Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
Seguridad Pública y Protección Civil.

 

Revista de Prensa: Noticias

Lunes, 14 de julio de 2008

Los retos del comercio, la inseguridad: los tenderos dicen que ya se han producido casi tantos robos como en 2007

Muchos peleteros han optado por montar y desmontar sus tiendas a diario, y los vigilantes de los centros comerciales han sido agredidos.

 

Los comerciantes de Madrid tienen miedo. Después del fatídico fin de 2007, cuando se produjeron diversos atracos espectaculares que provocaron una gran alarma social, muchos consideran que en el presente año las cosas no han mejorado. Sí es cierto que no se producen atracos de película, pero los afectados denuncian que los robos con intimidación son una constante. Y los tienen contabilizados. Según sus datos, cada día se producen en la Comunidad de Madrid 75 atracos a establecimientos.

«En lo que llevamos de año hemos sufrido ya casi tantos siniestros como en todo 2007. Exactamente, el 90%. En la capital ya se han superado los robos del año pasado, y en la región sólo faltan 10 ó 12 para alcanzar los datos del 2007», explica Armando Rodríguez, secretario general del gremio de Joyeros de Madrid, director de Seguridad de la Confederación Española de Comercio y vicepresidente de la Confederación de Comercio Especializado de Madrid (Cocem).

Según Rodríguez, el tipo de delito que más ha proliferado es el de robo con intimidación. En el año 2006, último del que ha facilitado datos la Fiscalía General del Estado, los locales de Madrid sufrieron 19.000 delitos de este tipo. Ahora, los empresarios denuncian que esa cifra se ha multiplicado.

«Actualmente, calculamos que el año puede finalizar con 30.000 o 40.000 delitos contra el patrimonio en establecimientos comerciales. Se producen 75 robos al día. Es algo escandaloso y aberrante y desde el Ministerio del Interior nadie parece asustarse por las estadísticas. Es más, nos cuesta horrores que nos cedan los datos con los que cuentan ellos. Aunque curiosamente, a diferencia de nosotros, a ellos les van a mejor las cosas en todos los ejercicios», dice con ironía el secretario del gremio de joyeros.

«La única solución que nos queda es bunkerizarnos», asegura José Miguel Martín, secretario general de la Asociación de Peleteros de Madrid: «El incremento de incidentes que sufrimos en septiembre y octubre del año pasado se ha mantenido a lo largo de esta temporada» y la criminalidad «ha cambiado». «Se ha pasado del robo con fuerza al robo con violencia, y los comerciantes lo hemos notado».

La respuesta ha sido la proliferación de bolardos, de mamparas ultraduras o detectores de última generación. Los joyeros, por ejemplo, se han lanzado a por los sistemas de videoverificación, los mismos que subvencionó recientemente la Comunidad con el apoyo logístico de la Universidad Politécnica. Según datos del gremio de joyeros, ninguno de los 100 establecimientos de la región que cuenta con él ha sufrido robos hasta ahora.

Aunque para soluciones efectivas a la par que molestas, la de los peleteros. «Ahora muchos tenemos que sacar todo nuestro material de la tienda antes de cerrar y lo introducimos en estos compartimentos antirrobo, lo que nos supone montar y desmontar toda la tienda todos los días», se queja Martín.

Para Manuel Sánchez, presidente de la Asociación de Comerciantes de Electrodomésticos Mayoristas y Autónomos (ACEMA), el nivel de delitos «sigue exactamente igual, o sea, fatal».

«Antes teníamos problemas con el chorizo que llegaba y robaba junto a la puerta, a nosotros o a alguien que acababa de comprar. Se trataba de un tipo de delito que no era grave, ni por la actuación del ladrón, ni por las pérdidas», comenta Sánchez. Pero la situación ha ido a peor. «Muchos ladrones han formado bandas organizadas que han pasado a perpetrar delitos a gran escala. Y se han cebado en los vehículos de transportes de mercancías, a los que asaltan mientras efectúan sus trayectos. Cuando se produce este tipo de delito las pérdidas se multiplican y no bajan nunca de los 4.000 euros».

Este aumento de la delincuencia también se ha hecho notar en los centros comerciales. En ellos, los delincuentes, sobre todo las bandas organizadas procedentes de los países del Este, han encontrado un filón en las salidas de emergencia, un seguro punto débil para colarse. Muchos aprovechan la necesidad de que éstas permanezcan abiertas para utilizarlas de vías de acceso y escape.

«Nos han llegado decenas de denuncias de comerciantes que han sufrido palos de importancia a manos de grupos que se cuelan como quieren por las puertas de seguridad abiertas. Suelen entrar en grupos de cuatro o cinco y muchos actúan de forma violenta, utilizando cuchillos y pistolas», cuenta Manuel Sánchez.

Debido a la peligrosidad de estas bandas delictivas, los centros comerciales han aumentado exponencialmente el número de vigilantes de seguridad en la zona comercial y en los almacenes.

Para muchas asociaciones de comerciantes madrileños, la solución debería llegar por parte del Gobierno, al que acusan de «organizar muchas reuniones, elaborar decenas de informes y hacernos llegar diferentes promesas, pero que luego se quedan en aguas de borrajas».

Por su parte, fuentes de la Delegación de Gobierno en Madrid aseguran que «se está trabajando duramente» para disminuir el número de delitos y se espera que este año cierre con una mejoría en las estadísticas de todo tipo de delitos, «como viene ocurriendo en los últimos años».

Fuente: www.elmundo.es
13.07.08

Suplemento Temático: Seguridad en Centros Comerciales

Esta noticia ha sido vista por 1057 personas.