Ver Suplemento Temático...


Nuevas Tecnologías Aplicadas a la Seguridad.

 

Revista de Prensa: Noticias

Miércoles, 10 de octubre de 2007

La red de Metro de Madrid dispondrá de cobertura total para los teléfonos móviles en junio

En la actualidad sólo se pueden utilizar en 18 estaciones, incluidas la línea 8, y en 16 kilómetros de túneles

 

En pocos meses, para el próximo junio, dejará de ser una excusa el viajar en el Metro y no contestar una llamada al móvil. Habrá cobertura en toda la red del subterráneo tanto en las estaciones como en los túneles, vestíbulos y ascensores.

Hasta el momento esa posibilidad hoy sólo existe en 18 estaciones y en 16 kilómetros de túnel. Cuatro Caminos, la estación más profunda de toda la red, ha estrenado este mismo verano sus antenas y se ha unido a la telefonía que ya era una realidad en toda la línea 8, que da servicio al aeropuerto de Barajas, y en la estación de Nuevos Ministerios.

Gráfico: ABC
Para ampliar, por favor, pulse sobre la imagen

En realidad el proyecto para dar cobertura telefónica a la red de Metro comenzó hace unos 5 años pero el sistema, sin llegar a completarse, se quedó muy pronto obsoleto al no aceptar móviles de tercera generación.

Multibanda y multisistema

Así surgió el sistema actual, que empezó a instalarse el pasado año, y que es multibanda y multisistema con lo que recoge todas las frecuencias que están autorizadas.

La empresa que está llevando a cabo el proyecto es Metrocall, mitad Metro y mitad Tecnocom, que se encarga de preparar toda la infraestructura necesaria para que luego los tres operadores de telefonía puedan instalar sus propios equipos, según afirmó un responsable de la empresa.

Iberdrola, por su parte, proporciona la fibra óptica entre estaciones para que puedan funcionar los operadores. «Si cada operador -dijo- tuviera que encargarse de sus antenas y su fibra óptica sería muy caro. Así, los tres utilizan el mismo material».

Los motivos económicos son también la base de que la extensión de la telefonía no se realice por líneas de Metro completas sino por nodos (o núcleos) que, teniendo como base una estación determinada, extienden sus cables como una araña extiende su tela. Son, más o menos, como círculos imaginarios que llegarán a cubrir toda la red del subterráneo.

Gráfico: ABC

Al final, en junio, habrá 19 de estos núcleos que habrán terminado por unirse entre sí aunque, por ahora, sólo 3 están en servicio. El nodo de Cuatro Caminos extiende su cobertura a pequeños tramos de la línea 6 hasta Nuevos Ministerios y de la línea 1 hasta Iglesia, así como al andén de la línea 2.

El nodo de Nuevos Ministerios, por su parte, ofrece cobertura a la mitad de la línea 8 y a un tramo de la 10, hasta Gregorio Marañón, mientras que el último nodo en funcionamiento, el aeropuerto, da servicio de telefonía a la otra mitad de la línea 8.

Gran Vía y Alonso Martínez será las nuevas estaciones que, dentro de dos semanas, contarán con cobertura para el móvil. Ambos nodos, según fuentes de Metrocall, están terminados pero los operadores se afanan en instalar sus equipos y es necesario realizar pruebas. Gran Vía dará servicio a las estaciones de Chueca, Tribunal y Bilbao.

20 antenas por estación

El avance en los trabajos es bastante lento debido al horario, ya que sólo se puede trabajar unas horas y por la noche, y a la gran cantidad de material que es necesario desplegar. Cada estación, para hacerse una idea, necesita una media de 20 antenas puesto que su alcance es muy limitado. Pese a ello, todo depende del número de pasillos, andenes, etcétera. Si se trata de una estación tipo Puerta del Sol o Avenida de América hay que instalar muchas más.

El sistema para cablear los túneles es técnicamente más sencillo pero físicamente más complicado. Hay que tender el cable a lo largo de todo el subterráneo, con un antena cada 200 metros aproximadamente y situadas en la parte superior. Así, es necesario trabajar con andamios o plataformas elevadas que hay que ir montando y desmontando.

Si se trata de cable radiante es más sencillo porque no se necesita la plataforma elevada pero es tan grueso que pesa muchísimo y es necesario desplegarlo mediante un tren especial. En definitiva, ambos trabajos hacen que el sistema sea muy lento.

Larga espera

Los inconvenientes, pese a todo, se van salvando y los resultados van salpicando la red hasta conseguir que en junio ningún usuario pueda utilizar la disculpa de «no me ha llegado la llamada porque estaba en el Metro».

La llegada hasta este punto no ha sido muy fácil. Más bien ha requerido una larga espera e incluso los Tribunales estuvieron por medio. En el año 2001 Telefónica decidió imponer un recurso contencioso administrativo contra la decisión del entonces consejero de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes, Luis Eduardo Cortés, de crear una empresa específica, Metrocall, que se encargara de la megafonía en el subterráneo y a la que los operadores tendrían que abonar un cánon por uso.

Todas las operadoras protestaron pero sólo Telefónica dio pasos ante los tribunales solicitando permiso para instalar su sistema en la línea 8, la que en ese momento estaba en liza. Años después el Tribunal Superior de Justicia le dio la razón a Telefónica.

Fuente: www.abc.es
07.10.07

Suplemento Temático: Seguridad en el Transporte

Esta noticia ha sido vista por 1804 personas.