Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.

 

Revista de Prensa: Noticias

Viernes, 25 de septiembre de 2009

Un policía por instituto

Durante los últimos quince años, agentes de Policía vigilan, enseñan y aconsejan en los centros educativos estadounidenses. Hacen así frente a la delincuencia juvenil en un país donde se consideran como un agravante penal los delitos contra los profesores

 

Cuando se pasa frente a un típico «high school» de Estados Unidos resulta habitual ver un coche oficial de Policía junto a la puerta. Y no es que todos los días los responsables del centro hayan solicitado la ayuda de agentes de la autoridad a pesar de todos los problemas de violencia escolar agravados por un sistema de fácil y trágico acceso a las armas de fuego.

Se trata de un programa implantado en multitud de jurisdicciones que consiste en destinar de forma permanente a un policía local -uniformado y con su arma reglamentaria- a cada instituto de bachillerato público.

Estos policías son conocidos por las siglas SRO (School Resource Officers) y sus gastos a veces son compartidos por los condados o municipios y sus respectivos distritos escolares.

Con grandes quejas cuando no hay presupuesto suficiente para su despliegue. El trabajo de estos agentes consiste en vigilar, enseñar y aconsejar. Es decir, hacen frente a la delincuencia juvenil que tiene lugar en centros educativos y sirven como disuasión. Imparten clases sobre cuestiones como el abuso de alcohol y drogas o seguridad vial. Y también se espera que actúen como consejeros o asesores informales.

Agravante penal
Según Kevin Quinn, portavoz de la asociación nacional de estos agentes especializados, este tipo de despliegue policial se ha convertido en algo rutinario durante los últimos quince años y no sólo en jurisdicciones con muchos recursos. Además, las regulaciones de cada Estado de la Unión suelen considerar como un agravante penal los delitos contra el personal docente.

Según Quinn, «está claro que no es lo mismo atacar a un maestro que a cualquier otra persona sin responsabilidades especiales».

Fuente: ABC
20/09/09

Suplemento Temático: Formación y Seguridad

Esta noticia ha sido vista por 922 personas.