Ver Suplemento Temático...


Seguridad Medioambiental y Protección del Entorno.

 

Revista de Prensa: Noticias

Miércoles, 8 de agosto de 2007

Leche a precio de carburante

El precio de la leche se dispara. El boom de los biocarburantes ha provocado un efecto dominó: sube el precio de los cereales ante la demanda de biodiésel, se incrementa el coste de los piensos para alimentar a las vacas y eso se traduce en un encarecimiento de la leche en origen del 15% en los últimos tres meses

 

Foto: www.elpais.comA esa situación se suma la falta de oferta -por la reducción de las explotaciones en España y en los grandes países productores- y el mayor consumo en todo el mundo. La industria ha empezado ya a subir precios, y ganaderos y empresarios coinciden en que el brik de leche, que hoy vale una media de 72 céntimos, rondará el euro a finales de año. Poco más o menos lo que cuesta un litro de gasóleo en las estaciones de servicio.

José Manuel Carro es ganadero. Cría dos centenares de vacas lecheras en Galicia. Tras cinco años con los precios estancados, por cada litro de leche ordeñada cobra hoy unos 35 céntimos, un 15% más que hace tres meses. Las asociaciones agrarias aseguran que esa subida no va a hacer millonario a nadie, pero al menos permitirá a los ganaderos pagar los piensos de los animales, hasta un 30% más caros este año por culpa del boom de los biocarburantes, que ha disparado el coste de los cereales con los que se alimenta a las vacas.

La industria se prepara para trasladar los mayores precios a los lineales de los supermercados. Algunas marcas han encarecido ya sus productos, aunque la mayoría retrasará el ajuste hasta después del verano. Ganaderos y empresarios coinciden en que el brik rondará el euro a final de año. Poco más o menos, lo que cuesta un litro de gasóleo en cualquier gasolinera.

La Federación de Empresarios Productores de Lácteos asegura que producir leche cuesta ahora un 15% más que hace un año y por eso el incremento "es imprescindible". Además, las exigencias en sanidad y medio ambiente son cada vez mayores. Manolo Carlón, ganadero y fundador de esa federación, sostiene que faltan vacas "y jóvenes que las trabajen": la edad media de los ganaderos españoles ronda los 56 años.

En 1993, España contaba con 141.700 explotaciones. En 2006 quedaban 28.100. A cambio, la productividad ha aumentado un 80%. Muchos ganaderos se han pasado al sector cárnico para no lidiar con las limitaciones que suponen las cuotas de la leche (los niveles máximos de producción que impone la UE).

El aumento de los precios de los cereales está en el trasfondo de la subida de la leche. Rubén Castro, de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), espera que el incremento actual "sea estructural" y no sólo temporal, porque los ganaderos necesitan esos céntimos extra "para cubrir la subida de los cereales". El maíz se ha encarecido cerca del 60% y el trigo o la cebada cuestan hasta un 50% más que en 2006. Las asociaciones agrarias lo achacan a la alta demanda mundial y al auge del biodiésel. Los biocombustibles son la gran apuesta para mejorar el medio ambiente, pero están reduciendo la producción de cereales para la alimentación. Como consecuencia de esa menor oferta, los precios se disparan. Y no sólo en la leche: los fabricantes de harinas advierten también de que subirá todo lo relacionado con el trigo, incluidos el pan y la pasta.

Central Lechera Asturiana prevé aumentar sus precios un 6%. El grupo Leche Pascual ya los encareció un 5% en junio y estudia más subidas tras el verano. Y el resto de la industria seguirá el mismo camino. Luis Calabozo, presidente de la Federación Nacional de Industrias Lácteas -que representa a las grandes marcas- asegura que el sector ha aguantado mucho sin subir precios: los márgenes están ya "muy deteriorados" y los aumentos de los precios en origen "no se pueden absorber".

El consumo medio de leche en España es aproximadamente de 90 litros por persona al año. Los precios en las tiendas oscilan entre los 82 céntimos de las primeras marcas y los 52 de las más económicas. Según el Instituto Nacional de Estadística, los españoles gastan como media 72 céntimos por litro. Una subida del 10% supondrá para una familia de cuatro miembros un gasto anual extra de unos 30 euros. Y eso sólo en leche. A esa cifra hay que añadir el encarecimiento del queso o los yogures.

El Ministerio de Economía prefiere no aventurar cómo afectará la subida de la leche a la inflación. "La leche influye en el IPC. Pero su incremento puede compensarse con otras bajadas", según el ministerio. Los consumidores adelantan sus propias estimaciones: la Unión de Consumidores de España calcula que la subida de productos básicos supondrá encarecer 1.200 euros al año la cesta de la compra.

"Al aumento de costes de las materias primas le seguirá el de otros productos de consumo", explica Josep Puxeu, secretario general del Ministerio de Agricultura. En el caso de la leche, el ministerio se ha reunido con los sectores afectados para evitar "precios altos en destino"; es decir, en las tiendas. La comisaria de Agricultura de la UE, Mariann Fischer Boel, aseguró el viernes que hay "instrumentos suficientes" para hacer frente a la situación.

Bruselas permite producir a España casi seis millones de toneladas de leche, pero el consumo rebasa los nueve millones. Esa diferencia se compensa con importaciones. Según la industria, la escasez es internacional, y el abastecimiento se presenta complicado: productores tradicionalmente potentes como Australia, Nueva Zelanda y Argentina han reducido su producción por la sequía. Además, China e India se suman con fuerza a la demanda de lácteos. Y Bruselas tiene planes para reducir progresivamente la producción de leche hasta 2014.

Fuente: www.elpais.com
05.08.07

Esta noticia ha sido vista por 1120 personas.