Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Noticias

Miércoles, 12 de mayo de 2010

El Plan Bolonia llega a la enseñanza militar

 

SI tiene familiares estudiando el bachillerato quizás le interese este artículo; si no, también le permitirá conocer algo más sobre la reforma de la enseñanza militar. El ingreso y fase de formación para ser oficial de las Fuerzas Armadas (FAS) cambia para el próximo curso escolar 2010-2011. El joven que quiera ingresar en la enseñanza superior militar -la asimilada a la enseñanza universitaria- puede hacerlo aprobando la selectividad y superando unos controles médicos, psicofísicos y de inglés.

El ingreso en las Academias Militares -asimiladas a la Universidad-, se realiza mediante el sistema de concurso-oposición. Antes de esta reforma, la fase de oposición era determinante, obteniendo plaza las mejores puntuaciones de los opositores. Aquellos que no obtenían plaza, o bien renunciaban a su ilusión de ser oficiales o preparaban un año más oposición.

Ahora, el joven que quiere acceder a la carrera militar debe saber que son muy importantes las calificaciones del bachillerato y de la selectividad, pues la «nota de corte» estará en función del expediente escolar de los aspirantes, como ocurre en el acceso a cualquier carrera universitaria. Los únicos filtros (fase de oposición) que se realizan son unas pruebas eliminatorias sobre su estado de salud, condición física, equilibrio psicológico, consecuencia todo ello de las particularidades de la vida militar, y demostrar un determinado nivel de la lengua inglesa, pues el proceso de enseñanza en la Academia Militar parte de un nivel de conocimientos para alcanzar al final de su formación la suficiente soltura de inglés que un militar debe tener al pertenecer a una organización con gran proyección hacia el exterior.

¿Y qué cambia en su formación académica? El nuevo plan de estudios estará adaptado al Espacio Europeo de Educación Superior, más comúnmente conocido como Plan Bolonia. Quiere decir que durante cinco años se estudiarán asignaturas universitarias (del ámbito científico, técnico y humanístico) para alcanzar el título de grado universitario en Ingeniería de Organización Industrial, para los Ejércitos de Tierra y Aire y de Ingeniería Industrial (Rama Mecánica) para la Armada, en las respectivas Academias Militares que están adscritas a las respectivas Universidades de Zaragoza (Academia General Militar del Ejército de Tierra), Vigo (Escuela Naval Militar de la Armada) y Politécnica de Cartagena (Academia General del Aire del Ejército del Aire). El plan de estudios se completa con materias específicamente militares, que una vez superadas le acredita como oficial del respectivo Ejército. Ésta es la oportunidad que se abre a los aspirantes: obtener una doble titulación (universitaria y militar) al adquirir su condición de militar de carrera. Además de contar con una enseñanza gratuita -apoyo económico en la matrícula, alojamiento y manutención- con itinerarios diversos y en grupos reducidos, para el alumno que se inicia en la formación militar y descubre que se ha equivocado, el sistema le permite abandonar sus estudios con una serie de materias que pueden ser convalidadas en otras carreras universitarias.

El joven con vocación militar también ha de saber que la formación militar está impregnada de valores que se viven en un campus universitario muy especial, tanto en su espacio físico como en las rutinas de la vida diaria. Las Academias Militares forman un entorno que pretende ir forjando el carácter del futuro oficial, de forma que vaya asimilando los valores de disciplina, espíritu de servicio, cumplimiento del deber y valor. Es decir, un cúmulo de competencias y habilidades que le hagan un líder capaz de mandar a sus subordinados con su ejemplo, su preparación y su capacidad de tomar decisiones adecuadas a las diversas circunstancias (con riesgo de la vida o sin él) a las que podrá enfrentarse.

También la rutina diaria, regulada por un horario estricto y por una serie de actos que reflejan la tradición y el ceremonial militar, van imprimiendo en el alumno militar unos hábitos de conducta que le socializan en una institución al servicio de la seguridad y defensa de los españoles, que comporta renunciar o limitar el ejercicio de determinados derechos civiles.

Fuente: ABC
05/05/10

Suplemento Temático: Formación y Seguridad

Esta noticia ha sido vista por 1493 personas.