Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
 

Revista de Prensa: Noticias

Martes, 4 de abril de 2006

El timo de la prueba falsa para desvalijar habitaciones de hospitales

«Ya prácticamente nadie deja su bolso en una cafetería para ir al servicio por temor a un robo. Pero cuando están en el Hospital no toman este tipo de precauciones».

 

El gerente del Hospital Virgen del Rocío, Joseba Barroeta, explica también que la autoprotección es fundamental en cualquier sistema de seguridad eficaz.

El centro ya incluyó algunas recomendaciones al respecto en la documentación que entrega a sus usuarios, pero con ello no ha podido evitar las tropelía de individuos que de forma aislada u organizados en grupos han realizado verdaderos asaltos a las plantas del hospital.

El «modus operandi» de los amigos de lo ajeno se ha desarrollado hasta el punto de hacerse con los números de teléfonos de las habitaciones, llamar al enfermo haciéndose pasar por médico o enfermero e indicarle que se dirijan a determinado lugar -alajdo de la habitacion- para una prueba de última ahora. Una vez expedito el paso, los cacos tienen vía libre para entrar y robar en un instante las pertenencias del paciente.

Además de móviles, carteras y bolsos, botín habitual de los descuideros, el objeto preferido de los cacos en el hospital es el instrumental médicos así como los ordenadores y equipos electrónicos. En el Hospital Virgen del Rocío han llegado a robar hasta ordenadores vinculados a equipos de resonancia magnética que no pueden funcionar fuera del recinto.

Por el trasiego de personas en el complejo hospitalario hasta ahora ni siquiera para los miembros del equipo de seguridad era sospechoso ver a alguien transportando un ordenador o un televisor. Algunas zonas del hospital llegaron en tiempos a considerar peligrosas como el aparcamiento interior de la «Rosa Amarilla», donde se llegaron a denunciar además de robos en el interior de vehículos agresiones a profesionales del turno de noche, una casuística superada en los últimos años.

Otro de los problemas en el control de personas dentro del hospital es el mal uso que se hace de las zonas comunes. Para el servicio de seguridad es una permanente preocupación la llegada de indigentes que utilizan las salas de espera del hospital como refugio ante la falta de mejores alternativas, en especial en invierno. Igualmente, los habitos sociales de determinados grupos, acostumbrados a acompañar en masa a sus enfermos al hospital, han dado más de un quebradero al director gerente.

Barroeta comenta como en más de una ocasión han tenido que entrevistarse con los patriarcas de familias gitanas dispuestas a instalar auténticos campamentos en las zonas de espera de Unidades como la de Cuidados Intensivos -llegaban con los colchones-. «Bastaban diez minutos de conversación para convercerles de que eso no se podía hacer en un hospital y rápidamente recogían sus pertenencias y abandonaban la sala de espera», explica Joseba Barroeta, quien considera un éxito del sistema público de salud que el centro sanitario trate al empresario más rico de Andalucía o a un paciente de la zona más marginal del Polígono Sur, para la que el hospital, por su cercanía, es obligada referencia sanitaria.

Fuente: Terra
26.03.06

Noticias relacionadas:

* La videovigilancia ha eliminado los robos en el hospital Miguel Servet de Zaragoza (14.02.06)
* El Hospital Miguel Servet de Zaragoza refuerza la seguridad con cámaras de vigilancia (27.05.05)
* Instalan en el Hospital La Paz (Madrid) un sistema de vigilancia para evitar agresiones (18.05.05)
*
El Hospital Universitario Virgen de la La Arrixaca (Murcia) 'se blinda' con 50 cámaras de seguridad y sensores contra intrusos (27.04.05)

Suplemento Temático: Seguridad en Hospitales

Esta noticia ha sido vista por 1850 personas.