Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
 

Revista de Prensa: Noticias

Miércoles, 21 de octubre de 2009

Contar la verdad y hacerlo rápido, claves para un momento de crisis

En política, como en las empresas, una polémica puede agravarse si no se dan explicaciones lo antes posible

 

No tengo muy claro que lo que pasó, pasó, y lo que no pasó, no pasó. Si nosotros, que estábamos, no lo tenemos claro, ¡qué mal lo estamos haciendo para que los ciudadanos lo puedan entender!". La frase no es de Groucho Marx. Es de José Joaquín Ripoll, presidente del PP de Alicante tras la reunión del comité ejecutivo regional del partido en el que, supuestamente, se iba a destituir a Ricardo Costa como secretario general. La confusión tras el encuentro fue tal que originó una batalla de comunicados entre la dirección de Madrid y la de Valencia en el PP. Y al mismo tiempo, demuestra los problemas que tiene la formación que preside Mariano Rajoy para explicar las relaciones de algunos de sus militantes más conocidos en el caso Gürtel.

La comunicación en un momento de crisis es esencial tanto en política como en las empresas. Reaccionar a tiempo, y hacerlo bien, puede ser la diferencia entre salir ileso o ver dañada la imagen de forma fulminante. Tanto unos, los políticos, como otros, los empresarios, recurren normalmente a expertos en comunicación o a abogados para afrontar esos momentos delicados. Un claro ejemplo fue el discurso de Ricardo Costa el martes por la mañana, en el que se notaba la mano de un profesional tanto del derecho como de la imagen, según coinciden todas las fuentes del sector consultadas por este periódico. "Estaba impoluto, era perfecto y apuntaba en cada párrafo a quien tenía que apuntar; en pocas palabras unía su futuro al de Camps", explica un consultor que prefiere que su nombre no aparezca.

Uno de los históricos de la comunicación empresarial y política de España es José Luis Sanchis, que precisamente prepara ahora su tesis doctoral sobre las campañas electorales.

"En una situación de crisis, lo primero y esencial es conocer la realidad, cuáles son los hechos", explica el veterano consultor. "Si se ha producido alguna irregularidad, lo primero es solucionarla. No se puede pretender ocultarlo, porque entonces se convierte en una bomba de relojería que no sabes cuándo va a explotar", advierte Sanchis.

Sanchis habló con CincoDías ayer, un par de horas después de que Rajoy diese su primera rueda de prensa en seis meses, la primera vez en la que habló sin prisas del caso Gürtel. "Han tardado demasiado. Lo primero que hay que hacer en un momento de crisis es fijar una posición basada en la verdad y hacerlo rápido", explica el consultor, que además destaca que el hecho de que ayer Rajoy tuviese que exponerse ante los medios con la trama corrupta de fondo es un error. "De haber encarado el caso de otra forma, lo lógico hubiera sido poner a dar explicaciones a alguien de menor nivel que el presidente del partido, como algún responsable de la comisión de garantías, la secretaria general o el presidente del PP valenciano", afirma Sanchis, que concluye reflexionando: "Ahora quizá no le quedaba más remedio que salir él".

Para José Luis Cobas, consultor de Steinberg Comunicación, coincide en la necesidad de actuar rápido, "teniendo en cuenta que en la recopilación inicial de información siempre faltarán un 30% de temas que no necesariamente están ocultos por voluntad, pero que obligarán a ir adecuando la estrategia". Cobas, que trabajó en Burson Marsteller y fue director de comunicación de Bancaja, destaca la importancia de contar con documentación que avale el discurso. Pero ¿qué ocurre cuando la crisis tiene un fondo real? "En esos casos, lo esencial es reconocer cuanto antes el error, porque aporta un perfil humano", señala Cobas, que pone el ejemplo del propio Costa, que pidió perdón por las conversaciones que le ponían en evidencia.

"Al final lo esencial es tomar decisiones a corto plazo pero pensando en el efecto que tendrán en el futuro", señala Cobas, que remarca las diferencias entre la actitud de Esperanza Aguirre, forzando la salida de los imputados en Madrid con la resistencia de Camps.

"Nuestro lema será: 'Investiguen"
En la serie El Ala Oeste de la Casa Blanca hay una trama en la que el presidente de Estados Unidos se enfrenta a un momento crítico cuando tiene que hacer público que ha ocultado una enfermedad que padece, lo que en el sistema estadounidense supone haber mentido al electorado. El presidente, el demócrata Josiah Bartlet, interpretado por Martin Sheen, consulta con el abogado de La Casa Blanca, que acepta llevar el caso.

Pero impone condiciones. El más que diálogo, monólogo de Oliver Babish (interpretado por Oliver Platt) con Bartlet, es una lección de transparencia política:

"Habrá que hacerlo público, y luego ordenará al fiscal general que designe a un fiscal especial. Pero no a un fiscal cualquiera, si no al republicano más anti-Bartlet y sanguinario que exista. Se le concederá un presupuesto ilimitado y un ejército de ayudantes. Y nuestro eslogan a partir de ahora será: Investiguen".

Tras un silencio dramático, Babish sigue: "Tendrán acceso a cualquier papel que haya pasado por sus manos y si usted utiliza el privilegio ejecutivo, me largo. Si un ayudante del fiscal del distrito de donde sea quiere llamarlo a declarar, lo hará. Si un congresista novato quiere que testifique irá donde él diga. Y si quieren llevarle a La Haya y acusarle de crímenes de guerra, ¿qué diremos?". Bartlet contesta: "Investiguen".

Pero claro, la premiada serie creada por Aaron Sorkin es sólo ficción. Y en España, casi ciencia-ficción.

Fuente: Cinco Días
16/10/09

Suplemento Temático: Los nuevos retos del Director de Seguridad

Esta noticia ha sido vista por 1068 personas.