Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
 

Revista de Prensa: Noticias

Viernes, 18 de diciembre de 2009

Las compras navideñas aumentan el hurto en las tiendas en plena crisis económica

Los comerciantes deben de aumentar las medidas de seguridad y precaución ante los hurtos de necesidad y los planificados especialmente para estas fechas

 

Crisis y Navidad o crisis y rebajas…dos factores que se van a combinar este año y que hacen prever un incremento considerable de los hurtos en estas fechas. La crisis ha hecho aumentar el llamado hurto de necesidad a lo largo del año a lo que se añadirá ahora la confluencia de situaciones del período navideño y de rebajas que favorecen las oportunidades de hurto como es la aglomeración de gente en las tiendas o el excesivo trabajo que se les acumula a los dependientes.

Las ventas en Navidad y Rebajas son claves para el comercio minorista ya que suponen aproximadamente el 23% de su facturación -datos del Centre For Retail Research (CRR). Se calcula que aproximadamente en la misma proporción que crecen las ventas aumentan los hurtos y de hecho el 72% de los comerciantes cree que los hurtos aumentarán estas Navidades.

Gran parte de los hurtos son producto de la oportunidad. A las situaciones excepcionales que se dan en Navidad y rebajas (mayor flujo y aglomeración de personas en tiendas, incremento de las transacciones, la urgencia de compra del cliente, etc.) se une los problemas económicos de algunos ciudadanos que les puede llevar la incipiente necesidad de algunas personas a sustraer algún producto o incluso a comprar algún bien robado, lo que puede potenciar este mercado secundario.

Uso de bolsas forradas de aluminio

Junto al hurto ocasional y de necesidad también hay que estar atento al denominado hurto planificado y que suele tener como objetivo la posterior venta ilegal del producto en un mercado secundario. Algunos ejemplos de este tipo de hurto es el uso de bolsas forradas de aluminio, que dificultan la detección de los artículos robados en su interior, o la utilización de inhibidores de frecuencia, dispositivos que se colocan cerca de los sistemas anti-hurto para inutilizarlos momentáneamente. Afortunadamente existen tecnologías que detecta la presencia de estos dispositivos o de bolsas forradas de aluminio en la tienda.

Lo que más se hurta
Características como el valor, el tamaño, la novedad o la localización en la tienda incrementan el riesgo de  que un producto sea hurtado. Estos factores se unen la concentración de personas en las tiendas habitual en estas fechas, lo que hace más vulnerables a los comerciantes. Por orden, los productos más sustraídos en estas fechas son: alcohol, ropa y complementos, perfumes y cosméticos, artículos de aseo, DVDs y videojuegos.

Disuadir a los posibles hurtadores

Los comercios recurren mayoritariamente a los sistemas electrónicos de seguridad para frenar esta sangría. Sistemas anti-intrusión, etiquetas de seguridad, circuitos cerrados de televisión y sistemas anti-hurto, todo ayuda a luchar contra el hurto en esta época y durante todo el año.

La presencia visible de estos sistemas ejerce un  efecto psicológico disuasorio sobre potenciales hurtadores, sobre todo en estas fechas cuando el tipo de ladrón responde mayoritariamente a un perfil inexperimentado y ocasional que tiene más temor a ser descubierto. Además de una barrera psicológica, los sistemas son una barrera física al dificultar el intento mediante la colocación de etiquetas especiales de seguridad o el control mediante cámaras en la tienda.

Protegerse contra los butrones

Tampoco olvidemos cuando el comercio cierra sus puertas. Tanto en la superficie de ventas como en el almacén hay miles de euros en artículos que si son robados por la noche reventando la persiana o los cristales o haciendo un butrón puede suponer pérdidas millonarias. Sistemas anti intrusos con innovadores detectores y conectados con un central receptora de alarmas puede ayudar  a impedirlo. 

Consejos para afrontar estas fechas con menos pérdidas

  • Procurar que los sistemas anti-hurto ubicados en los accesos sean visibles  al público para que ejerzan un efecto psicológico disuasorio.
  • No colocar elementos metálicos (puertas o paneles) o adornos en los accesos dificultando  la capacidad de detección de los sistemas.
  • En ocasione los artículos con componentes metálicos (como complementos) o líquidos (como perfumes o bebidas alcohólicas) dificultan la lectura de de los sistemas, por eso es conveniente asegurarse que los sistemas utilizan una tecnología de detección fiable.
  • Poner especial atención a los puntos más vulnerables de las tiendas como pueden ser los probadores o  las salidas de emergencia.
  • Analizar  los puntos ciegos o muertos de la tienda  y mejorar su protección mediante la instalación de cámaras de seguridad.
  • Instalar medidas de  seguridad que favorecer en todo momento las ventas y no afectar a la estética del establecimiento o perjudicar a la experiencia de compra de los clientes.
  • Utilizar tecnologías que detectar la presencia de bolsas forradas con aluminio o  inhibidores de frecuencia. 
  • Proteger los productos más caros, pequeños y fáciles de llevar con etiquetas visibles, invisibles o cables de seguridad para que estén al alcance del público pero protegidos y no reducir así las posibilidades de compra por impulso metiéndolas en vitrinas. 
  • Formar a los empleados en técnicas de vigilancia utilizando las propias imágenes del establecimiento para identificar los comportamientos habituales de los hurtadores ocasionales.
  • Conectar la alarma de la tienda cada día al terminar la jornada para tener protección cuando echamos el cierre para evitar o impedir robos nocturnos.

Fuente: ADT
17/12/09

Suplemento Temático: Crisis Económica y Seguridad

Suplemento Temático: Seguridad en Centros Comerciales

Esta noticia ha sido vista por 1658 personas.