Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.

 

Revista de Prensa: Noticias

Viernes, 20 de noviembre de 2009

Los atracos a las joyerías se disparan

 

El gremio de joyeros no está para muchas alegrías. Los datos que maneja el Cuerpo Nacional de Policía sobre atracos y robos a estos establecimientos en lo que va de año no son nada halagüeños; todo lo contrario. Si se realiza una comparativa con las cifras de 2008, hay pocos motivos para la esperanza. Si durante todo el año pasado se produjeron 87 robos, en todo lo que va de año 2009, la cifra llega a 80 casos, sólo siete menos cuando aún falta mes y medio para que llegue el primero de año. Esto significa que los establecimientos o sus representantes sufren una media de un asalto cada tres días.

Las cifras no gustan nada en el gremio: de estos 80 sucesos, 55 se corresponden a robos con violencia o intimidación, y el resto, 25, a robos con fuerza. La situación más preocupante es la que se da en Madrid capital. Ya se han superado los atracos con los de todo el año pasado en el mismo municipio: un total de 38, 40 este año. En cuanto al resto de localidades que cuentan con Policía Nacional (los otros 14 municipios más poblados), si el año pasado se cometieron 22 asaltos y robos, hasta la misma fecha estaríamos hablando de 21. Y eso, sin contar los datos de la Guardia Civil, aunque en su demarcación (aproximadamente, 1,2 millones de los 6 con los que cuenta la región) se dan pocos casos conocidos, una media decena al año.

Hurtos: apenas se denuncian
Otro cantar son los hurtos, que este año se elevan a 30 detectados, la mitad de todos los del año pasado. Eso sí, este tipo delictivo es muy fluctuante, puesto que apenas se denuncian por los empresarios afectados, pues es el pan de cada día, prácticamente.

Ya lo auspiciaba el secretario del Gremio de Joyeros el pasado 14 de julio: «Con 60 asaltos, ya se ha llegado al 70% del número de atracos que se cometieron en todo 2008 en toda la región: 87».

Ante semejante panorama, no extraña que el sistema de videovigilancia en joyerías a través de teléfonos móviles puesto en marcha por la Comunidad de Madrid se haya convertido en un caramelo al que nadie quiere resistirse. A grandes rasgos, el sistema consiste en que el comerciante tiene la capacidad de ver en tiempo real lo que está ocurriendo en su establecimiento por imágenes que llegan a su teléfono. En caso de incidencia, se avisa a la empresa de seguridad receptora y, tras verificar que se trata de un hecho delictivo, se da aviso al 112, que pone en movimiento al servicio de emergencia o policial correspondiente.

Uno de ellos, lógicamente, es la Policía Nacional. La novedad es que, según ha podido saber ABC, el Cuerpo Nacional de Policía ya tiene la capacidad de recibir el aviso del suceso directamente, sin tener que pasar por el 112. De esta manera, la Policía se quiere poner en «primera línea de combate» en aquellos casos que, lógicamente, correspondan a su demarcación.

La idea es que la Policía se integre en la misma tecnología del 112, gracias a la colaboración de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y el sector de la joyería. Todas las empresas de seguridad que son receptoras de las alarmas cuentan ya con esa línea de comunicación con la Policía, para que, una vez verificada, entre directamente en la sala del 091. Y, de esta manera, tener mayor rapidez para atender al comerciante en mejores condiciones.

La Comisaría General de Seguridad Ciudadana, de la que depende la Unidad Central de Seguridad Privada, cuenta con un «Protocolo de relación entre el Cuerpo Nacional de Policía y el sector de la seguridad privada» para colocarse al frente de las actuaciones. De hecho, se ha designado una persona y un teléfono específico en la sala del 091 de la Jefatura Superior de Madrid para atender de primera mano estas alertas.

El citado protocolo, de julio de 2007, especifica que el objetivo es doble: «Hacer efectiva la complementariedad e integrar funcionalmente los recursos humanos y los medios del sector en el servicio público de la seguridad». Uno de los epígrafes del documento habla de los «niveles y canales de comunicación»: «Territorial y en caso de urgencia: sala del 091 de cada Jefatura Superior, Comisaría Provincial o Local. La respuesta, tras las pertinentes comprobaciones, se gestiona directamente y en tiempo real».

Un sector muy estratégico
Entre los objetos del protocolo, precisamente, se concreta que uno de los sectores de la seguridad privada estratégicos en este sentido son las joyerías, además de las grandes superficies y los polígonos industriales, entre otros.

A nadie se le escapa que el sistema, que comenzó a funcionar en julio de 2009 de la mano de un convenio firmado entre la Consejería de Presidencia, Justicia e Interior y el Gremio de Joyeros, integrado en CEIM, está siendo un éxito a la luz de los datos de los que se dispone cuatro meses después: tan sólo uno de los 80 comercios que cuentan con este sistema en la región ha sufrido un incidente, además de carácter menor y en ese mismo mes de julio.

Los joyeros son un gremio que preocupa mucho a la Policía y, en general, a las Fuerzas de Seguridad. La repercusión mediática de los atracos y robos que sufren -con tres asesinatos en los últimos años en la Comunidad- y la importancia económica de esta actividad no pasan desapercibidos para los responsables de la seguridad ciudadana.

Fuente: ABC
17/11/09

Suplemento Temático: Seguridad en Centros Comerciales

Esta noticia ha sido vista por 1448 personas.