Ver Suplemento Temático de Seguridad Portuaria...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
Seguridad Pública y Protección Civil.

 

Revista de Prensa: Noticias

Martes, 22 de enero de 2008

El incendio de la torre Windsor, sin culpables

La Audiencia Provincial ratifica la petición de archivo del juzgado por considerar que el fuego fue fortuito

 

Las llamas que devoraron el edificio Windsor el 12 de febrero de 2005 crearon un áurea de misterio sobre el suceso que ahora llega a su fin. La Audiencia Provincial de Madrid ha dictado ya el auto en el que confirma que no hay responsables penales por este incendio.
Este auto viene a confirmar el decreto de archivo que dictó el Juzgado de Instrucción número 28 de Madrid, el primero al que se le remitió la causa.

La decisión del juez fue recurrida por varias de las partes, entre ellas la aseguradora del inmueble de los Reizábal, Allianz, y algunos de los afectados como Deloitte, que ocupaba varias plantas del rascacielos, y la empresa propietaria, Ason.

Al final, ni bomberos ni vigilantes ni cigarrillos ni fantasmas... La Audiencia Provincial estima que no hay ningún responsable penal de que el Windsor se consumiera entre las llamas en unas pocas horas.

El auto, firmado el pasado 10 de diciembre de 2007, asegura que no hay ningún indicio que haga pensar que el fuego fue provocado, por lo que establece que se produjo de manera fortuita, según publicó ayer La Gaceta de los negocios.

Lo importante de esta decisión es que, una vez finalizada la vía penal, pueden presentarse ya todas las reclamaciones para establecer el pago de compensaciones económicas.

La responsabilidad de establecer ahora las indemnizaciones correspondientes a todas las empresas afectadas recae de nuevo en un juzgado de primera instancia, en este caso, de lo civil, que tendrá que recoger las denuncias de las compañías.

El auto deja claro que ni la actuación de los vigilantes del edificio ni la de la trabajadora de Deloitte que reconoció haberse fumado un cigarro esa misma noche son constituyentes de delito.

De los agentes de Prosegur asegura la Audiencia Provincial que actuaron según «los parámetros normales de exigibilidad a tenor de la situación que se produjo».

Respecto a la última empleada que ocupó la planta donde comenzó el fuego, media hora antes de las llamas, el auto asegura que no «concurren indicios para poder establecer un engarce causal entre el consumo de cigarrillos y el origen o propagación del incendio, al no existir base, salvo que se entre en el ámbito de la conjetura, para concluir en sentido contrario».

En esta ratificación de la decisión del Juzgado de Instrucción número 28, los jueces de la Audiencia también dejan libre de cargos a los propietarios del edificio, la inmobiliaria Ason, puesto que no se ha demostrado las posibles deficiencias en los sistemas de prevención de incendios.

Ya el Juzgado de Instrucción había descartado que pudiera haber alguna relación entre las obras que se estaban haciendo en el rascacielos y el origen de las llamas, o que los bomberos no actuaran correctamente.

Después de conocer la decisión de la Audiencia Provincial, sobre la que no cabe interponer recurso, se abre ahora el momento de que las empresas afectadas por el incendio puedan acudir a la vía civil y exigir su indemnización.

100 millones de euros de pérdidas
De hecho, se espera que la próxima semana comiencen a recibirse las primeras demandas de empresas y privados afectados por las llamas. Aunque todos los damnificados tienen un año desde la fecha de publicación de este auto para poder presentar su reclamación.

Estas peticiones económicas recaerán sobre la propietaria del inmueble, la aseguradora y la compañía que vigilaba el rascacielos, que deberán hacerse cargo de los pagos.

No hay un cálculo concreto de cuáles fueron los daños que dejó este espectacular fuego, pero se calcula que podrían superar los 100 millones de euros.

Este proceso será todavía más largo que el penal, que ha durado casi tres años. Si hay recursos y más recursos, los primeros pagos de las indemnizaciones no llegarían hasta dentro de cuatro o cinco años, cuando se resolviera el asunto en el Tribunal Supremo, la última instancia hasta la que podría llegar este caso.

A pesar de lo complejo de estas demandas, el caso será llevado por un único juzgado de lo civil que determinará cuánto, quién y cuándo habrá que pagar.

Fuente: www.elmundo.es
20.01.08

Especial: Torre Windsor

Esta noticia ha sido vista por 2216 personas.