal de la mina era capaz de localizar dónde quedaba el explosivo.

Ya no hay tiroteo en Zarzaquemada
La respuesta a si fue la Goma 2 ECO, sola o en compañía de otros, lo que estalló en los trenes no es la única modificación del relato de hechos del escrito final. Al tiempo que aparece la EC, desaparece del relato un tiroteo. Ni más ni menos que el que supuestamente tuvo lugar en la tarde del 3 de abril en las proximidades de la estación de Zarzaquemada de Leganés, donde horas después los terroristas saltaron por los aires.

Según el escrito inicial de la fiscal, el enfrentamiento se produjo «entre miembros de las Fuerzas de Seguridad y personas de raza árabe, dándose estos últimos a la fuga en un vehículo Renault Mégane. Los huidos se refugiaron en un edificio situado entre las calles Carmen Martín Gaite e Irene Fernández de la referida localidad».

Esta versión contradecía lo declarado por varios testigos ante el tribunal, y ha acabado desapareciendo. La Fiscalía ha optado por olvidarse del asunto y seguir el relato de hechos ofrecido en la sala por el comisario Rafael Gómez Menor.

El propio juez instructor, Juan del Olmo, no incluyó en su auto de procesamiento ninguna referencia al tiroteo, y ofrecía una secuencia temporal que resultaba incompatible con la versión de la fiscal.

Fuente: www.elmundo.es
03.06.07

Especial: 11-M. Atentado en Madrid

Esta noticia ha sido vista por 1634 personas.