Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
 

Revista de Prensa: Noticias

Jueves, 20 de mayo de 2010

Hijos maltratadores: “Empiezan quitándote el mando de la tele y acaban siendo los dueños”

 

El año pasado, más de nueve mil familias denunciaron a sus propios hijos por maltrato. “Comienzan quitándote el mando de la televisión y acaban haciéndose dueños de la casa” relata Cristina. Su hijo llegó a convertir la vida familiar en una auténtica pesadilla. “Llegas a sentirte completamente impotente, acabas pensando que es una cuestión de supervivencia. O tú, o yo. A ver quién es el más fuerte. Tienen un comportamiento despótico. Sólo piensan en ellos, las normas no existen y te ridiculizan delante de la gente”. Cristina ha visto una y otra vez cómo su hijo ha tensado la cuerda al límite, el momento más crítico lo vivió el día en el que tras darle un bofetón se encontró con la Policía en casa. Centenares de padres y madres ven cómo sus hijos se han convertido en auténticos tiranos en su propia casa. Algunos están tan desesperados que han decidido crear la primera asociación de padres y madres maltratados por sus propios hijos.

“La Policía te entiende, pero claramente te indican que si sigues en esa línea, te la juegas. Para el menor, ni la más mínima reprimenda. Yo les repetía, miren, me ha llamado hija de puta y si lo hace otra vez, no duden que volveré a cruzarle la cara. Su respuesta fue: Lo único que puede conseguir es que acabemos llevándonosla a comisaría. Es una indefensión total”.
 
Como esta madre, otros padres viven a diario la misma situación. Javier tiene 52 años, y vivir con su hija fue una pesadilla hasta que ella finalmente se independizó. “Mi mujer aún está en tratamiento por todo lo que hemos sufrido. No pasaba un día en que no hubiese algún pollo por un motivo u otro”, afirma. Día tras día, ella se hacía más fuerte y sus padres, más pequeños. “Llegas a sentir que el fracasado eres tú. Mi hija ha venido borracha y como si nada. La encontrábamos con un chico en la cama y no se la podía decir nada. Jamás pensé que algo así me pudiera suceder”.

Silvina Sargiotto, que vivía una situación similar, es ahora la presidenta de la primera Asociación de Padres y Madres Maltratados por sus Hijos. “El maltrato psicológico, que a veces es peor que un golpe, era continuo. Insultos, portazos, peleas con sus hermanos, desaparecía, le ibas a buscar y no le podías ni tocar, amenazas de autolesiones, le levantabas la voz y te denunciaba… Los derechos los tenía sólo él y nadie podía pasarlos por alto ahora, al revés nada”, afirma.

“Nos robó el coche”

La gota que colmó el vaso se produjo cuando el hijo de Sargiotto, con 14 años, robó el coche a su padre y protagonizó una peligrosa persecución por Tarragona. Cuando llegó a casa “su padre no pudo contenerse y le pegó en el culo. Él nos denunció y los indefensos, con la Ley del Menor, fuimos nosotros”, explica. “Hoy todo está a favor del menor. Cualquier menor te denuncia por maltrato y pasas un año o año y pico de tortura porque al primero que creen es a él y es a ti a quien interrogan y cuestionan”.
 
Esta asociación de padres y madres tiene precisamente como objetivo encontrar la forma de modificar la Ley del Menor. Esto no es una lucha contra nuestros hijos. Es una lucha abierta contra el sistema, un sistema que no funciona, que falla y que te deja completamente solo”.

Silvina Sargiotto se pasó cuatro años pidiendo ayuda infructuosamente. Al final, ha dado el paso de constituir su propia asociación “es triste, pero me duele que sea ahora cuando me están escuchando. ¿Tienes que crear una asociación para que te respeten?”.

Aumenta el número de denuncias

En sólo un año el número de denuncias de padres maltratados por sus propios hijos se ha disparado. En 2005 en España se registraron 6.700 denuncias de padres contra sus hijos de 14 a 18 años, el año pasado la cifra superó las 9.000. Los expertos no acaban de tener claro si pesa más la educación o la genética. Todos, sin embargo, coinciden en destacar que en los tiempos que corren se aplica la fórmula del microondas, rapidez, cuando la educación requiere tiempo, como en la buena cocina, como con los buenos guisos.

Francisco Javier Urra
, primer Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, y psicólogo forense en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, ofrece algunas de las claves en su libro El pequeño dictador. Urra denuncia el cáncer que se extiende irremediablemente “una sociedad permisiva que educa a los niños en sus derechos pero no en sus deberes, donde ha calado de forma equívoca el lema no poner límites y dejar hacer, abortando una correcta maduración. Para no traumatizarles se les cede, permite y ofrece todo aquello que se dice no tuvieron sus padres o abuelos. Hay falta de autoridad”.

Fuente: El Confidencial
16/05/10 

Suplemento Temático: Formación y Seguridad

Esta noticia ha sido vista por 1329 personas.