Ver Suplemento Temático...


Seguridad de la Información y Protección de Datos.

 

Revista de Prensa: Noticias

Jueves, 3 de diciembre de 2009

Facebook, usado para chantajes y acoso escolar

En México se consideran las redes sociales «un catálogo para secuestradores»

 

La clave de esta dinámica estriba en la gran cantidad de información íntima que los miles de usuarios cuelgan en estas plataformas, sin tener en cuenta que estos datos quedan expuestos al público y pueden caer en malas manos. «La gente no parece ser consciente de los datos, fotos y vídeos que cuelga en internet», comenta Jordi Domenech, jefe del Àrea Central d’Investigació de Persones de los Mossos. La gravedad del fenómeno ha obligado a celebrar en Madrid una reunión de expertos en unidades tecnológicas del Cuerpo Nacional de Policía, la Guardia Civil y los Mossos d’Esquadra.

En México y Colombia, las autoridades están llevando a cabo ya campañas de prevención, pues consideran que esas redes sociales se han convertido «en un auténtico catálogo para secuestradores». La razón es que los usuarios no solo muestran en esa plataforma sus caras, sino que también, mediante el contenido de las fotos que cuelgan, los secuestradores pueden saber su estatus social, su patrimonio, a dónde va a pasar sus ratos de ocio, si tiene segunda residencia, cuál es su coche...

«En malas manos, esa información tan personal puede hacerte mucho daño», comenta este mando policial, que detalla el abanico de delitos que se están cometiendo mediante esa información. «Se están usando esos datos para llevar a cabo extorsiones», dice, y explica el caso del director de una sucursal bancaria que fue chantajeado por un individuo. «Este le detallaba las actividades que había llevado a cabo, los lugares adonde había ido de vacaciones, el nombre de sus amigos. Logró hacer creer a la víctima que la estaba siguiendo. En realidad, toda la información la había sacado de Facebook», relata.

Suplantación de identidad
Otro grave problema es, según Domenech, «la usurpación de la identidad»: alguien consigue una fotografía de una persona y crea, suplantándole, una página en Facebook. «El objetivo es obtener información de ese individuo. Haciéndose pasar por él, logra que sus amigos le agreguen y comiencen a conversar con él, facilitando al suplantador valiosa información», cuenta. Luego explica el caso de un político catalán, de quien no suministra la identidad, que ha sufrido un caso de usurpación de identidad en internet.

Otro fenómeno que preocupa mucho es el empleo de esas plataformas para el acoso escolar. «Crean un perfil falso de la víctima desde el que hacen que empiece a insultar a otros compañeros de la escuela o el instituto. Al día siguiente, cuando la víctima vuelve a clase, es agredida por aquellos a los que su falso yo ha insultado», dice este mosso.
 

Fuente: El Periódico
29/11/09

Suplemento Temático: Formación y Seguridad

Esta noticia ha sido vista por 1431 personas.