Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.
Nuevas Tecnologías Aplicadas a la Seguridad.

 

Revista de Prensa: Noticias

Lunes, 19 de noviembre de 2007

El uso de la ciencia en la criminalística en México

Toda actividad humana deja rastros, incluso el crimen

 

La dactiloscopía es una de las herramientas más utilizadas para la identificación de los responsables de un delito.

Actualmente en la Unidad de Dactiloscopía de la Procuraduría capitalina existen más de un millón 200 mil registros de personas sujetas a procesos judiciales.

“Nosotros somos auxiliares directos del Ministerio Público por consecuencia, únicamente tenemos los registros formales de personas que están o que se han visto involucradas en algún hecho delictivo”, comentó Juan Manuel Lechuga, subdirector de Identificación Humana de la PGJDF

Uno de los orgullos de los científicos nacionales es el desarrollo del sistema que permite la identificación de más de 600 características antropométricas del rostro del mexicano.

“No sólo se maneja base de datos con las características básicas, faciales, inclusive con la forma de operar del delincuente que es muy importante el modo de operar, para nosotros es muy importante especificar la modalidad delictiva de cada hecho”, dijo Miguel Ángel Maldonado, perito supervisor de la PGJDF.

Con esta herramienta se puede identificar a un delincuente a través del retrato compuesto: víctima o testigo ofrecen datos para generar un perfil físico del rostro de una persona, pero no sólo eso, a través de este proceso se puede proyectar la apariencia de un menor extraviado o los cambios que un delincuente sufriría a través de los años.

Actualmente la actividad criminal utiliza métodos sofisticados para cometer desde fraudes, robos y violaciones, hasta asesinatos, es por ello que la criminalística ha tenido que forjar una alianza con diversas disciplinas científicas.

“Lo que más se ha avanzado es en el aspecto toxicológico y en el aspecto patológico, antes, hacer un estudio de toxicología te llevaba entre 10 y 15 días en promedio, en la actualidad en 15 a 20 minutos máximo y ya sabes qué tipo de sustancia, la concentración y la relación que pudo haber tenido con la muerte de la persona”, expresó Macario Susano Pompeyo, médico forense del Semefo del TSJDF.

“Queremos en biometría, por ejemplo, reconocer a las personas por la característica de su red ocular en la retina, para eso lo único que requerimos es una imagen de retina”, indicó Eduardo Felipe Riverón, investigador del CIP del IPN.

Los asesinos seriales son un reto para las ciencias del comportamiento, de acuerdo con los expertos existen evidencias de que estas personas pueden padecer trastornos genéticos, fetales, fisiológicos, hormonales y mentales que los predisponen a cometer los crímenes.

“Tenemos, por ejemplo, perfiles de sicarios, gente joven capaz de matar 20 personas sin ningún remordimiento, sin ningún problema, tenemos el asesino pasional de gente que parte a su novia en cachitos y la guarda en una bolsa”, manifestó Feggy Ostrosky, de Neuropsicólga de la Universidad Northwestern de Evanston, Illinois.

Pero sin duda el éxito de la criminalística está en la investigación genética.

“Si este probable responsable o esta persona que cometió un delito deja un pelo, saliva, semen, tejido en las uñas de la víctima que intentó defenderse pues se le va a encontrar”, afirmó Lourdes Vega Navarrete, directora del Centro de Estudios de Investigaciones Genéticas.

Sin embargo, en México no se ha desarrollado una base de datos con material genético de criminales consignados.

Actualmente en estados unidos los avances genéticos han permitido ofrecer datos como color de ojos, cabello y edad de un criminal a partir de un mancha de sangre, saliva o semen.

“Aún sea un experto, va a cometer un error, yo creo que no existe el crimen perfecto, el crimen perfecto se establece cuando hay malos investigadores, no cuando se aplica la ciencia”, agregó Anselmo Apodaca Sánchez, director de Criminalística de la PGJDF.

Lamentablemente, nuestro país no cuenta con todas estas herramientas, pues la mayoría de la tecnología se tiene que importar, y algunas dependencias como la PGR cuentan con un presupuesto de a penas 8 millones 29 mil 353 pesos que se destinan al programa especial de ciencia y tecnología, de los cuales a investigación pericial se canalizan sólo 340 mil 914 pesos por año.

Fuente: www.oncetv-ipn.net
25.10.07

Esta noticia ha sido vista por 6338 personas.